En 2018

Seis años de internamiento terapéutico a un menor que mató a un travesti en Valladolid

El Juzgado de Menores ha decretado seis años de internamiento terapéutico y tres más de libertad vigilada a un menor que asesinó en agosto de 2018 a un travesti de 59 años

Foto: Un travesti durante el desfile del Día del Orgullo Gay  (Efe)
Un travesti durante el desfile del Día del Orgullo Gay (Efe)

El Juzgado de Menores de Valladolid ha condenado a seis años de internamiento terapéutico y a tres años más de libertad vigilada a un menor de edad por el asesinato de un hombre travestido de 59 años, a quien también robó, cerca de un centro comercial de la ciudad el 12 de agosto de 2018.

La sentencia también condena al menor a pagar 20.000 euros a la hermana de la víctima que ejerció durante el juicio la acción civil, mientras que rechaza por "extemporánea" la demanda de otro de los hermanos y establece en 46.764,43 euros la indemnización que deberá abonar a la sanidad pública de Castilla y León (Sacyl).

El Juzgado establece que los pagos de estas cantidades serán asumidas subsidiariamente por los padres del menor, quien sin embargo sí responderá personalmente de las costas judiciales causadas.

Un asesinato cometido sin ninguna explicación

El acusado, que acaba de cumplir 16 años, fue a casa de unos amigos el día de los hechos, ante el desconocimiento de su madre, según informa 'El Norte de Castilla'. El menor no estuvo fuera has las seis de la mañana del día siguiente.

Durante el trayecto de vuelta a casa, a la altura del centro comercial del centro de Valladolid, se cruzó con Eli -la víctima- y, tras entablar una conversación, ambos acordaron mantener relaciones sexuales.

La sentencia, a la que ha accedido el medio, los dos se emcaminaron hacia unas escaleras que llevaban al párking, donde consumaron dichas relaciones. Fue justo después cuando, "de forma sorpresiva", el acusado atacó al hombre por la espalda y lo tiró al suelo.

Tras comprobar que la víctima estaba inconsciente, el joven registró su bolso -con la intención de hacerse con sus pertenencias- y siguió golpeando a "violenta y brutalmente" a Eli.

Paró en el momento en el que oyó la voz de alerta de uno de los vigilantes de seguridad que había visto lo ocurrido a través de las cámaras de seguridad del lugar. Inmediatamente después, el acusado huyó llevándose las pertenencias de la víctima.

Eli fue ingresado de urgencia en el hospital con un traumatismo craneoencefálico, hematomas, hemorragia y fracturas en rostro y tronco. Finalmente, murió el 18 de septiembre.

El mismo día de la agresión, la madre del menor instó a su hijo a que confesara y ambos se presentaron en comisaría para contar lo ocurrido. Tras demostrar que el joven no presentaba ninguna psicopatía ni se encontraba bajo los efectos de alcohol o drogas, fue acusado de un delito de asesinato con agravante de alevosía y otro por robo con violencia.

Además de las cámaras de seguridad del párking, unos mensajes de WhatsApp enviados por el propio autor reconociendo la agresión, fueron claves en la investigación.

Durante el juicio, el joven no dio explicación alguna sobre las causas que lo llevaron a cometer el delito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios