el lunes en el juzgado de lo penal de tudela

El mayor caso de envenenamiento de fauna en España llega a juicio con 4 imputados

La Fiscalía pide tres años de prisión para cada uno de los acusados por provocar la muerte de 138 especies protegidas, algunas en peligro de extinción, con cebos envenenados en Navarra

Foto: Fotografía de dos milanos. (EFE)
Fotografía de dos milanos. (EFE)

El mayor caso de envenenamiento de fauna registrado en España llega a juicio este lunes con cuatro personas sentadas en el banquillo de los acusados por acabar con la vida de 138 especies protegidas, algunas de ellas catalogadas como en peligro de extinción, en dos cotos de caza de las localidades navarras de Tudela y Cintruénigo en el año 2012.

La Fiscalía solicita tres años de prisión para cada uno de los cuatro imputados —el presidente del coto de Monte Cierzo de Tudela, el responsable del de Cintruénigo y coordinador del de Monte Alto, y dos guardas de caza de los espacios de Monte Cierzo y Monte Alto— por un presunto delito contra la fauna, así como una indemnización conjunta a la Comunidad Foral de Navarra próxima a los 130.000 euros.

La vista oral por el caso más grave de fauna envenenada en el Estado se va a celebrar en el Juzgado de lo Penal número 2 de Tudela seis años después de los hechos. Esta demora se debe al largo y complicado proceso de instrucción, en el que los acusados solicitaron la nulidad de las escuchas telefónicas que le fueron efectuadas por parte de la Policía Foral cuando este cuerpo comenzó a investigar las muertes de las aves, tanto ante el juez instructor de la causa como ante la Audiencia Provincial, entre los diferentes recursos presentados que aludían a diversas cuestiones procesales. No obstante, se ha avalado la legalidad de los pinchazos telefónicos, que constituyen una de las principales pruebas de cargo contra los acusados.

El juicio llega seis años después de los hechos tras una complicada instrucción en la que los acusados reclamaron la nulidad de las escuchas telefónicas

El escrito de acusación de la Fiscalía señala que los dos guardas de caza provocaron en cinco meses, entre el 8 de abril y el 6 de septiembre de 2012, la muerte de 138 especies "valiéndose de cebos envenenados con venenos conocidos como Demeton S-motil y Fentión" y de "jaulas-trampa para eliminar especies predadoras". Su actuación, que se llevó a cabo "acatando las órdenes recibidas" de los otros dos imputados, acabó con la vida de cuatro milanos reales, una especie catalogada en peligro de extinción, un alimoche —especie calificada de "vulnerable"—, dos buitres leonados, un aguilucho lagunero, un aguilucho ratonero y 129 milanos negros —estas cuatro últimas especies gozan de "protección especial"—. También cuatro cuervos fallecieron por su intervención.

Muchas de las aves que perecieron se encontraban además, según remarca el Ministerio Público, en espacios protegidos (reservas naturales y zonas periféricas de protección) que están ubicados dentro de los dos cotos de caza. Los cuatro imputados fueron detenidos y puestos a disposición judicial como resultado de las investigaciones llevadas a cabo por los guardas forestales del Departamento de Medio Ambiente de Navarra y de la Policía Foral. Junto a la pena de prisión por un presunto delito contra la fauna previsto y penado en el artículo 334.1 y 2 del Código Penal, la Fiscalía también solicita para los acusados inhabilitación especial para su oficio de guarda de coto forestal e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por espacio de cinco años.

Ecologistas personados como acusación particular piden una sentencia que lance "un rotundo mensaje" de tolerancia cero hacia una práctica muy extendida

El Gobierno de Navarra está personado en la causa, al igual que las asociaciones Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF España, que, en su condición de acusación particular, solicitan una sentencia ejemplar, acorde con el que es "con mucha diferencia" el caso más grave de envenenamiento de fauna en España desde que existen registros. Los tres organismos confían en que la Justicia emita una sentencia que difunda "un rotundo mensaje" de "tolerancia cero" hacia una práctica que, según denuncian, sigue estando muy extendida en el Estado.

La Fiscalía, cuyo escrito de acusación está fechado el 7 de enero de 2015, lo que da cuenta de la prolongada demora que ha vivido el proceso para llegar a la celebración del juicio oral, señala que el valor de las aves muertas alcanza los 67.229 euros según el baremo indemnización de especies, "incrementado en un 83,3% según los datos del INE". Asimismo, pone de manifiesto que el valor de las medidas a adoptar para garantizar la recuperación de estas especies tiene un gasto aproximado de 6.000 euros. En total, el Ministerio Público reclama que los acusados sean condenados en concepto de responsabilidad civil a indemnizar conjunta y solidariamente a la Comunidad Foral Navarra en la cantidad de 129.230 euros.

Este caso figura en letras rojas en el informe 'Casos graves de envenenamiento en España 2010-2015' elaborado por Ecologistas en Acción, que hace una recopilación de las 54 actuaciones más perjudiciales para la fauna repartidas por las diferentes comunidades autónomas. En el caso de Navarra también se alude al envenenamiento de once aguiluchos laguneros en Mendavia en mayo de 2011, por el que fueron condenadas tres personas a 14 meses de prisión según una sentencia de julio de 2013.

También WWF España ha analizado los efectos del uso ilegal de cebos envenenados, una de las "mayores amenazas para la biodiversidad", en el informe ‘El veneno en España’, que recoge una evolución del envenenamiento de fauna silvestre entre 1992 y 2013. Los dos estudios revelan que en España en los periodos analizados se han producido 8.324 episodios de envenenamiento que han causado la muerte de 18.503 animales.

Pero se trata de una cifra que no da cuenta de la verdadera realidad del problema, ya que, según alertan las asociaciones ecologistas, entre el 85% y el 97% de los animales envenenados no son localizados. Por ello, las ONG estiman que la cifra de envenenamientos en España podría llegar a alcanzar los 185.000 casos. Según censura WWF España, la colocación de cebos envenenados en un método de caza “masivo, no selectivo y cruento para la fauna”, que pone especialmente en peligro a aves y mamíferos, algunos con poblaciones "muy amenazadas" como el águila imperial ibérica o el lince.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios