MESA ORGANIZADA POR EL CONFIDENCIAL Y COFARES

Pacientes envejecidos y crónicos: el sector afronta el futuro del modelo sociosanitario

Menos atención hospitalaria y más primaria. Optimización de recursos. El sector salud aborda en El Confidencial el cambio de modelo necesario en el sistema sanitario español

Foto: Mesa organizada por El Confidencial y Cofares: 'La integración de los cuidados sociosanitarios'. (Carmen Castellón)
Mesa organizada por El Confidencial y Cofares: 'La integración de los cuidados sociosanitarios'. (Carmen Castellón)

El 36% de la población española tendrá más de 65 años en 2050. Apenas quedan unos años para que el sector de la sanidad afronte un cambio de modelo inédito para comprender a una sociedad más envejecida y con más enfermedades crónicas de las que nunca han existido. Una verdadera revolución a la que los expertos ya le han buscado apellido: sociosanitaria. El mayor reto es ese: enfocar el futuro hacia ese nuevo modelo que necesariamente ha de ser sociosanitario. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, lo reconocía así en una mesa redonda organizada por El Confidencial y Cofares, el gigante de la distribución de medicamentos español: "La cartera de servicios básica del sistema sanitario tiene que cambiar ya. Actualizarse. Y está claro que vamos hacia una atención primaria mucho más especializada".

Esa es, a ojos de todos los participantes en el debate, la nueva realidad. Además del envejecimiento de la población, el mayor número de pacientes crónicos (que no deben ser ancianos necesariamente, sino que sufren una diabetes, algún tipo de esclerosis o alguna enfermedad neurodegenerativa) obligará a que la atención por parte de los profesionales de la salud se enfoque más hacia un modelo de cuidados que de atención hospitalaria como tal. "A partir de ahora, el reto es enfocarse hacia un modelo de prevención, a cambiar las estructuras asistenciales que hasta el momento habían funcionado porque se dirigían a un paciente muy agudo", explica Juan Ignacio Güenechea, presidente de Cofares.

Pero los pacientes han cambiado. Y mucho. Manuel Vilches, director general de la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad), lo define así: "El paciente de ahora ya no es pasivo. Es un paciente informado que se implica en la gestión de su salud, que tiene acceso a múltiples informaciones, con capacidad y criterio". De ahí, insiste, que "exija" mucho más a los médicos y a todos los profesionales que tratan su estado de salud.

El mayor número de pacientes crónicos obliga a que la atención de los profesionales se enfoque más hacia un modelo de atención primaria

Aprender a atender debidamente a estos nuevos pacientes, a darles todo lo que necesitan y atinar en sus preferencias, conllevará un importante esfuerzo que debe partir de los propios profesionales y de las estructuras actuales. "Claramente tenemos que reinventarnos. Atender a más personas, mejor y con los mismos recursos. La única manera de hacerlo es llevar a cabo una reestructuración del sistema [enfocado hasta el momento a pacientes agudos] y llevarlo hacia la atención de personas en situación de cronicidad y dependencia", asegura José Luis Roselló, director general de Geriatros SAR Quavitae.

Sobre la formación de los profesionales, el consejero del Gobierno de Cristina Cifuentes lo tiene claro: ha de haber un cambio determinante en las universidades y en la mentalidad de médicos, enfermeros, cuidadores y el resto de implicados en el sector. "Tienen que salir de las facultades más formados en salud que en enfermedad, en atención primaria, salud comunitaria, en habilidades de comunicación con el paciente y la familia". Sánchez Martos considera que el modelo universitario actual es casi "ancestral" y pide que los rectores de las universidades madrileñas 'se mojen' para abordar un cambio estructural que debe empezar por ahí.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

De la misma forma, el consejero insiste en que el reto hacia el sistema sociosanitario debe incluir una mejor optimización de recursos, porque "no es cuestión de dinero ni de necesitar más camas". Sánchez Martos recuerda que el 78% de las urgencias registradas en Madrid se podría haber atendido sin necesidad de llegar al hospital gracias a los 38 centros de urgencia de atención primaria existentes en la región. En ese sentido, optimizar los recursos actuales es la otra clave del nuevo modelo y, una vez más, todos los agentes implicados están de acuerdo.

Sin duda, en el marco de optimizar recursos, la cuestión más novedosa es la de potenciar la atención domiciliaria. Vilches pone el acento en esta cuestión afirmando que la cultura en la sociedad debe cambiar hasta comprender que la visita al hospital ha de producirse por cuestiones muy puntuales y que la atención primaria tiene que empezar a trasladarse a las casas de los pacientes o a las residencias. “Claramente la atención sociosanitaria debe ocupar el mayor tiempo posible y la sanitaria hospitalaria el menor de ellos. Tenemos que avanzar hacia sistemas que permitan controlar la medicación o la prevención en los propios domicilios”, explica. En la misma línea, Roselló señala algunos estudios que demuestran cómo un 40% de las estancias hospitalarias no debería haberse producido allí, sino en otras instalaciones como la propia residencia del paciente. Y todo ello, afirma, para que se produzca la mejor atención.

En este nuevo modelo sociosanitario de proximidad con el paciente, las farmacias deberán seguir jugando un papel clave. Además del consejero de Sanidad madrileño, que así lo señala, el presidente de Cofares reitera que el modelo de proximidad que ofrece la oficina de farmacia española “se adapta perfectamente a las necesidades del paciente dependiente”, precisamente por la cercanía y coordinación que ofrece.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios