en malasaña ya era muy conocido en 2016

Vuelve 'el chino del infarto': la Policía detecta nuevos timos en la zona de Príncipe Pío

Tras dos años desaparecido del mapa, Chenhan Zhou regresa a Madrid para estafar a los vecinos: les hace creer que un familiar ha sufrido un infarto y que necesita 20 euros para llevarle al hospital

Foto: Chenhan Zhou. (EC)
Chenhan Zhou. (EC)

Chenhan Zhou, el chino que durante dos años se pateó Malasaña timando a los vecinos, ha vuelto a Madrid, aunque ahora ha cambiado de barrio. La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha recibido numerosas llamadas de ciudadanos de la zona de Príncipe Pío que han alertado de la presencia del estafador. De momento, como ocurrió la primera vez, las denuncias son escasas, ya que apenas sisa 20 euros a cada ciudadano, una cantidad muy pequeña por la que los engañados ni siquiera acuden a comisaría a denunciar.

El 'modus operandi' de Chenhan Zhou, eso sí, no cambia. Es el mismo que utilizó en Malasaña. Llama a la puerta de un residente del barrio, le explica con fingida ansiedad que su padre acaba de sufrir un infarto, que ambos trabajan en una tienda cercana o en un restaurante chino y que necesita 20 euros para coger un taxi y llevarle a toda velocidad al hospital. La urgencia de la situación y la rápida respuesta que exige el momento hacen que no sean pocos los vecinos que acceden a la petición. Por pura bondad, solidaridad o caridad. Sin embargo, la historia que cuenta el chino es falsa. Ni hay infarto, ni tiene que ir al hospital, ni su padre está en Madrid ni trabaja donde asegura. A veces incluso ni siquiera existen la tienda o el restaurante de que habla.

Pero la gente pica y el chico se embolsa la pasta. Después, a por la siguiente víctima. Tras trabajarse Malasaña de cabo a rabo entre 2014 y 2016, su figura se hizo famosa en el vecindario. Se corrió la voz y ya todos conocían al malhechor. Hasta un artículo en el diario local 'Somos Malasaña' alertó a la población de su existencia. El joven chino se hizo tan popular que, en una ocasión, un hombre que tiene un negocio en el barrio no dudó en perseguirlo tras reconocerle por la calle. Avisó a la Policía y los agentes le detuvieron. Luego hubo 10 arrestos más.

La presión policial y vecinal provocó que Zhou (de 37 años) decidiera desaparecer del mapa. Durante los dos últimos años, de hecho, las comisarías de la zona no han sabido nada de él. No han tenido conocimiento de que haya actuado más en la capital hasta hace escasas semanas, cuando de golpe y porrazo regresaron en masa las quejas de los vecinos. La mayoría de ellas provenían del mencionado área de Príncipe Pío, que está situada apenas a 10 minutos a pie de su antigua zona de actuación.

La Policía ve muy difícil calcular a cuántas personas pudo timar en los dos años que estuvo actuando en Malasaña y mucho menos la cantidad que lleva ingresada desde que opera en Príncipe Pío. Las fuentes consultadas tan solo pueden asegurar que ya ha sido detenido 11 veces por el mismo motivo, todas ellas en la primera época. Al ser pequeñas cantidades, añaden las mismas fuentes, el timador pasa solo unas horas entre rejas.

De víctima a verdugo

Zhou empezó en este 'negocio' en 2014, después que un amigo suyo fuera víctima de un timo parecido. "El estafador le dijo que trabajaba en 'el chino' de la calle de abajo, que su mujer se había desmayado y que necesitaba 20 euros para llevarla al hospital; luego bajó a la tienda para ver qué había pasado con la mujer y vio que no había nadie", explicó Miguel, el chico que salió corriendo en balde y que estuvo durante días hablando con los vecinos sobre el tema hasta averiguar que se trataba de un auténtico estafador. Miguel, que concedió una entrevista a El Confidencial en 2016, admitió entonces que para él el tema se convirtió en algo personal.

"Hace dos años que le busco, porque me molestó mucho su mala fe, así que cogí la bici y salí a buscarlo por el barrio", contó. "Le encontré en la calle San Vicente Ferrer, me paré al otro lado de la acera para ver qué hacía", recordó. "Se dirigía hacia la calle Fuencarral con un chico que iba a sacar dinero de un cajero del Santander; luego paré a una patrulla de la Policía Municipal que pasaba por allí, aparcaron el coche en medio de la calle y se acercaron para pedirle la documentación", relató Miguel, que interpuso una de las dos denuncias que hay contra Zhou en la comisaría de la calle Leganitos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios