en una columna de opinión

Manuel Valls se aleja de Cs y propone un pacto con PP y PSOE para aislar a Vox

El exprimer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona apela a la cooperación entre fuerzas constitucionalistas para no "dejar espacios a los populistas"

Foto: Manuel Valls durante el evento de presentación de campala en el Palau. (EFE)
Manuel Valls durante el evento de presentación de campala en el Palau. (EFE)

Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona por una plataforma que incluye a Ciudadanos, se ha desmarcado de la formación naranja, que en los últimos días se ha mostrado dispuesta agobernar con el PP en Andalucía gracias a Vox. En una columna de opinión publicada por El País y escrita junto al profesor de Derecho mercantil César Giner, Valls ha apelado al ideario socialdemócrata que, desde los años 80, ha marcado los gobiernos del PP y el PSOE, para detener el avance de la ultraderecha y la llegada de Vox a las instituciones.

"Está por ver si la extrema derecha levanta un paradigma que compita con el socialdemócrata. Pero ha provocado emociones en el electorado" señalan los autores del artículo después de repasar dos de los acontecimientos que provocaron la "implosión" del paradigma socialdemócrata, el 15-M y las elecciones andaluzas. "Con España por bandera," continúa, "el enemigo europeo, la afirmación de una espuria libertad individual frente a excesos identitarios y la apelación a costumbres arraigadas en medios rurales, solo les queda añadir doctrina para conectar con las expectativas de ciudadanos que que aprecian inequidad en el sistema político. Erosionarán los derechos civiles, los derechos de la mujer, cuya dignidad es sometida a ataque, el avance hacia la ciudadanía europea y el reparto del poder territorial.

Valls y Giner señalan en su texto que "una buena administración de sus decisiones (las de Vox) puede convertirlos en un partido equiparable a sus temibles socios europeos. La interpretación del sistema de vida que se dieron los españoles con la Constitución de 1978 está en peligro", advierten. Y critican "la irresponsabilidad entre los socialistas, desorientados por su inclinación hacia la izquierda que prioriza la identidad antes que el "nosotros", a veces complacientes con el separatismo y desmemoriados con el daño provocado por los asesinatos de ETA." "La reciente foto de la comida con Otegi preocupa" señalan antes de añadir que "la irresponsabilidad de los populares no es menor, cada vez más ventrílocuos de la extrema derecha".

Con la cooperación como principal solución, Valls y Giner descartan que se pueda "trabajar con los separatistas que quiren romper Europa, España y Cataluña; ni se puede buscar el diálogo con quien quiere implantar un sistema de convivencia -la extrema derecha- que no se corresponde con las máximas de libertad, igualdad, tolerancia y justicia". "Socialistas, conservadores y liberales (Cs)", prosiguen, "no pueden dejar espacios a los populistas, de izquierdas y de derechas, y a los nacionalistas irredentos, y tienen la obligación de presentar a la sociedad española una visión política de nuestro común destino. Esta solución reclama generosidad, responsabilidad y sentido de Estado". Y proponen un Pacto de Estado, "a imagen de los Pactos de la Moncloa", con varios ejes de interés, como "un modelo de convivencia más democrático y justo", la Constitución, la inmigración o Cataluña.

"Quedan temas en el tintero" concluyen, "pero lo importante es la necesidad del diálogo entre las fuerzas del paradigma. Quien no lo haga se desvinculará del "demos" y no protagonizará los próximos años de la historia de España".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios