investigan en la cañada real

¿Qué esconde el robo de 1.843 bombonas en Madrid? La Policía descarta el terrorismo

Los investigadores consideran que lo más probable es que los autores del atraco a Repsol sean delincuentes comunes que luego venden el material en el mercado negro

Foto: Nave de Repsol en el número 4 de la calle Boyer. (Google Maps)
Nave de Repsol en el número 4 de la calle Boyer. (Google Maps)

El robo de 1.843 bombonas de gas el pasado viernes en Madrid puso en alerta a las fuerzas de seguridad e incluso al Ministerio del Interior. La posibilidad de que se reprodujeran los atentados de Las Ramblas y Cambrils del pasado agosto pasó por las cabezas de los mandos policiales, que recordaban cómo los terroristas tenían un plan inicial para atacar la Sagrada Familia y otras zonas emblemáticas de la ciudad condal que se estropeó al estallarles las bombonas de butano que habían robado precisamente para perpetrar el ataque.

Apenas tres días después, la Policía descarta que el terrorismo esté detrás del robo masivo de bombonas de butano perpetrado en el distrito madrileño de Vicálvaro. Así lo explican desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid, responsable de las pesquisas que se pusieron en marcha desde que el encargado de la nave, propiedad de Repsol, denunciara el atraco al día siguiente de que se produjera. La investigación, dirigida desde el inicio tanto por la Brigada de Policía Judicial como por la de Información, mantenía abiertas al principio tanto la hipótesis de que se tratara de delincuencia común como de que los ladrones fuesen terroristas.

Era necesario comprobar ambas líneas de investigación para decantarse cuanto antes por una de ellas. Tras las primeras diligencias, los investigadores están en condiciones de descartar prácticamente que el robo del pasado viernes fuera realizado por terroristas con intención de imitar el ataque que no pudieron llevar a cabo en Barcelona por que se les explosionó la carga en la casa de Alcanar.

Desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid sostienen que la posibilidad más plausible en este momento es la de que hayan sido delincuentes comunes los que llevaron a cabo el complejo robo, que se extendió durante toda la tarde del viernes. Los ladrones pudieron dar hasta 14 viajes para trasladar las 1.843 bombonas (1.193 de propano y 650 de butano), las 52 jaulas para transportarlas y los 900 euros en efectivo que se llevaron de la nave en el camión de Repsol modelo Nissan Cabstar de color blanco y con las pegatinas de la petrolera, un golpe que los responsables de las pesquisas consideran que fue llevado a cabo por una banda de atracadores que tiene el objetivo de vender el material en el mercado negro.

No en vano fuentes policiales aseguran que en no pocos operativos llevados a cabo en la Cañada Real o en otras barriadas marginales de Madrid se han descubierto decenas de bombonas de butano tiradas después de ser utilizadas por los vecinos. Es problable, deducen las mismas fuentes, que los usuarios se deshicieran de ellas de este modo porque las habían adquirido a la mafia de ladrones de bombonas.

Hasta el momento, sin embargo, este robo masivo constituye un hito en el modo de actuar de este tipo de bandas, que no han sido cazadas hasta hoy por la Policía. De hecho, según explican las mismas fuentes, hasta ahora no se ha detectado un atraco de bombonas tan numeroso como el que tuvo lugar el pasado viernes en el número 4 de la calle Boyer del mencionado distrito de Vicálvaro.

Esta era la hipótesis más plausible de hecho también desde que comenzaron las pesquisas, pero la prudencia ha hecho que los investigadores comprueben todos los extremos, dado el nivel 4 de alerta antiterrorista en el que actualmente se encuentra España y los citados antecedentes relacionados con bombonas de butano que registra el país. Este grado de alerta, de hecho, recomienda aplicar la mayor de las precauciones en todo momento y más aún teniendo en cuenta la cercanía de la Navidad, momento en el que se producen concentraciones masivas en la capital de España, que es el mejor caldo de cultivo para los atentados yihadistas.

De cara a las próximas fiestas tanto el Ministerio del Interior como la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la ciudad han puesto en marcha planes especiales de seguridad destinados a salvaguardar la integridad de los vecinos y de los turistas que pasen por la capital. Estos preparativos se centran principalmente en proteger las zonas más concurridas y prevén tanto la instalación de bolardos como la restricción del tráfico a camiones (dado que la mayoría de atentados yihadistas han sido ejecutados con un vehículo pesado) o incluso el control policial de los viandantes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios