El falso taxista ceutí que adoctrinaba sobre la yihad a los clientes que llevaba en su coche
  1. España
Condenado a 4 años y medio de cárcel

El falso taxista ceutí que adoctrinaba sobre la yihad a los clientes que llevaba en su coche

"Para adoctrinar a terceros en el conocimiento de Daesh, Ahmed Hossain Mohamed adapta su discurso a cada oyente, exponiendo temas más o menos radicales en función del grado de confianza"

placeholder Foto: Imagen de archivo de la detención de un yihadista en Ceuta. (EFE)
Imagen de archivo de la detención de un yihadista en Ceuta. (EFE)

La Audiencia Nacional ha condenado a un falso taxista ceutí a cuatro años y medio de cárcel por un delito de captación y adoctrinamiento terrorista. "Ahmed Hossain Mohamed impartía doctrina, compartía y reproducía vídeos y cánticos de contenido yihadista en el interior de su vehículo, que utilizaba para ejercer de taxista —sin licencia— para difundir los principios del Daesh y buscar adeptos", explica la sentencia. El condenado, de 31 años y nacionalidad española, reconoció los hechos durante el juicio, logrando así un atenuante por "confesión tardía".

Ahmed explicó a los magistrados que desde 2013 mantenía contacto con personas condenadas por terrorismo y, al mismo tiempo, consumía material de contenido yihadista que después compartía con terceros: "Ha desarrollado un perfil salafista de alta radicalidad religiosa compatibilizando su instrucción acerca de la estructura y funcionamiento de Daesh, modos de llevar a cabo acciones violentas, y medidas de seguridad que deben adoptarse para evitar ser detectados e investigados policialmente, con la captación de otras personas".

La mayor parte de esta actividad la llevaba a cabo dentro de su propio vehículo, en el que no dudaba en poner audios sobre la yihad o en explicar a sus clientes cómo ver vídeos del Estado Islámico sin descargarlos, lo que dificulta el rastreo policial. "Para adoctrinar a terceros en el conocimiento de Daesh y sus objetivos, Ahmed Hossain Mohamed adapta su discurso a cada oyente, exponiendo temas más o menos radicales en función del grado de confianza existente entre ellos", sostiene la sentencia. "Reproduce archivos de tipo islamista y fragmentos del Corán fundamentalmente aleyas coránicas de la 'Sura de la Vaca', que sirven principalmente para discutir y rebatir los comportamientos de los incrédulos".

Su radicalización llegó a tal punto que no dudaba en "impedir el acceso a su vehículo a quien no comparte su sentido religioso", explica la sentencia

En lo que se refiere a sus reuniones con otras personas investigadas por terrorismo, los magistrados apuntan a que "eran celebrados generalmente durante la noche utilizando redes wifi públicas o privadas", lo que les permitía evitar ser interceptados. Hasta su detención en 2017, Ahmed mantenía estas citas tanto en su coche como en una tienda de Ceuta llamada Guantanamero, donde escuchaban grabaciones de contenido yihadista.

El acusado mantenía además "una estética salafista" con el objetivo de transmitir a simple vista "sus ideales y mantenerse como referencia del salafismo dentro de sus labores de captación", llegando su radicalización a tal punto que no dudaba en "impedir el acceso a su vehículo a quien no comparte su sentido religioso". Ahmed llevó a cabo este adoctrinamiento con la ayuda de su amigo Illias Mohamed, procesado en otra causa por crear un canal de Telegram para difundir ese tipo de archivos yihadistas, y la realizaba en su mayor parte en el barrio de El Príncipe.

Aunque la Fiscalía pedía en un primer momento nueve años de cárcel para él, finalmente rebajó su acusación al aplicarle la "atenuante analógica de confesión tardía", pasando así la pena a cuatro años y medio de prisión. Ahmed ha sido además condenado a cinco años de libertad vigilada y a diez años de inhabilitación para cualquier empleo en la esfera educativa o deportiva.

Audiencia Nacional Yihadismo Estado Islámico
El redactor recomienda