el juzgado 3 de tarrasa condena a dos hombres

Prisión para el 'pirata' que vendió una oferta de fútbol gratis a los 'policías' de LaLiga

Los investigadores de la competición llamaron a un notario, hicieron un pedido y lograron así las pruebas para que la Guardia Civil desmantelara una trama de descodificadores

Foto: Los descodificadores permitían ver todos los partidos. (Reuters)
Los descodificadores permitían ver todos los partidos. (Reuters)

El Juzgado Penal 3 de Tarrasa (Barcelona) ha condenado a un año y tres meses de prisión a los dos acusados de vender descodificadores pirata a decenas de personas para ver el fútbol gratis. El tribunal, en concreto, ha castigado a Enzo T. G. y Benito A. A. con la mencionada pena de cárcel y con una multa de 1.800 euros por el delito continuado de defraudación de telecomunicaciones. Además, ambos deberán abonar 13.700 y 24.300 euros respectivamente en concepto de indemnización a Distribuidora de Televisión Digital.

Según relata la sentencia del Juzgado Penal, los condenados compraban los aparatos a un proveedor de Marruecos, al que pagaban mediante servicios de envío de dinero. Luego publicitaban los descodificadores en la web Decosend.com, en Facebook, en Twitter, en Milanuncios.com o en Youtube. Aseguraban que se trataba de receptores satelitales que permitían ver el fútbol y otros contenidos sin cortes ni interrupciones. "Por qué pagar más por lo mismo", rezaba su eslogan. Ofrecían los dispositivos así como la posibilidad de actualizarlos en la web y la lista de canales a los que daban acceso por 199 euros al año más las líneas cccam necesarias por otros 90 euros.

Sin embargo, cometieron un error que les costó caro. Los denominados 'policías del fútbol', especialistas en rastrear las redes sociales, la web y las apuestas deportivas, detectaron el anuncio que los delincuentes habían colgado en Milanuncios.com. Bajo la supervisión de un notario, los investigadores se interesaron por los descodificadores como si fueran usuarios normales. Enzo T. G. les envió un mensaje y se metió así él solo en 'comisaría'. "Contactó con uno de estos clientes, que resultó ser trabajador de LaLiga de Fútbol Profesional, y le vendió uno de los decodificadores modificados", explica la resolución judicial.

El supuesto cliente dio como dirección la de la notaría y el paquete llegó días después previo pago de 199 euros más otros 9 de gastos de envío. "El descodificador permitía visualizar la señal de televisión digital terrestre codificada de Canal + así como la de los partidos de LaLiga, que requieren suscripción", relata la sentencia del Juzgado Penal 3 de Tarrasa, que no concreta el número de personas que recibieron los dispositivos durante el tiempo que estuvieron operando los dos condenados, que se alarga al menos durante un año y medio.

El descodificador permitía visualizar la señal de televisión digital terrestre codificada de Canal + así como la de los partidos de La Liga

La Guardia Civil, que realizó la investigación por encargo del Juzgado Penal 3, encontró en casa de ambos una treintena de descodificadores, algunos de los cuales presumiblemente iban a ser vendidos en los próximos días, discos duros y memorias USB con manuales, 'firmware', gráficos y notas relacionadas con la descodificación como el modo de modificar los sistemas de visión del contenido, "para poder verlo sin tener que estar abonado a la plataforma correspondiente".

Según argumentó la propia Guardia Civil, Benito A. A., que fue quien inició la trama de comercialización de dispositivos pirata, venía "sufriendo graves problemas económicos" y recurrió a la venta de estos aparatos con el fin de solucionar su particular crisis. Entró en contacto con su proveedor (un tal Mustafá) a través de foros de internet y comenzó a comercializar las líneas y los descodificadores y a ingresar fondos provenientes de esa venta en dos cuentas corrientes, una de Bankia y otra de Cajamar.

Benito A. A. vendía tanto a través de su 'socio' Enzo T. G. como directamente al consumidor final. La Guardia Civil aseguró en su informe final remitido al Juzgado 3 de Tarrasa que el primero había colocado aparatos pirata a alrededor de 120 clientes, según aparecía de hecho en la contabilidad que llevaba el propio condenado, que no se limitaba únicamente a la venta de los aparatos. "Se ha dedicado de forma regular a llevar el control de la caducidad de las líneas cccam de sus 'clientes' con el fin de ofrecerles nuevamente la renovación de las mismas mediante correos electrónicos que éste les enviaba", describieron los investigadores del instituto armado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios