Caso 3%: La Guardia Civil llegó hasta las plantas nobles del Palau pese al insumiso Turull. Noticias de España
INVESTIGACIÓN DE LA TRAMA DEL 3%

La Guardia Civil llegó hasta las plantas nobles del Palau pese al insumiso Turull

La situación alcanzó niveles de sainete cuando la expresidenta del Parlamento Núria de Gispert criticaba a la actual presidenta, Carme Forcadell, por haber dejado entrar a los agentes

Foto: Agentes de la Guardia Civil, a su salida de la sede del Parlamento de Cataluña. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil, a su salida de la sede del Parlamento de Cataluña. (EFE)

Los dirigentes políticos catalanes construyeron durante unas horas de este jueves un relato falso sobre los registros de la Guardia Civil, por orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), sobre la trama de financiación ilegal de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). A media mañana de este jueves, los más altos dirigentes de la Generalitat sacaron pecho anunciando que no habían dejado entrar en las dependencias del Govern a los agentes de la Guardia Civil encargados de recoger la información de la agenda pública del diputado Germà Gordó, en su época de secretario del Gobierno (2010-2012) y de consejero de Justicia (2012-2016).

Primero, se filtró que el consejero de Presidencia, Jordi Turull, había negado la entrada a los cinco agentes de paisano que se presentaron en las instalaciones del Palau de la Generalitat. Y poco después se contó también que el consejero de Justicia, Carles Mundó, había decidido seguir los pasos de Turull y tampoco había permitido a los funcionarios del Instituto Armado que accedieran a su departamento. Pero todo era falso de cabo a rabo.

El consejero de Presidencia, Jordi Turull. (EFE)
El consejero de Presidencia, Jordi Turull. (EFE)

Las fuentes consultadas por este diario difieren de ese relato. Los agentes accedieron al interior del Palau en torno a las 10:30 sin ningún tipo de problema. A continuación, entregaron a los funcionarios el mandamiento judicial en el que se especificaba la documentación exacta que buscaban. Al menos uno de los agentes acompañó en todo momento a los funcionarios de la Generalitat hasta las dependencias en las que se encontraba la información requerida, en las plantas nobles del edifico de la plaza de Sant Jaume. El mandamiento habilitaba a la Guardia Civil para seleccionar presencialmente la documentación que considerara necesario llevarse.

El resto de agentes pidió que se les habilitara un lugar para poder trabajar mientras se cumplía la orden del TSJC. También sin ningún tipo de oposición, se les proporcionó una sala de la planta baja del Palau empleada para la espera de las visitas. Por esa habitación desfilaron a lo largo del día varios empleados de la Generalitat a los que se les tomó declaración. A última hora de la tarde, cuando los agentes habían conseguido ya todos los documentos que buscaban, abandonaron la sede del Govern. Todas las fuentes subrayan que las diligencias se practicaron en un entorno de normalidad y colaboración.

La Guardia Civil llegó hasta las plantas nobles del Palau pese al insumiso Turull

Fuentes oficiales de la Generalitat eludieron contestar a El Confidencial sobre las incongruencias, máxime cuando desde el Govern se sacaba pecho colgándose medallas por no permitir una investigación judicial en un caso de corrupción. Pero fuentes internas de la Administración catalana admitieron luego a este diario que todo era “para consumo interno”. O sea, para consumo de los independentistas. “Para hacer ver que ya ha empezado la insumisión”, remacharon.

Para más inri, desde los círculos independentistas se comenzó a hablar de registros, cuando las órdenes judiciales no eran para registrar dependencias públicas, sino para recabar información sobre la agenda de un diputado, imputado en el sumario de corrupción conocido como caso 3%. Nadie había ordenado registros y, por tanto, nadie los ha podido impedir, tal y como pregonaban desde la Administración autonómica.

Los responsables de comunicación del Gobierno, mientras tanto, callaron. Y, paralelamente, se filtraron a los ‘medios amigos’ informaciones falsas sobre el ‘patriotismo’ de los consejeros. A media tarde, Turull publicó un tuit: “Colaboración con la Justicia, toda. Espectáculos y humillaciones al Palau que desde hace siglos acoge a la Generalitat, ni una”, lanzó a las redes sociales.

La situación alcanzó niveles de sainete cuando la expresidenta del Parlamento Núria de Gispert, una independentista reconvertida (o sea, de última hornada), criticó a la actual presidenta, Carme Forcadell, por haber dejado entrar a los agentes de la Guardia Civil que iban a requerir información sobre el correo electrónico de Germà Gordó. “Yo no les dejaría entrar. Turull les ha cortado el paso en el Palau. Que entren en el Congreso, que tienen mucho más trabajo”, clamó De Gispert, aludiendo a la supuesta negativa a dejar a los guardias civiles acceder al Palau de la Generalitat. Lo malo es que los agentes ya estaban dentro del Palau y cumpliendo la misión que tenían encomendada, que no era otra que recabar información sobre el exsecretario del Gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios