francisco pardo, colaborador del exministro de defensa

Marlaska coloca a la mano derecha de Bono en la Dirección General de la Policía

El ministro del Interior confía el liderazgo de la Policía a Francisco Pardo, un estrecho colaborador del expresidente de Castilla-La Mancha, al que acompañó en su paso por Defensa

Foto: Francisco Pardo, nuevo director general de la Policía, en una imagen de archivo (EFE)
Francisco Pardo, nuevo director general de la Policía, en una imagen de archivo (EFE)

Fernando Grande-Marlaska ha elegido a la mano derecha de José Bono para el cargo de director general de la Policía Nacional, uno de los puestos más calientes del Ministerio del Interior. Se trata de Francisco Pardo, secretario de Estado de Defensa entre 2004 y 2007, cuando Bono era el titular de la cartera, y presidente de las Cortes de Castilla La-Mancha entre 2007 y 2011. En 2012 renunció a su acta de diputado autonómico y anunció que dejaba la política para dedicarse a la empresa privada.

Antes de desembarcar en el Ministerio de Defensa de la mano de Bono, Pardo (Abengibre, Albacete, 1962) había sido su consejero de Presidencia en el Gobierno de Castilla-La Mancha. También ocupó responsabilidades orgánicas en el PSOE, como la de máximo responsable del partido en la provincia de Albacete. Dejó igualmente este puesto en 2012, tras la victoria del PP de María Dolores de Cospedal en las elecciones autonómicas de 2011.

Maslaska ha decidido rescatarlo para liderar a los 65.000 efectivos que integran actualmente la plantilla de la Policía Nacional. Pardo, licenciado en Derecho por la Universidad de Murcia, sustituirá a Germán López Iglesias, un político gris que llegó al puesto por su amistad con Juan Ignacio Zoido y que se ha caracterizado por una gestión de perfil bajo, casi inexistente, en la que el mando de la Policía se ejercía directamente desde la cúpula del Ministerio.

Uno de los primeros retos que tendrá que afrontar Pardo será la reestructuración del organigrama de la Policía Nacional. En julio de 2017, Zoido decidió eliminar tanto en la Policía como en la Guardia Civil la figura del director adjunto operativo (DAO), el cargo de mayor rango ocupado por un funcionario de carrera, que lo convertía en el número dos de cada cuerpo, sólo por debajo del correspondiente director general, que ya era un cargo de confianza. Zoido dividió las funciones de cada DAO en cuatro jefaturas (Policía) o mandos (Guardia Civil). Como adelantó El Confidencial, Grande-Marlaska pretende ahora desmontar esa redistribución y recuperar la figura de los DAO. La favorita para el puesto en la Policía Nacional es la comisaria general de Policía Científica, Pilar Allúe.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios