DEMANDAN MÁS FONDOS PARA LA FORMACIÓN

Nadie controla a los imanes en España: “Cualquiera puede dirigir la oración”

Las comunidades musulmanas critican que en España no exista una educación oficial para dirigir las mezquitas ni haya controles ni financiación estatal que eviten los fanatismos

Foto: Un imán se dirige a cientos de musulmanes durante el rito de comienzo del Eid-al-Fitr en una mezquita española. (Foto: EFE)
Un imán se dirige a cientos de musulmanes durante el rito de comienzo del Eid-al-Fitr en una mezquita española. (Foto: EFE)

El imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, no demostraba su radicalismo en el rezo de los viernes. Nadie sospechaba de sus ideas extremistas ni sabía de su pasado en la cárcel, que compartió con uno de los perpetradores del 11-M. Es Satty fue contratado simplemente porque “estaba por aquí, en Ripoll”, como reconoció a la prensa el responsable de la mezquita catalana sobre el que es considerado el autor intelectual del atentado de las Ramblas y que murió en la explosión de Alcanar.

Nadie controla a los imanes en España: “Cualquiera puede dirigir la oración”

Esta situación es de sobra conocida por la comunidad islámica. La falta de formación y recursos para contratar imanes es algo que llevan denunciando desde hace años, con escasos resultados. En España, las mezquitas pueden elegir a cualquier persona para dirigir la oración; no hace falta cumplir ningún requisito ni acreditar algún tipo de formación oficial. Tampoco la hay. No existen estudios reglados en teología islámica ni certificados oficiales que legitimen para difundir la religión de Mahoma. Ni siquiera existe un equivalente a las diócesis que se encargue de colocar, controlar o destituir si hace falta a algún religioso.

Hace falta una institución superior que regule quiénes ejercen en las mezquitas para que se controle lo que se dice

“Un imán mal formado es un problema para la comunidad, porque puede mandar un discurso equivocado que no se corresponde con la realidad española. Siempre hemos intentado alertar al Gobierno español sobre este problema”, explica Mounir Benjelloun, presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri). Yusuf Fernández, secretario de la Federación Musulmana de España (FEME), coincide: “Hace falta una institución superior que regule quiénes ejercen en las mezquitas para que se controle lo que se dice”.

Imanes de la propia comunidad

Según el tamaño de la mezquita, el problema se soluciona de diferente manera. Las más pequeñas, y por tanto con menos recursos para sufragar la contratación de un profesional, echan mano de alguien de la propia comunidad, que es el encargado de dirigir la oración. Según calculan, es el caso del 80% de las mezquitas españolas que no cuentan con imán propio. Algunas de ellas invierten en traer a alguien con formación solo durante el Ramadán, o comparten uno con otras mezquitas para la oración del viernes, la más importante.

Las que se lo pueden permitir traen imanes formados en otros países, normalmente de Marruecos. Es el caso de centros religiosos de ciudades más grandes o con comunidades más extensas. Sin embargo, esto también tiene sus problemas. “Los discursos que sirven en Marruecos, Arabia Saudí o Irán no valen para un país europeo, que tiene otros valores. Nos hemos encontrado con casos de imanes de Egipto o Marruecos que han emitido 'fatuas' [respuesta a una consulta jurídica] que eran delito en España”, explica Benjelloun. Por eso, decidieron en 2006 empezar a impartir sus propios cursos de formación, aunque no son oficiales. Se realizan de manera intensiva en fines de semana en grupos de 30 personas y duran cerca de tres años, sufragados únicamente por la federación. En ellos enseñan castellano, cultura occidental y nociones de legislación para poder atender a los fieles de cada mezquita, lo que consideran que deberían ser las pautas a seguir para una formación reglada en toda España. Sin embargo, actualmente solo cerca de 90 imanes cuentan con la formación de Feeri, contra las casi 1.500 mezquitas que hay en el país.

Los discursos que sirven en países como Marruecos, Arabia Saudí o Irán no valen para un país europeo, que tiene otros valores

Financiados por Arabia Saudí

Ante la falta de imanes formados y de recursos para contratarlos, se genera una necesidad en las comunidades islámicas que es aprovechada, según denuncian, por países como Arabia Saudí, que ven una oportunidad de financiar a las mezquitas y a su vez colocar a imanes afines a su interpretación radical del islam. “Hemos tenido malas experiencias con imanes saudíes que practican el wahabismo, porque consideran herejía otras maneras de interpretar el islam”, explica Yusuf Fernández, de FEME.

Arabia Saudí ha financiado centros religiosos como la macromezquita de la M-30 en Madrid, construida con 12 millones de euros —todos saudíes—, donde el personal enviado directamente por el país árabe es el encargado de dirigir la mezquita y las oraciones entre paredes de mármol.

Tras los atentados de Atocha ya se planteó crear un registro de imanes, pero no se llevó a caboPara evitarlo, tanto Feeri como FEME demandan fondos públicos en la formación y salario de los imanes. “Hay un error legislativo que se aplica solo a las religiones minoritarias por el cual solo podemos recibir subvenciones si es para fines sociales, pero no religiosos, o sea, que puedes recibir dinero para un profesor de inglés pero no para un imán”, se queja Fernández.

Demandan financiación estatal

Países como Francia, Holanda o Reino Unido ya han intentado regular la figura del imán dentro de la sociedad. La Universidad de Róterdam es un referente europeo en la materia donde se imparte una carrera específica con ese propósito, y en Londres también existen centros como el Islamic College, donde se otorgan títulos oficiales que incluyen conocimientos del país anglosajón, al igual que en Francia. En el caso alemán, donde la presencia musulmana proviene sobre todo de Turquía, cuentan con un convenio entre el Estado alemán y el turco para reconocer la formación del país otomano, y además existen cuatro institutos de Teología Islámica por todo el país.

Nadie controla a los imanes en España: “Cualquiera puede dirigir la oración”

En España, tras los atentados de Atocha, el entonces ministro socialista de Interior, José Antonio Alonso, aseguró que era necesaria una ley "para poder controlar a los imanes de las pequeñas mezquitas". En una entrevista con 'El País' en 2004, explicó que mediante un registro de control de actividades religiosas podría controlarse lo que se hace en los centros musulmanes. "Nosotros no podemos nombrar al imán que vaya a oficiar el culto, pero sí podemos exigir al imán o al predicador del culto que sea que se sepa quién es y qué va a decir, en la iglesia o la mezquita", dijo entonces. Sin embargo, no se llevó a cabo ninguna medida.

A partir del curso que viene, habrá una formación reglada para los imanes de cuarteles, colegios u hospitales, pero no de mezquitas

En cuanto a la formación, el único intento oficial tuvo lugar en 2015, cuando el Ministerio de Justicia anunció la creación de unos cursos de formación obligatorios para poder ejercer de guías espirituales, en coordinación con la Comisión Islámica de España. Sin embargo, no se ha implantado hasta la fecha y ni el ministerio ni las federaciones musulmanas consultadas tienen constancia de que vaya a salir adelante.

Lo que sí se va a llevar a cabo a partir del curso 2017-2018 es una formación reglada para los imanes “que vayan a prestar asistencia religiosa en cuarteles, prisiones u hospitales, y para aquellas personas que vayan a dar clase de religión islámica en los colegios”, según ha informado el Ministerio de Justicia a El Confidencial. Una parte del temario será religiosa y estará coordinada por la Comisión Islámica de España. Otra será relativa al conocimiento del ordenamiento jurídico y los derechos fundamentales. “Se está trabajando con la Comisión Islámica de España y con varias universidades españolas para ponerlo en funcionamiento durante el curso académico 2017-2018”, aseguran fuentes de Justicia.

Sin embargo, esto no solucionaría el problema de las mezquitas, a las que no incluyen. Benjelloun se lamenta de la falta de apoyo institucional, que considera que ayudaría a “que se controle mucho más el discurso y se evite cualquier fanatismo dentro de la comunidad, pero el Gobierno tiene abandonadas las mezquitas, y se acuerda de nosotros solo con las desgracias”.

La Comisión Islámica pide un censo

La Comisión Islámica de España (CIE) está elaborando un censo de mezquitas e imanes para conocer si estos son contratados o voluntarios y si trabajan a tiempo completo o parcial, todo ello con el fin de que acrediten su formación y su capacidad para ejercer como tales. Además, la Comisión Islámica ha pedido la cooperación de funcionarios y cargos policiales para disponer de "información relevante" sobre el personal que pudiera prestar servicios en comunidades religiosas y templos.

En un comunicado, el presidente de la CIE, Riay Tatary, ha explicado que una vez que los imanes acrediten su formación y capacidad podrán obtener la verificación y conformidad de la Comisión. También ha recordado que de forma periódica se realizan en España cursos de formación para imanes, y en la actualidad la Comisión está preparando el próximo curso formativo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios