pide documentos a Atresmedia, Mediaset y TVE

La Policía desmantela en la SGAE una trama que generaba derechos de autor paralelos

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta detiene al menos a 18 implicados y registra cuatro departamentos de la institución para recoger documentación

Foto: Sede de la SGAE.
Sede de la SGAE.

Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional han entrado esta mañana en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y han registrado cuatro de sus departamentos con el fin de recabar documentación para respaldar la operación que tienen en marcha desde hace meses contra una trama de personas que trabajan en la institución y que generaban derechos de autor de forma paralela. Los agentes actúan también contra trabajadores de diferentes televisiones que han colaborado con los empleados de la SGAE en esta red.

Según la investigación, los empleados de la sociedad de autores cogían canciones de dominio público y les hacían pequeños arreglos, se las pasaban a los que se encontraban en las televisiones y estos últimos se dedicaban a emitirlas en programas nocturnos que no tenían apenas audiencia e incluso las ponían de modo que fueran imperceptibles para el oído humano. De este modo, las obras musicales generaban automáticamente derechos de autor a favor de las cadenas televisivas, lo que conllevaba que la SGAE tuviera que abonar un montante económico cada seis meses a los que estuvieran registrados como autores de esas canciones, que generalmente eran testaferros que tenían cuentas corrientes en el extranjero. Todos los miembros de la trama, por lo tanto, cobraban de este montante generado por la propiedad intelectual que creaban.

Los policías de la UDEV, que han detenido por ahora a 18 personas en el marco de esta operación, se están incautando de contratos, documentos contables, elementos vinculados a la relación entre la sociedad y las televisiones, escrituras sobre mercantiles creadas en el extranjero por si ha podido desviarse dinero o cualquier tipo de papel o dispositivo que demuestre la existencia de cuentas en paraísos fiscales a los que podrían haberse enviado ganancias. Pretenden los agentes demostrar de este modo la existencia de una red que manipulaba las obras musicales, las emitía para generar derechos de autor, cobraba los beneficios y luego se los repartía entre sus miembros.

Prado CamposPrado Campos
En paralelo a esta entrada y registro en la sede de la SGAE, dirigida por el Juzgado número 2 de Madrid, los agentes están accediendo a domicilios y sedes de los empleados que trabajaban en las televisiones con el fin de emitir del mencionado modo las canciones arregladas. En estas viviendas, los funcionarios buscan también documentación que apoye sus investigaciones, como los contratos que determinarían los momentos del día en que se difunden estas obras musicales, elementos que prueben quiénes son sus autores y documentación contable referida fundamentalmente al dinero que ha entrado procedente de la SGAE.

Los agentes, que comenzaron su investigación a raíz de la denuncia de autores y asociaciones que consideran víctimas de la organización delictiva, sospechan que esta trama ha podido estar funcionando durante los últimos cinco años, con lo que se encuentra absolutamente enraizada. No en vano, las entradas y registros se están llevando a cabo tanto en la sede madrileña de la sociedad de autores como en más de una docena de provincias en las que se encuentran los miembros de la trama. En concreto, la policía está en este momento desarrollando la operación en Barcelona, Zaragoza, Sevilla, Murcia, Mallorca, Badajoz, Tenerife, Cádiz, Valladolid, A Coruña, Guipúzcoa, Asturias y Madrid.

Al afectar a televisiones, la policía tiene previsto efectuar también casi una veintena de requerimientos judiciales a las cadenas, con el fin de que estas aporten también documentación relativa a contratos y contabilidad que permita a los agentes respaldar los elementos probatorios con que ya cuentan y demostrar la existencia de la trama que únicamente buscaba generar derechos de autor paralelos con el fin de cobrar de la SGAE por la propiedad intelectual. En concreto, la policía dirigirá los requerimientos contra Atresmedia, Mediaset, TVE, Telemadrid, Canal Sur, Aragón Televisión, Radio Televisión de Asturias, 7TV Murcia, Castilla-La Mancha Media, Castilla y León TV, ETB, Canal Extremadura, IB3, Canarias TV y TV3.

Tras saltar la noticia, la SGAE ha emitido un comunicado para aclarar que está colaborando en los registros de su sede con los agentes de la Policía Nacional que han accedido a la institución. "Esta actuación investiga una presunta trama de una serie de autores y editoriales vinculadas a diferentes televisiones de este país por aprovecharse del reparto de los derechos de autor televisivos en la franja nocturna, práctica conocida como 'la rueda", detalla la nota remitida a los medios, que añade que "la entidad está ofreciendo toda la información para ayudar en la investigación de unos hechos que datan de 2006 hasta 2011".

"La investigación no afecta a la SGAE como sociedad, sino a algunos de sus asociados (que son 120.000 en total) y a un extrabajador", subraya el mencionado comunicado de la institución, que agrega que la junta directiva actual "lleva años tratando de combatir este conflicto tanto en el frente judicial como a través de un proceso de arbitraje".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios