Con "trastorno de ideas delirantes"

Siete años de cárcel para un anciano que asesinó a otro en una residencia de Navarra

Tras reconocer los hechos y con el atenuante de trastorno mental, la Audiencia de Navarra condena a siete años a un anciano por matar a puñaladas a un compañero en una residencia en 2017

Foto: Una cuidadora sostiene la silla de ruedas de una anciana. (Pixabay)
Una cuidadora sostiene la silla de ruedas de una anciana. (Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Un anciano ha sido condenado a siete años y medio de prisión por asesinar a un compañero en una residencia de Cáncer (Navarra) en diciembre de 2017. A la condena se le ha aplicado la eximente incompleta por trastorno mental al haber llegado a un acuerdo las partes implicadas, que han anunciado su intención de no recurrir la pena. La sentencia declara que el acusado sufría un “trastorno de ideas delirantes” que lo llevó a cometer el delito, por lo que la pena ha sido rebajada en contraposición de la petición de la acusación popular.

Aunque inicialmente la acusación particular pedía 20 años de cárcel por asesinato al no contemplar ningún atenuante y el Ministerio Público reclamaba la absolución, las partes han acordado una pena de 7 años y medio para Julián Estornel Soler, de 74 años, al que se le acusaba de haber apuñalado y asesinado a un compañero en la residencia de ancianos. La víctima, Antonio Pueyo Remacha, de 80 años, falleció un mes después al no poder recuperarse de las heridas sufridas con arma blanca en la cara y en el cuello.

Según se recoge en el texto suscrito por las partes, el acusado sufría de un “trastorno de ideas delirantes” que tenía su origen en la “firme creencia de que la víctima iba diciendo al resto de residentes que era un ladrón”.

En el escrito se relata que el procesado residía en la residencia desde 2012 y que la víctima precisaba para sus desplazamientos de una silla de ruedas, ya que carecía de una pierna. Aproximadamente desde octubre de 2017, el acusado comenzó a pensar que el fallecido decía a los residentes del centro “que era un ladrón”.

La víctima, en varias ocasiones, se quejó de este hecho ante la dirección. El centro concertó una entrevista entre los implicados y una tercera persona en la que la víctima negó los hechos de los que se le acusaba. Dicha explicación “no convenció” al procesado, que siguió pensando que Pueyo le acusaba de ser un ladrón.

De esta forma, el 18 de diciembre de 2017, sobre las 22:20 horas, el procesado se dirigió cuchillo en mano a la habitación de la víctima, que estaba tumbado en la cama viendo la televisión con la luz apagada y comenzaron una discusión. Durante la misma, y tras decirle “te voy a matar, cabrón”, le dio varias puñaladas. La víctima fue hospitalizada y falleció el 27 de enero.

Este martes por la mañana, en presencia de la magistrada Esther Erice, de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra, el acusado ha reconocido los hechos y se ha mostrado conforme con la pena acordada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios