el exportavoz centra ya su agenda en madrid

Errejón se pliega a Iglesias y acelera su cambio de diputado a rival de Cifuentes

La apresurada transformación del exportavoz en candidato por Madrid se está produciendo de manera silenciosa pero con determinación. Ya diseña estrategia electoral, con nueva agenda y perfil

Foto: Íñigo Errejón, durante un acto de la campaña interna de Podemos en Sevilla. (EFE)
Íñigo Errejón, durante un acto de la campaña interna de Podemos en Sevilla. (EFE)

El exportavoz de Podemos en el Congreso Íñigo Errejón se ha replegado —como mandaba el pacto que alcanzó con Pablo Iglesias tras la asamblea de Vistalegre II—, pero se trata solo de un paso atrás para emprender dos hacia delante en 2018, algo más de un año antes de que se celebren las elecciones a la Comunidad de Madrid, su próximo objetivo político, en el que ya centra esfuerzos. Un repliegue que ni siquiera supone alinearse con la nueva hoja de ruta impuesta por el partido, más allá de asumir el nuevo discurso en declaraciones públicas hasta no oficializar el salto, pues Errejón tendrá libertad total para configurar el equipo, el discurso y la estrategia con los que enfrentarse a Cristina Cifuentes.

Todo figura en los acuerdos posteriores a la segunda asamblea estatal, en la que no logró imponer sus tesis tras enfrentarse al secretario general. Fuera de los focos, sigue defendiendo el grueso de su estrategia populista y trabaja ya, ahora sin prisas y “tratando de descansar un poco”, según sus más cercanos colaboradores, para readaptar al campo de batalla madrileño, tanto municipal como autonómico, la hoja de ruta del errejonismo.

Transversalidad, mano tendida al PSOE, centralidad, marcos alejados de la izquierda tradicional y populismo como estrategia comunicativa y de 'marketing' político son sus principales mantras. De hecho, Madrid es un lugar propicio para desarrollar estas tácticas, pues encajan como un guante con la esencia del Gobierno liderado por Manuela Carmena y con el trabajo en la Asamblea de Madrid realizado por José Manuel López hasta su sustitución por Lorena Ruiz-Huerta.

Desde que Errejón fue sustituido en su cargo parlamentario, apenas se ha tomado licencias propias de la corriente estratégica, con resonancias en el peronismo argentino, que profesa. Precisamente, su única salida de tono respecto a la nueva hoja de ruta se produjo coincidiendo con la visita del presidente argentino Mauricio Macri al Congreso. Entonces no pudo resistirse a lanzar un guiño 'kirchnerista' muy bien recibido por la expresidenta: “A los que sufren los recortes de Macri, les decimos: aguanten, no aflojen que vamos a volver”.

El alegato cruzó el Atlántico convirtiéndose en pintada en el barrio de Colegiales (Buenos Aires). Además de ser profesor honorario de la Universidad Nacional de Lanús, también situada en Buenos Aires, sus lazos con el kirchnerismo y haber sido discípulo aventajado de Laclau le han granjeado una respetable imagen entre La Cámpora (alianza de militantes del peronismo de izquierdas).

Poco a poco, el ya precandidato para las elecciones autonómicas va creando agenda en clave madrileña, alternando temas de política estatal con otros del ámbito madrileño (hasta el momento, centrados en casos de corrupción) y marcando perfil propio en actos institucionales. Presencia destacada en los actos de conmemoración de los atentados terroristas del 11-M, junto al resto de representantes públicos de la comunidad o algunas intervenciones públicas de la alcaldesa Manuela Carmena, como un reciente desayuno informativo del Fórum Europa en que la regidora incluso le dedicó unas palabras. Preguntada por su futuro político, Carmena aseguró que tanto Rita Maestre como Íñigo Errejón podrían ser unos “buenísimos candidatos” al consistorio y la comunidad, respectivamente, destacando además que ambos son "excelentes y buenos".

El pasado fin de semana, encabezó junto a Pablo Iglesias el encuentro 'Rumbo 2020', en referencia al próximo ciclo electoral, que reunió al denominado 'Gobierno en la sombra' del partido. El análisis de la trama, el nuevo concepto fetiche de la formación, centró el grueso de los análisis, orientados a buscar métodos para desarticularla. Sin embargo, a medio plazo, fijará sus objetivos en preparar el terreno para las municipales y autonómicas de 2019, como antesala de las generales, en que la formación pretende "redoblar la apuesta" con Errejón a la cabeza.

Madrid es un lugar propicio para las tesis de Errejón, que encajan con el Gobierno de Carmena y la labor en la Asamblea hasta el cese de López

Tras un breve periodo de silencio —según personas de su entorno, de estudio, análisis y descanso—, el exportavoz ha seguido asentando las tesis de la corriente a la que da nombre, al igual que ciertas personas de su círculo. Sin demasiado ruido, pero con rotundidad, se comienzan a difundir los primeros artículos que defienden la utilización del concepto fetiche casta frente a la trama, su sustituto.

El populismo también se defiende en su versión más errejonista cuando viene al caso para analizar ciertas realidades, como el auge de Le Pen en Francia, por ejemplo; y en contra de la tesis pablista respecto a que Rajoy preside un “Gobierno fuerte” en el contexto de una crisis de Estado (lo cual condiciona buena parte de la hoja de ruta diseñada por el pablismo), los errejonistas defienden lo contrario (un Gobierno débil en un régimen fuerte), apoyándose en hechos como el fracaso del Ejecutivo con el decreto de la estiba.

Errejón se prepara para el segundo asalto a los cielos, en clave autonómica y con la mirada larga puesta en un relevo de la secretaría general

A este respecto, Errejón escribía recientemente que “parte de las dificultades en la fase actual tienen que ver con los retos que supone la guerra de posiciones en el Estado, cómo desplegarse, crecer y tejer un proyecto de país alternativo y confiable en un contexto de Gobierno débil pero de solidez de los aparatos administrativos del Estado. La crisis de régimen no es, y no parece que vaya a ser, crisis de Estado”. En el mismo texto, defendía las tesis centradas en priorizar la labor institucional con las que salió derrocado en la asamblea estatal: “En España, la victoria del cambio, y por tanto las transformaciones democráticas, de soberanía popular y justicia social, no vendrá solo de la impugnación 'desde fuera' del orden tradicional, sino de la construcción en el aquí y ahora desde las posiciones populares e institucionales conquistadas”.

Calcando el documento político de su candidatura en la lucha por controlar los órganos de dirección, en otro texto reciente defendía que la apuesta ganadora pasa por ofertar “un nuevo orden creíble, confiable y asequible”. Todo ello con interpelaciones “amplias y transversales”. El errejonismo, en términos de producción académica y de imagen, sigue vivo, preparándose para el segundo asalto a los cielos, en clave autonómica y siempre con la mirada larga puesta en un relevo a nivel estatal al que, tarde o temprano, Pablo Iglesias deberá dejar paso: en un máximo de cinco años según los estatutos, si no sufre antes un descalabro electoral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios