espaldarazo al camino elegido por los vascos

Alfombra roja para Urkullu y Puig en Bruselas; puertas cerradas para Puigdemont

El lendakari ha logrado ser el primer presidente de una región española al que le abren las puertas del despacho del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

Foto: El lendakari, Iñigo Urkullu (i), posa para los fotógrafos junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)
El lendakari, Iñigo Urkullu (i), posa para los fotógrafos junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)

Al más alto nivel. Así han recibido a Iñigo Urkullu en su visita hoy a Bruselas. El lendakari ha logrado ser el primer presidente de una región española al que le abren las puertas del despacho del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Algo que ya intentó anteriormente, sin éxito, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en 2016. Y que también ha logrado, según ha podido saber El Confidencial, el presidente valenciano, Ximo Puig, quien se verá con el político conservador en junio.

¿Un mensaje político de Bruselas ante la estrategia adoptada por los independentistas catalanes? Urkullu prefiere no entrar en ese debate. Pero sí cree que su encuentro con Juncker y, en una anterior visita, con su antecesor, José Manuel Durao Barroso, es un espaldarazo al camino elegido por los vascos. “Creo que hay una interpretación correcta en la UE de lo que es el sistema de autogobierno vasco y de su vocación europeísta”, ha asegurado Urkullu tras su reunión con Juncker.

Alfombra roja para Urkullu y Puig en Bruselas; puertas cerradas para Puigdemont

La cita le ha permitido abordar uno de los temas que más preocupan al presidente de la Comisión Europea: el futuro de los Veintisiete, una vez que Reino Unido abandone la UE. Y, dentro de este, Urkullu le ha plantado el encaje de las “naciones sin Estado” que, espera, logren un mayor protagonismo. Y sobre el Brexit también ha tenido oportunidad de hablar con el líder de los liberales en el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, quien también encabeza el grupo de trabajo europarlamentario para las negociaciones con Reino Unido.

Iñigo Urkullu, junto al comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. (EFE)
Iñigo Urkullu, junto al comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. (EFE)

Además, Urkullu se ha reunido con uno de los comisarios de los que está más pendiente el Gobierno español: el responsable de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. El lendakari no ha entrado en detalles sobre si ha abordado con el socialista francés la delicada cuestión de los Presupuestos españoles —un tema que Bruselas vigila con lupa y por el que Moscovici ha tenido encontronazos con el Gobierno español—. Pero sí que ha recalcado, según el lendakari, la importancia de la “estabilidad” en un momento en que la economía parece por fin remontar el vuelo.

Puigdemont no logra que le atiendan…

El trato recibido por Urkullu contrasta con el obtenido por Puigdemont en su visita a la capital europea en abril de 2016, cuando solicitó encontrarse con Juncker sin éxito. El propio 'president' aseguraría más tarde que "el objetivo” de su desplazamiento no había sido reunirse con nadie, aunque la portavoz de la Comisión Europea Mina Andreeva reveló que sí que habían recibido una petición de la Generalitat para organizar un encuentro. “Desafortunadamente, la agenda del presidente Juncker no permite [que se dé] esa reunión”, justificó la portavoz, sin dar más explicaciones.

Tampoco tuvo mayor éxito el presidente de la Generalitat el pasado mes de enero, cuando regresó a Bruselas para participar en una conferencia en el Parlamento Europeo en defensa de la celebración de un referéndum en Cataluña. En aquella ocasión, tampoco fue recibido por ningún representante comunitario, aunque desde su gabinete se explicó que no se había tratado de organizar ninguna reunión. Tampoco se vio a ningún alto cargo en su conferencia. Un vacío ante el que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, comentó que Puigdemont había recibido en Bruselas “el trato que se merecía”.

… pero Susana Díaz y García-Page sí

Mejor fortuna han conocido tanto la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, como su homólogo castellano-manchego, Emiliano García-Page, a su paso por Bruselas. “Es un problema de inteligencia: si se quiere conseguir algún objetivo en Europa, hay que hacerlo con las instituciones que están presentes", dijo en su momento García-Page, quien aludió a la importancia de la “lealtad constitucional” durante una visita en la que fue recibido por el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans. Díaz, por su parte, llegó con una cargada agenda a la capital europea, que incluía encuentros con buena parte de la plana mayor del socialismo comunitario: Moscovici, la vicepresidenta de la CE y jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, y el entonces presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, entre otros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios