de él dependerá la policía y la guardia civil

El juez Grande-Marlaska, el pelotazo que ocultaba Sánchez para la cartera de Interior

El expresidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha sido el elegido por Pedro Sánchez para dirigir una de los ministerios más sensibles del Gobierno

Foto: Fernando Grande-Marlaska
Fernando Grande-Marlaska

El juez Fernando Grande-Marlaska, expresidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, es el elegido por Pedro Sánchez para ser ministro de Interior, una de las carteras más sensibles del Gobierno. Nacido en Bilbao, ingresó en la carrera judicial en 1987. Considerado uno de los magistrados estrella de la judicatura española, este es su primer salto a la política. Gran parte de su carrera la ha desarrollado en la Audiencia Nacional, primero en el juzgado de instrucción número 3 y luego en el 5, sustituyendo a Baltasar Garzón. Es también muy conocido por su activismo LGTBI.

Como magistrado ha destacado en varias instrucciones contra ETA (estuvo amenazado por la banda terrorista) y en la causa por la estafa de Fórum Filatélico. También en casos que han generado mucha polémica, como el accidente del Yak-42 en Turquía, que costó la vida a 62 militares en mayo de 2003 cuando regresaban de Afganistán. Sin embargo acabó archivando el caso y atribuyó las responsabilidades a la tripulación ucraniana, eximiendo al Ministerio de Defensa. La Sala de lo Penal revocó el archivo. Una vez reabierto el sumario terminó la instrucción imputando por 62 homicidios por imprudencia grave a cinco altos mandos militares.

Su nombramiento ha sorprendido a muchos, sobre todo porque es vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) desde hace casi cinco años a propuesta del PP. No obstante, siempre ha intentado mostrar su resistencia a cualquier adscripción ideológica no afiliándose a las asociaciones de jueces de distinto signo. Le gusta el deporte, los animales (tiene perro y gato), la lectura y cuidar su imagen con trajes de corte moderno y un peinado cuidadamente despeinado. Se le conoce también por abordar su condición de homosexual con una gran naturalidad. Al poco de contraer matrimonio con Gorka, su pareja, la revista 'Zero' se hacía eco del enlace.

Su carrera profesional está estrechamente vinculada a la banda terrorista ETA: procesó a Arnaldo Otegi, envió a prisión a la cúpula de Segi y también instruyó el 'chivatazo' a ETA. Su combate judicial le ha costado ser objetivo de un comando etarra, que planeó atentar contra el juez mientras descansaba en Ezcaray (La Rioja). Hijo de un policía, ahora tandrá a su mando a la Policía Nacional, la Guardia Civil e Instituciones Penitenciarias. Gestionará un presupuesto de 8.400 millones de euros.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios