SIGUE LA POLÉMICA POR LOS RESTOS DEL DICTADOR

Calvo no se siente desautorizada y endosa a la Iglesia el deber de buscar una salida

La vicepresidenta dice que "en absoluto" cree que haya sido corregida por el Vaticano y advierte de que los obispos tendrán que "resolver" la situación si Franco es inhumado en la Almudena

Foto: Pedro Sánchez conversa con su vicepresidenta, Carmen Calvo, este 31 de octubre en el pleno del Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con su vicepresidenta, Carmen Calvo, este 31 de octubre en el pleno del Congreso. (EFE)

La inhumación de Francisco Franco ha provocado una tensión inesperada con la Iglesia y ha dejado al descubierto una gestión del procedimiento que incluso dentro del PSOE se considera fruto de la "imprevisión" del Gobierno. Pero Carmen Calvo, vicepresidenta del Ejecutivo y máxima responsable de la interlocución con la Santa Sede, dice no sentirse desautorizada por Roma. "En absoluto". Más aún: se reafirma en sus palabras y traslada a la Iglesia la responsabilidad de "resolver" la papeleta en caso de que los restos del dictador lleguen a la cripta de la Almudena, donde la familia quiere que se entierren porque allí tienen una sepultura comprada a perpetuidad.

Lo vivido en las últimas horas tiene pocos precedentes. Calvo aseguró ayer martes que había acordado con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, con el que se había reunido la víspera, que trabajarían juntos para "encontrar una salida" a la inhumación de Franco, que "obviamente" no pasaba por la catedral de Madrid. Primero la desmintió el Arzobispado de Madrid, y ella se reafirmó, arguyendo que no se iba a meter en la "organización interna" de la Iglesia. Daba así a entender que los obispos españoles quizá no habían recibido la orden directa de Roma de implicarse en el asunto. Pero enseguida se conoció un inédito comunicado del Vaticano: Parolin, afirmó esa nota, "en ningún momento" se pronunció sobre el lugar de enterramiento del general. Sí le pareció "oportuna" la opción de que se buscasen alternativas a la Almudena "a través del diálogo con la familia".

Este miércoles, a su llegada al pleno, Calvo era preguntada por los periodistas si se sentía desautorizada por el Vaticano tras ser corregida por la Santa Sede. "En absoluto", se limitó a contestar ella.

La vicepresidenta se ratificó en sus palabras ayer martes por la noche en 'Hora 25', en la Cadena SER. Insistió en que tenía la palabra de Parolin en buscar una solución conjunta: "Le dije que teníamos que ponernos de acuerdo para encontrar una vía decorosa y más discreta y privada y él me dijo: 'Ciertamente, este asunto nos aboca a que podamos trabajar de una forma adecuada'".

Calvo: "Roma no puede decir dónde van los restos; nosotros tampoco. Si la familia los quiere llevar a la Almudena, la Iglesia debe resolver esta situación"


El comunicado mandado por la Santa Sede es "correcto", aseguró ella, pero lanzó una advertencia con la que trasladaba toda la responsabilidad a la Iglesia si finalmente no se consigue un emplazamiento alternativo al deseado por los Franco: "Si los restos acaban en la Almudena, la Iglesia tendrá que resolver esta situación, desconozco cómo". Debe hacerlo, añadió, porque son los obispos los responsables de los templos y de lo que ocurra en ellos.

De "capital importancia"

¿Pero cómo la Iglesia va a "resolver" la situación, qué "herramientas" tiene?, le preguntaron. Calvo contestó que esta ha de "conocer las normas", y en este caso es la Ley de Memoria Histórica la que impide, según la lectura del Gobierno, que se puedan producir actos de "exaltación" del dictador en cualquier parte de España. Sin embargo, el Ejecutivo no había invocado hasta ahora —hasta este martes, para ser exactos— esa ley. El Gabinete se apoya en los preámbulos de la ley de 2007 y del real decreto ley de 2018 que permite la exhumación y en los artículos 15 y 16 de la norma. De hecho, la vicepresidenta había hecho declaraciones en un sentido opuesto hace unos días. Ella misma había asegurado que si la familia decidía inhumar a Franco en la Almudena, el Gobierno no podía decir nada, ni hacer nada, ni sugerir nada a la Iglesia.

"Literal, le dije al Vaticano que la Iglesia tendría que pagar el IBI", cuenta la vicepresidenta, que señala que Parolin entendió que había que abordarlo

"El acuerdo es razonable", insistía Calvo en 'Hora 25'. "El Gobierno exhuma los restos de un dictador, van a un templo de la Iglesia, decimos cuál es la legalidad y ambos entendemos que hemos de intentar resolver la situación con la familia [...]. No se pueden producir situaciones de enaltecimiento al dictador, y el no enaltecimiento del dictador lo tiene que garantizar el titular del templo", que es la Iglesia. En suma, concluyó: "La Iglesia debe entender que si los restos están ahí, tendrán que resolver esa situación [...]. El Vaticano no pueden decir dónde van los restos; nosotros tampoco, pero si la familia los quiere llevar a la Almudena, la Iglesia tiene que resolver esta situación", reiteró.

Calvo no se siente desautorizada y endosa a la Iglesia el deber de buscar una salida

La lugarteniente de Pedro Sánchez añadió que advirtió al secretario de Estado que la Ley de Memoria "obliga" a que el dictador no pueda ser homenajeado "en ningún lugar", y le dijo también que el Gobierno "iba a exigir a quien correspondiera" —o sea, a la Iglesia—, que se cumpla "literalmente" lo que dice la norma.

La número dos del Ejecutivo explicó que Parolin coincidía en que había que trabajar de manera "adecuada" y que entendió que este era un asunto de "capital importancia y protección de las víctimas".

Otro de los asuntos importantes que abordó Calvo con el número dos del Papa fue la tributación de la Iglesia, como había adelantado ella por la mañana con los periodistas. Trasladó a Parolin que a partir de ahora la institución tendrá que asumir el pago de impuestos como el IBI. "Literal, le dije al Vaticano que la Iglesia tendría que pagar el IBIcontó en la radio—. Me dijo que qué impuestos eran e incluso me preguntó que si en España la Iglesia no pagaba impuestos. Me dijo que no parecía normal que la Iglesia no pagase. Y le dije que lo oportuno era formar un grupo de trabajo y poner orden esta situación", "mucho más" con la política fiscal que busca el Gobierno, de sostenimiento y garantía del Estado del bienestar. "Literal, repito, literal", subrayó, para hacer hincapié en que estaba trasladando fielmente la conversación "cordial y fructífera" con Parolin.

Calvo no se siente desautorizada y endosa a la Iglesia el deber de buscar una salida

Respuesta de Osoro: es una cuestión "del Gobierno y de la familia"

La respuesta al Gobierno llegó no solo del Vaticano. También del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, que en Trece —la cadena de los obispos— insistió el miércoles por la noche en que la decisión sobre los restos de Francisco Franco atañen únicamente al Ejecutivo y a los descendientes, nada más. 

"Es una cuestión que es de la familia y del Gobierno, o del Gobierno y de la familia, y se tienen que entender ellos. No es una cuestión que afecte directamente a la Iglesia para nada", subrayó el cardenal. El prelado señaló que "nada en absoluto ha cambiado" desde sus dos primeros comunicados, el del de 24 de agosto y el del 2 de octubre: la Iglesia no entra para nada. "Lo he dicho y lo he repetido siempre", añadió. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios