la jueza se ha limitado hoy a escuchar

Puigdemont contra Llarena: el día 25 se celebrará la primera vista formal

La única conclusión en firme es que el asunto se volverá a retomar el 25 de septiembre, en la primera vista formal del caso.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE)

Comienza el pulso que mantienen Carles Puigdemont y sus exconsellers contra el juez del Tribunal Supremo en Bélgica, Pablo Llarena. La vista preeliminar de la demanda civil interpuesta contra Llarena celebrada hoy en Bruselas apenas ha servido para calentar los motores. La única conclusión en firme es que el asunto se volverá a retomar el 25 de septiembre, en la primera vista formal del caso.

Puigdemont contra Llarena: el día 25 se celebrará la primera vista formal

La defensa del juez que encabeza la causa contra los responsables del procès como Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañaron en su huída a Bélgica ha dejado claro que pretende usar toda la artillería. No solo ha pedido a la magistrada belga encargada del caso no se ha pronunciado sobre si es competente o no para juzgar si Llarena ha mostrado una falta de imparcialidad contra los encausados por el 1-O. Su abogado, Hackim Boularbah, defiende que debe respetarse la "inmunidad" del juez.

Boularbah alega así que la jurisprudencia belga no es la correcta para enmarcar estos hechos, acontecidos fuera del territorio de este país. Y ha solicitado, además, que el caso sea tratado por tres jueces, dado su carácter excepcional.

Por su parte, los abogados de los demandantes, entre los que se encuentran el belga Christophe Marchand y el argentino Gonzalo Boyé, han defendido que Llarena sea condenado a indemnizarles con un euro simbólico por su supuesta falta de imparcialidad en unas declaraciones que han levantado toda una polvareda, por la imprecisión de la traducción al francés que en un principio presentaron junto a la demanda.

3

La jornada ha comenzado con sorpresa: la entrada del Tribunal ha amanecido jalonada de lazos de plástico amarillos, que un funcionario ha procedido a retirar. Los signos han sido colocados por el CDR (Comité de Defensa de la República) de Bruselas como un "mensaje de bienvenida" a Llarena, quien negó que los encausados fueran presos políticos y consideró que habían incurrido en rebeldía. No obstante, el mensaje que no ha sido recibido por su destinatario, ya que el juez no se ha personado. Tampoco ha acudido Puigdemont, aunque sí estaban presentes los exconsellers Lluís Puig y Toni Comín.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios