PARADOJA jurídica como la de javier merino

El absurdo fiscal de Sete Gibernau: absuelto por un juez y 'condenado' por Hacienda

El expiloto de Moto GP perdió ante el Tribunal Económico en septiembre por fingir la residencia en Suiza y solo 13 días después fue absuelto en un juzgado penal por lo mismo

Foto: Sete Gibernau con Esther Cañadas en una foto de archivo
Sete Gibernau con Esther Cañadas en una foto de archivo

Sete Gibernau fingió la residencia fiscal en Suiza para evadir impuestos en España y no lo hizo. No lo hizo para un juzgado de Barcelona que a principios de octubre lo absolvió de una querella por fraude fiscal y creyó que vivió fuera de España en 2000 y 2007 y sí lo hizo para el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), dependiente de Hacienda, que le ha sancionado por simularlo en 2005. Con solo 13 días de diferencia, los dos organismos han dictado resoluciones contradictorias sobre el expiloto de MotoGP. Al igual que le ocurrió a Javier Merino, empresario y exmarido de Mar Flores, que recibió dos resoluciones contrapuestas sobre el mismo tema en jurisdicciones distintas.

El pasado 18 de septiembre el TEAC resolvió un recurso de Sete Gibernau. El piloto trasladó su residencia a Suiza pero Hacienda consideraba que la había fingido así que le puso una sanción por los impuestos de renta y patrimonio de 2005, cuando aún estaba en activo. La defensa de Gibernau esgrimió que sí vivía en Suiza y que eso debía considerarse acreditado "mediante el correspondiente certificado expedido por las autoridades competentes".

En un año solo gastó 54 euros de luz en Suiza, pero la justicia considera que era residente allí

Hacienda en cambio interpreta que todo fue una "simulación" y que Gibernau "con animo de buscar una menor tributación, realizó un conjunto de actos orientados a la ocultación de la Administración Tributaria de su estatus de residente. Más aún cuando en el país en donde supuestamente residía (Suiza), el certificado se expedía mediante cierto automatismo sin hacer una minuciosa comprobación de la residencia del solicitante".

La inspección concluye que el certificado aportado por el piloto "no puede ser tenido en cuenta como prueba de la residencia fiscal". Hacienda prefiere creer los indicios recabados por la inspección, como que entre el febrero y diciembre de 2005, Gibernau solo gastó 62 francos suizos (unos 54 euros) en luz en su casa en el cantón de Friburgo o que la mayoría de los viajes a los grandes premios de motociclismo los hacía desde España.

Sete Gibernau (izquierda) junto a Valentino Rossi en 2009. (EFE)
Sete Gibernau (izquierda) junto a Valentino Rossi en 2009. (EFE)

Hacienda destaca una serie de indicios por los que, en su opinión, Gibernau eludió sus obligaciones fiscales. "También ha llevado a cabo otros actos de simulación de residencia (figuras en como arrendatarios de sus viviendas su chófer o su asesor fiscal y financiero; adquisición de vivienda mediante sociedad interpuesta; dio orden a las entidades con las que contrata sus servicios que sus ingresos se hicieran en Suiza; colocó activos líquidos e inversiones fuera de España, aunque las decisiones las adoptó en territorio nacional, consignó en sus declaraciones un domicilio distinto al real)". En esos casos, como los Carceller o Aristrain, Hacienda busca todo tipo de señales, desde gastos cotidianos al uso de teléfono, para intentar demostrar que el contribuyente realmente vive en España y no donde declara tener la residencia.

Por todo, el TEAC concluye que "comparte la postura defendida por la Administración, es decir, que el certificado aportado no acredita la residencia fiscal en Suiza que el interesado pretende". "Se aprecia por este Tribunal que el interesado, con ánimo de evitar la tributación en España, llevó a cabo una serie de actos con la única finalidad de simular una residencia en Suiza, que no era cierta", concluye.

El caso llega cuando Hacienda lanza una redada fiscal contra los pilotos que residen en Andorra

Como la mayoría de pilotos de motociclismo, Gibernau alegaba que pasaba en España menos de 183 días al año, el mínimo para tributar. Según detalló, era imposible que pasara ese tiempo en España solo mirando el calendario del mundial de motociclismo. Para ello aportó el "contrato de escudería, documentación aportada por agencia de viajes, celebración de GP, consumos acreditados, facturas de hotel...". Pero no convenció al TEAC: "En lo que se refiere a la residencia fiscal Suiza [...] la misma fue adquirida de forma fraudulenta, simulando a través de diversos actos o negocios residir allí, cuando en realidad residía en España".

El piloto también intentó ganar a Hacienda por la forma. Alegó que estaba siendo acusado por lo mismo en un juzgado penal, donde la Agencia Tributaria le acusaba de delito fiscal. En teoría existe la "prejudicialidad penal", los prcedimientos por delito deberían paralizar el resto hasta ver cómo acaban. Pero el órgano administrativo de Hacienda decidió seguir adelante. Consideró que eran años distintos: "Los hechos que se están estudiando en vía administrativa son aquellos que determinan la residencia en España del interesado en el año 2005, mientras que el procedimiento en vía penal tiene por objeto los hechos que la determinen en el año 2006".

El Tribunal Económico: "La residencia fiscal suiza fue adquirida de forma fraudulenta, simulando a través de diversos actos o negocios residir allí"

En efecto, en 2011 el juzgado de instrucción 1 de Esplugues de Llobregat (Barcelona) abrió diligencias contra él. La fiscalía y la Agencia Tributaria le acusaban de fingir la residencia fiscal en Suiza por defraudar 774.030 euros en 2006. Ese es el ejercicio siguiente al analizado por TEAC, pero la sentencia, del pasado 1 de octubre, considera probado que "Sete Gibernau Bultó, deportista español de élite al participar en carreras mundiales de motociclismo de GP, tenía su residencia fiscal en el cantón suizo de Friburgo" entre 2000 y 2007. Es decir, el fallo incluye el año 2005, por el que le sancionó el TEAC. El fallo absuelve a Gibernau de simular la residencia en Suiza y afecta al ejercicio por el que le condenó Hacienda. La sentencia ha sido recurrida por la Agencia Tributaria.

El resultado es chanante. Solo 13 días después de ser 'condenado' por el órgano administrativo, GIbernau fue absuelto por el juzgado penal, en teoría preeminente. El juzgado consideró que Hacienda se basaba en "un mero juicio de intenciones y de sospechas". La fiscalía retiró su acusación en el juicio y solo quedó la Agencia Tributaria pero "no quedó debidamente probado que tuviese residencia en España". El juzgado sí da validez al certificado suizo que el TEAC desestimó. La sentencia ha tardado más de un año desde el juicio, lo que ha podido contribuir el caos.

El juez penal: "Sete Gibernau Bultó tenía su residencia fiscal en el cantón suizo de Friburgo entre 2000 y 2007"

El resultado es que Gibernau es un defraudador para el órgano administrativo y no lo es para la justicia penal. No es la primera vez que hay una contradicción de este tipo. Como adelantó este diario, Javier Merino se libró en vía penal de la acusación de simular su residencia fiscal en Portugal pero en vía contenciosa sí fue condenado por lo mismo por otro impuesto de menor cuantía. El Supremo consideró que esto era una "indeseable situación, fuente de injusticia", pero se negó a revisar la sentencia. El paralelismo es tal que la sentencia que absuelve a Gibernau cita la que absolvió a Merino.

El caso no es solo una anomalía judicial, una descoordinación. Para un fiscalista del sector es un ejemplo de la inseguridad jurídica a la que se enfrentan. El abogado de GIbernau, Iñaki Picaza, destaca que "la sentencia es de las muy pocas que absuelve entrando en el fondo en un asunto de residencia fiscal en el extranjero". Montserrat Caballé, Sito Pons, Arantxa Sánchez Vicario y los Carceller, entre otros, han sido condenados por fingir esta residencia.

Hacienda ha puesto en su punto de mira a los deportistas del motor, la mayoría de los cuales tiene su residencia en Andorra o Suiza con el argumento de que pasan en España menos de seis meses al año. Sito Pons está acusado de fingir su residencia en Londres. El fallo de Gibernau y su paradoja corren ya entre los despachos del sector a la misma velocidad que las motos dan vueltas por los circuitos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios