Noticias de Navarra: Navarra oficializa la ikurriña y faculta a los ayuntamientos a colocar la bandera vasca . Noticias de España
derogará hoy la ley de símbolos

Navarra 'oficializa' la ikurriña y faculta a los ayuntamientos a colocar la bandera vasca

El Ejecutivo de Barkos deroga hoy la Ley de Símbolos y permite izar la ikurriña pese a que el Consejo de Navarra avisa de que puede "resultar contrario al ordenamiento jurídico”

Foto: Mosaicos de la ikurriña y la bandera de Navarra en apoyo a los encausados por colocar la enseña vasca en los Sanfermines de 2013. (EFE)
Mosaicos de la ikurriña y la bandera de Navarra en apoyo a los encausados por colocar la enseña vasca en los Sanfermines de 2013. (EFE)

La ikurriña puede ondear en Navarra sin impedimentos legales. El Parlamento de Navarra ha derogado este jueves la actual Ley de Símbolos, lo que faculta a las instituciones navarras a izar la bandera de Euskadi sin tener que estar expuestas a sanciones o prohibiciones. Los cuatro partidos que sustentan el Gobierno de Uxue Barkos (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra) han hecho valer su mayoría en la Cámara para dejar sin efecto la actual normativa sobre la utilización de emblemas que “excluye” el uso de banderas diferentes a las oficiales de la Comunidad Foral, esto es, la de Navarra, la de España, la de Europa y la de cada una de las entidades locales.

El pleno de esta mañana ha aprobado la proposición de ley foral presentada por el Ejecutivo de Barkos por la que se deroga la Ley 24/2003 de Símbolos de Navarra, despejando así el camino para la visibilización de la ikurriña a nivel institucional. El Parlamento da hoy el paso, si bien la medida entrará oficialmente en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Navarra, con el fuerte rechazo de la oposición, que denuncia la “falta de respeto institucional” a los símbolos navarros por abrazar una bandera ajena a esta comunidad.

La derogación de la ley se justifica, según se recoge en la proposición de ley planteada por el cuatripartito, en base a que la actual regulación “ha contribuido a un camino de enfrentamiento y prohibición de símbolos que eran mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales junto a los símbolos oficiales”. A este respecto, establece que “el camino de la exclusión y la prohibición de otros símbolos distintos a los oficialmente establecidos como navarros no soluciona nada”.

El Consejo de Navarra alerta de que derogar la ley “puede producir una situación de incertidumbre jurídica", ya que "no convalida" el uso de la ikurriña

En todo caso, la derogación de la actual normativa no libra a los ayuntamientos de tener que enfrentarse a posibles sanciones, ya que el Consejo de Navarra ha determinado que esta revocación “puede producir una situación de incertidumbre jurídica sobre la utilización de los símbolos en los edificios oficiales” de la Comunidad Foral. Es más, determina que la anulación de la ley “no convalida” la utilización de “banderas o símbolos distintos a los oficialmente establecidos como Navarra” y que “puede seguir siendo contraria al ordenamiento jurídico”.

Este órgano consultivo superior, encargado de asesorar al Gobierno de Navarra y de velar por el cumplimiento de la Constitución española, ha emitido un dictamen a las puertas de la celebración del pleno, realizado a instancias de la oposición, en el que alerta de que derogar la Ley de Símbolos no avala a la ikurriña, ya que “puede resultar contrario al ordenamiento jurídico”. Argumenta que, “desde el punto de vista jurídico”, la revocación de la actual regulación sin que exista una nueva normativa “puede afectar a la seguridad jurídica, pudiendo plantearse una nueva confrontación sobre la legalidad ordinaria de los acuerdos que puedan adoptar diferentes administraciones públicas respecto de la colocación o utilización de símbolos no reconocidos oficialmente como propios de la Comunidad Foral”.

Desde el “plano constitucional”, el Consejo de Navarra refleja que “nada impide” la derogación de la actual ley. Defiende que “es claro que no puede tacharse de inconstitucional” la propuesta del Ejecutivo de Barkos, ya que “su único efecto es derogatorio de una legislación previamente aprobada por el Parlamento de Navarra”. La valoración que emite, según deja constancia este órgano, obedece a “un punto de vista objetivo y técnico-jurídico, prescindiendo de cuestiones de mera opinión o políticas, y sin interferir en las competencias del Gobierno y del Parlamento”. Precisamente, desde esta consideración, advierte de la “situación de incertidumbre jurídica” que se puede producir.

No obstante, no ha habido unanimidad dentro del Consejo de Navarra, que está integrado por cinco miembros nombrados a propuesta del Parlamento foral, ya que uno de sus integrantes, la consejera secretaria Socorro Sotés, ha emitido un voto particular en el que defiende que la derogación de la ley avala la legalidad de la ikurriña, de modo que las entidades locales están facultadas para hacer ondear la bandera de Euskadi con todas las seguridades jurídicas. No piensan lo mismo los otros cuatro miembros, que aluden en el dictamen a anteriores pronunciamientos judiciales para poner en entredicho la seguridad jurídica.

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. (EFE)
La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. (EFE)

Entre esta jurisprudencia, este órgano alude a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de 2000 que determinó que la colocación de la ikurriña por parte del Ayuntamiento de Etxarri-Aranaz “violaba” la normativa entonces vigente, la Ley Foral de 1986 reguladora de los Símbolos de Navarra, y era improcedente igualmente por tratarse de una “bandera de una comunidad autónoma distinta”. El Consejo de Navarra también apunta a sentencias dictadas fuera de la Comunidad Foral, como la “relevante” del Tribunal Supremo de 2004 en relación a la colocación de la bandera de Euskadi en Treviño, en Burgos, y que aludía a la “indefinición administrativa del municipio” que propiciaba. También resulta “de interés” el pronunciamiento del pasado año del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco respecto a la colocación de la bandera republicana en el Ayuntamiento de Azkoitia. Conforme a esta sentencia, señala que “la colocación de una bandera no oficial mal se compadece con el principio de servicio con objetividad a los intereses generales, por cuanto supone tomar partido por determinada causa política”. En esta línea destaca la sentencia del Tribunal Supremo del 28 de abril de 2016, que deja constancia de que “no resulta posible la utilización de una bandera que no se identifique con la comunidad de ciudadanos que, en su conjunto, y con independencia de mayorías o minorías, constituye jurídicamente el referente territorial” de la Administración en cuestión.

Desde el “plano constitucional”, el Consejo de Navarra dice que “nada impide” derogar la ley, pero incide en la incertidumbre jurídica de izar la ikurriña

En base a estas y otras sentencias, el Consejo de Navarra rebate los argumentos del Gobierno de Barkos para habilitar la ikurriña, al sostener que “cabría decir que no se trata del ejercicio del derecho de libertad de expresión ni de limitaciones al pluralismo político, sino de la utilización, en los lugares legalmente habilitados para ello, de los símbolos en su condición de elementos representativos de pertenencia a una determinada colectividad”. Asimismo, ante los argumentos esgrimidos por el Ejecutivo foral en la exposición de motivos de la proposición de ley, se pregunta si la eliminación de la Ley de Símbolos “conlleva la autorización o el fin de la prohibición” del uso de banderas ajenas a las oficiales.

En su alerta sobre la situación de incertidumbre jurídica en la que quedan los ayuntamientos ahonda la oposición para rechazar la derogación de la Ley de Símbolos con vistas a habilitar la ikurriña. El presidente de UPN, Javier Esparza, asegura que el dictamen del Consejo de Navarra “supone un revés al sectarismo político, al interés partidista y a los postulados ideológicos del nacionalismo vasco”, ya que “se demuestra una vez más la inseguridad jurídica a que tiene sometida a Navarra” el cuatripartito. El líder de la formación regionalista denuncia la “obsesión” del Ejecutivo foral “por conseguir sus objetivos políticos a cualquier precio”. El PSN valora que el Consejo de Navarra pone de manifiesto que los ayuntamientos “no tienen competencias para decidir sobre la colocación de los símbolos oficiales”. En este sentido, la presidenta del PPN, Ana Beltrán, incide en que “no es legal” hacer ondear la ikurriña.

La oposición denuncia la “obsesión identitaria” del gabinete de Barkos, que también busca “imponer” el euskera en la Educación y la Administración

En un principio, el Parlamento de Navarra tenía previsto aprobar la derogación de la Ley de Símbolos el pasado 16 de marzo, si bien el debate se retrasó dos semanas para esperar al contenido del informe solicitado al Consejo de Navarra. Ahora, la oposición denuncia que el gabinete de Barkos no va a respetar el pronunciamiento de este organismo consultor y lo enmarca en la “obsesión identitaria” del Ejecutivo de Barkos, que también pretende “imponer” el euskera en la Educación y la Administración Pública, entre otras cuestiones. “No se puede gobernar a base de ideologías”, censuran los partidos.

Por su parte, el Gobierno navarro ha dejado en un segundo plano la advertencia del Consejo de Navarra para poner el foco en su pronunciamiento de que “desde el plano constitucional nada impide la derogación” de la Ley de Símbolos, tal y como enfatiza su portavoz, María Solana. Por el contrario, elude ahondar en el incierto escenario que se abre tras la supresión de la actual regulación. “Como no hay otro texto alternativo, ni una nueva ley ni una nueva norma, no es el momento del debate sobre una nueva norma que abra otros escenarios”, justifica. Además, se ampara en el voto particular de Socorro Sotés para hablar de posibles “escenarios distintos” (en plural).

UPN ya estudia las vías legales para impedir que la bandera de Euskadi ondee en los ayuntamientos

La derogación de la actual normativa deja sin Ley de Banderas a la Comunidad Foral, que mantiene como himno de Navarra el demoninado Himno de las Cortes "en tanto y cuanto no se apruebe una nueva Ley Foral de Símbolos". El Ejecutivo de Barkos defiende la derogación de la Ley de Símbolos para “permitir el desarrollo de una política democrática de tolerancia e integración” en lo relativo a las banderas, tal y como se recoge en la proposición de ley que será aprobada hoy en el Parlamento. A este respecto, apuesta por una nueva Ley Foral de Símbolos que “recoja todas las aspiraciones legítimas de la ciudadanía”. Hasta entonces, la incertidumbre penderá sobre los consistorios que izen la ikurriña, según ha establecido el Consejo de Navarra. De momento, UPN ya estudia las vías legales para impedir que la bandera de Euskadi ondee en Navarra.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios