CITA CRUCIAL EN ROMA

El Vaticano se ofrece a buscar "una solución" para evitar enterrar a Franco en la Almudena

El número dos del Papa coincide con el Ejecutivo en la necesidad de hallar una salida y de seguir manteniendo "el diálogo". También se abre a estudiar el régimen fiscal de la Iglesia

Foto: Carmen Calvo con el secretario del Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, en su reunión este 29 de octubre en el Vaticano. (Moncloa)
Carmen Calvo con el secretario del Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, en su reunión este 29 de octubre en el Vaticano. (Moncloa)

El Gobierno consigue buscar una vía de escape para evitar la inhumación de Francisco Franco en la cripta privada de la Almudena. Consigue la ayuda crucial de la Iglesia. Del Vaticano. El número dos del Papa coincide con el Ejecutivo en la necesidad de buscar "una solución" al enterramiento del dictador y continuar hablando.

Es un gesto incluso más explícito por parte de la Iglesia de lo que se esperaba. Y es uno de los frutos de la reunión que este 29 de octubre mantuvieron en Roma la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin. Según el comunicado lanzado por el Ejecutivo tras el encuentro en la Ciudad del Vaticano, la mano derecha del pontífice le garantizó que "no va a oponerse a la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos". "Respecto a la inhumación, ambos han coincidido en la necesidad de buscar una solución y seguir manteniendo el diálogo", señalaba la nota enviada por La Moncloa. Además, el Gabinete socialista agradeció al Vaticano la "comunicación cordial y fluida que se está manteniendo" con el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el también cardenal Ricardo Blázquez.

La Iglesia verbaliza —eso sí, a través de un comunicado del Ejecutivo— que no le gusta que los Franco hayan elegido la cripta privada de la Almudena, en pleno centro de Madrid, para enterrar al dictador después de su salida de Cuelgamuros. Cuando los descendientes presentaron sus alegaciones ante el procedimiento administrativo abierto por el Ministerio de Justicia, Osoro sí aseguró que "como cualquier cristiano tiene derecho a poder enterrarse donde crea conveniente".

El Vaticano se ofrece a buscar "una solución" para evitar enterrar a Franco en la Almudena

Pero para la Iglesia es un problema objetivo ver convertida la catedral madrileña, por mucho que el acceso al cementerio se haga por un lateral, en un lugar de peregrinación de los nostálgicos del franquismo y punto de atracción para manifestantes contrarios. De ahí la importancia de la declaración que hace el Vaticano a través del Gobierno, quien no obstante subraya la fluidez del canal abierto con la diócesis española a través de Blázquez y Osoro.

El Ejecutivo agradece la comunicación permanente y "fluida" con el presidente de la Conferencia Episcopal y el arzobispo de Madrid


El Gabinete, pues, consigue un aliado crucial en esta fase del proceso. La duda es cuál será la salida y si se podrá articular, habida cuenta de que los Franco han dado muestras de estar dispuestos a proseguir su batalla contra Pedro Sánchez. Para los socialistas sería mucho más cómodo que el dictador fuera enterrado en el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde yace su esposa, Carmen Polo, y no en la tumba que compraron a perpetuidad en la Almudena, en la que descansan su hija, Carmen Franco, y su yerno, el marqués de Villaverde, Cristóbal Martínez-Bordiú.

Reunión "extremadamente cordial"

El Ejecutivo socialista quiere que se haga visible su buena relación con Roma. Por eso insiste en que la reunión, el primer encuentro que mantienen representantes de los dos Estados desde la llegada de Pedro Sánchez al poder en junio, ha sido "extremadamente cordial" y forma parte de las "relaciones fluidas que siempre" han preservado España y la Santa Sede.

Parolin muestra la "voluntad" de Roma de avanzar en el régimen fiscal y las inmatriculaciones, aunque no hay concreción de ambos puntos todavía

La cita de Calvo y Parolin, de hecho, sirvió para intercambiar "puntos de vista e información sobre diferentes cuestiones de interés" para ambos Estados. No solo sobre Franco, sino sobre inmatriculaciones o el régimen fiscal de la Iglesia. Aquí no hay concreción ninguna, aunque lo que sigue pendiente es la exención permanente del pago del IBI que consagraron los Acuerdos con la Santa Sede de 1979 y que protegió el Tribunal Constitucional.

La catedral de la Almudena, en el centro de Madrid, frente al patio de la Armería del Palacio Real, el pasado 25 de octubre. (Reuters)
La catedral de la Almudena, en el centro de Madrid, frente al patio de la Armería del Palacio Real, el pasado 25 de octubre. (Reuters)

El Ejecutivo lleva semanas preparando un censo de los bienes que la institución registró a su nombre durante años. La ley permitió a la Iglesia, a partir de 1946, en pleno franquismo, inscribir inmuebles, pero ese privilegio se amplió en 1998, bajo el Gobierno de José María Aznar, cuando autorizó que pudiera adueñarse de lugares de culto. Así consiguió hacerse con la mezquita-catedral de Córdoba en 2006, y pagando solo 30 euros. En 2015, una reforma de la Ley Hipotecaria canceló esa potestad.

Llegar a "puntos de encuentro"

Hasta ahora, el Gobierno había asegurado que reclamaría a la Iglesia aquellos bienes inmatriculados que fueran de dominio público. Pero la nota es menos clara, en ese sentido. Simplemente apunta que Calvo informó a Parolin del "proceso de revisión" que está llevando a cabo de los inmuebles registrados por la Iglesia. El secretario de Estado del Vaticano mostró su "voluntad de acordar conjuntamente ambos temas", el régimen fiscal y las inmatriculaciones, "para alcanzar puntos de encuentro".

El Vaticano también quiere dar "justicia" a las víctimas de pederastia y el Ejecutivo informa de sus planes para hacer que estos delitos no prescriban

La otra cuestión importante en agenda era obvia: los escándalos de pederastia que atenazan a la Iglesia en todo el mundo. También en España. Parolin trasladó su "preocupación, compartida por el Gobierno", por "dar justicia a las víctimas de abusos y prevenir estos hechos en el futuro". El Ejecutivo informó a la Santa Sede "de las modificaciones en el Código Penal para conseguir que estos delitos sean imprescriptibles".

La portavoz del comité electoral del PSOE, Esther Peña, este lunes en Ferraz. (EFE)
La portavoz del comité electoral del PSOE, Esther Peña, este lunes en Ferraz. (EFE)

Desde el PSOE, la portavoz del comité electoral, la diputada Esther Peña, reconoció que al partido no le gusta que Franco pueda ser inhumado en la Almudena, y por eso es una "buena noticia" que España y el Vaticano intenten "buscar una solución dialogada" para que se haga "la mayor justicia posible", una vez que el dictador abandone una "tumba de Estado".

La Iglesia no da por cerrado que Franco vaya a ir a la catedral de Madrid

La Iglesia española se muestra muy prudente. Al tratarse de una reunión entre representantes de los dos Estados, prefiere no apostillar nada, y menos añadir algo a lo hecho por el Vaticano, por su debilidad fidelidad al Papa. Máxime cuando la Santa Sede, como es habitual, no lanzó ningún comunicado para contar su versión de la cita con Carmen Calvo

No obstante, tanto en el Arzobispado de Madrid como en la Conferencia Episcopal Española no dan "nada por cerrado" respecto a la inhumación de Francisco Franco. Es decir, que no da por sentado que sí o sí, como quiere la familia, el dictador vaya a ser enterrado en la cripta de la Almudena. La Iglesia apela al "diálogo" entre los descendientes y el Gobierno. 

 

Fuentes de Vicepresidencia no quieren ir más allá del comunicado de este lunes, justamente para evitar que haya pasos en falso. Insisten en que la reunión de Calvo con Parolin fue "muy positiva" y que la número dos del Ejecutivo salió "muy contenta". Ahora hay que empezar a caminar "con buen pie, con calma y con discreción". 

El Gabinete valora así que el Vaticano esté "dispuesto a implicarse" en la inhumación, a hablar y negociar. "La Iglesia es muy consciente del problema que tiene si Franco es enterrado en la catedral de Madrid", sentencian en el entorno de Calvo. 

Tanto en La Moncloa como en Vicepresidencia niegan que el Gobierno rebaje el tono de sus peticiones (inmatriculaciones, IBI...) a cambio de la ayuda del Vaticano con Franco. "Nos comprometimos a actualizar el censo de bienes inmuebles y se está haciendo. Vamos a ver qué pasa. Está el compromiso de seguir hablando a otros niveles y se hará", señalan. "Esto no es un mercado. Simplemente se trata de que la inhumación de Franco es un marrón para nosotros y para la Iglesia. Para los dos. El resto de temas tienen su cauce y no tienen nada que ver con esto", abunda un alto cargo del Gabinete. 

En la reunión no estuvo presente nadie más —ni siquiera un intérprete, porque el prelado habla castellano—, ni siquiera la nueva embajadora ante la Santa Sede, Carmen de la Peña, porque aunque fue designada el pasado viernes por el Consejo de Ministros, no ha recibido aún el preceptivo plácet del Vaticano. El anterior representante de España ante el Vaticano, Gerardo Bugallo, fue cesado antes de la cita de este lunes. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios