21 detenidos en extremadura y andalucía

Nueva operación policial contra los amaños de partidos en Segunda y Tercera División

La UDEV de la Policía Nacional ha lanzado este lunes la segunda fase de la operación Pizarro contra los amaños en el fútbol modesto para realizar apuestas ilegales en el mercado asiático

Foto: Imagen de la primera operación Pizarro contra los amaños, el pasado febrero (EFE)
Imagen de la primera operación Pizarro contra los amaños, el pasado febrero (EFE)

La Sección de Juego de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional ha lanzado este lunes la segunda fase de la operación Pizarro contra el amaño de partidos de Segunda y Tercera División para realizar apuestas ilegales. El dispositivo se ha desarrollado principalmente en Extremadura y Andalucía y los agentes tenían órdenes de detención contra 21 implicados, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso.

Las pesquisas, que se mantienen secretas y han recibido el nombre de operación Cortés, están dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 1 de Zafra (Badajoz) y son consecuencia de la primera fase desarrollada el pasado 19 de febrero, en la que ya se produjeron 32 detenciones. Entre los arrestados entonces se encontraban los presuntas cabecillas de esta red, Jonan García, exjugador del Athletic de Bilbao entre 2003 y 2005, e Iván Moreno, exjugador de Racing, Ponferradina o Real Murcia. Ambos habrían coincidido en el Guadalajara.

Según las fuentes consultadas por este diario, en el operativo de este lunes ha sido clave precisamente el testimonio de los presuntos líderes de la trama, que habrían desgranado ante el juez cómo contactaban con los jugadores y, una vez que habían conseguido implicarlos en el amaño, recurrían a intermediarios internacionales para efectuar las apuestas en el mercado asiático.

Las investigaciones posteriores a la primera fase -realizadas durante los últimos cuatro meses- habrían permitido vincular a la red con el Almería de Segunda División. Se están investigando encuentros disputados por el conjunto andaluz durante esta misma temporada, aseguran a El Confidencial fuentes próximas al caso. Además, se ha acreditado la conexión de la red con el Santa Teresa Club Deportivo, un equipo femenino de Badajoz que esta temporada ha militado en la Primera División nacional, como adelantó El Mundo.

Con todo, el grueso de las investigaciones se centra en partidos de la Segunda División B y de la Tercera División en los que presuntamente se compraba a defensas y porteros para que se dejaran encajar el número de goles que más interesaba a esta mafia. La apuesta más frecuente era que se producirían tres o más goles, aunque también se pactaban número de córners, tarjetas y vencedor al descanso y al término de los 90 minutos.

En la mayoría de las ocasiones, las apuestas se realizaban cuando el partido ya estaba en marcha. Cuando el envite estaba hecho, alguien de la grada hacía una indicación a los jugadores implicados en el amaño con el fin de que éstos supieran que ya podían poner en marcha el plan para dejarse los goles acordados. Quitarse o ponerse una gorra, por ejemplo, era una de esas señales. Tras los encuentros, los que estaban vendidos a la trama se iban de fiesta, algo muy llamativo dado que habían perdido el partido. La organización llegó a apostar más de 50.000 euros por encuentro y multiplicaba por cinco esta inversión. Con tanto margen, era fácil repartir entre 3.000 y 5.000 euros a cada uno de los jugadores que habían facilitado la manipulación del resultado.

Además de los partidos de Segunda División disputados por el Almería también se está investigando el Huesca-Nástic, otro encuentro de la misma categoría disputado en la penúltima jornada de esta temporada. Como adelantó El Confidencial, la mitad de las grandes casas de apuestas del mundo decidieron cerrar las cotizaciones del encuentro tras detectar oscilaciones anormales en las que se daba por segura la victoria visitante, a pesar de que el Nástic llegó a disputarlo 29 puntos por debajo del equipo aragonés en la tabla clasificatoria. Finalmente, el partido terminó 0-1, como habían previsto los apostantes. La Fiscalía y la Policía Nacional también están analizando este encuentro.

Las investigaciones emprendidas por la Policía Nacional durante estos dos últimos años contra el amaño de partidos son posibles gracias a la implicación de la Liga de Fútbol Profesional, que creó un departamento de integridad con el fin -entre otros objetivos- de detectar los encuentros que muestran características de haber sido manipulados. A través de las herramientas informáticas más avanzadas del sector, los denominados policías del fútbol han estado detrás del germen de todas las operaciones contra el amaño de los últimos años.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios