podemos debate su futuro en vistalegre II

Los errejonistas alimentan la teoría de la purga frente a las acusaciones de traición

Los afines a Errejón advierten que las "purgas" ya están en marcha en Madrid y el propio secretario político criticó este "mal camino". Las acusaciones son cruzadas en plena campaña interna

Foto: Los diputados de Unidos Podemos Íñigo Errejón y Pablo Iglesias (d), ayer, durante el pleno del Congreso. (EFE)
Los diputados de Unidos Podemos Íñigo Errejón y Pablo Iglesias (d), ayer, durante el pleno del Congreso. (EFE)

Los posicionamientos internos en Podemos no tienen visos de reconciliación en el corto plazo ni, mucho menos, de lograr consensos previos al congreso de Vistalegre II. Íñigo Errejón confirmaba este martes que llevaría su proyecto hasta el final por “valentía” y recalcaba que no tenía temor a las consecuencias, referencia a la posible destitución de sus cargos en caso de salir derrotado. Pablo Iglesias hará lo propio, buscando su reelección y la imposición de una hoja de ruta enfrentada a la de su número dos.

Todas las cartas están ya boca arriba y las campañas de cada sector se están llevando hasta las últimas consecuencias. Desde la corriente errejonista se está alimentado la teoría de la purga, mientras que los afines a Pablo Iglesias recuerdan sus supuestas traiciones y conspiraciones contra el secretario general. Un enfrentamiento en el que no falta la escenificación propia de estos procesos, pero que visibiliza tensiones que vienen de lejos y la disposición a competir mediante un pulso público para que las bases decidan dónde colocar a cada uno.

Los llamamientos de Pablo Iglesias para evitar la formación de corrientes, la última vez en la reunión del consejo ciudadano estatal del pasado sábado, y evitar así “posiciones irreconciliables” tras el congreso, se han combinado con invitaciones de sus afines, como Carolina Bescansa, para que Errejón encabezase una candidatura a la secretaría general. Errejón, por su parte, ha desestimado ambas proposiciones. La primera, porque dice no estar dispuesto a silenciar sus ideas "como se hace en otros partidos para no quedar fuera de la foto". La segunda, porque, por cuestiones estratégicas, centraría sus esfuerzos en competir con una lista al consejo ciudadano, y no a la secretaría general, que se vota por separado y reduciría sus posibilidades.

Los errejonistas alimentan la teoría de la purga frente a las acusaciones de traición

Entre medias, varios de sus afines han lanzado una campaña que hace hincapié en la intención de emprender una purga contra su sector. Un proceso que, acusan, el secretario municipal en Madrid está llevando ya a cabo. Primero fue el turno de dos consejeras municipales y con responsabilidades en órganos estatales que, a través de una carta abierta, señalaban directamente al secretario municipal, Jesús Montero, cercano a Pablo Iglesias, como ejecutor de su purga en la mesa de coordinación de Ahora Madrid. Este martes fue el turno de la responsable del área de Igualdad, que vinculaba el relevo de sus funciones a una purga por su posicionamiento político con el errejonismo.

Los referentes de este sector han contribuido a la difusión de estos casos, y el propio secretario político lo criticó ayer públicamente en rueda de prensa. Para Errejón, estas supuestas purgas son "un mal camino" y no responderían “a lo que ha votado la gente en nuestros procesos internos, que nos han dicho que caminemos juntos". Frente a ello, ha contrapuesto el modelo organizativo que defenderá en el congreso estatal, pues sería la forma de “evitar que estos comportamientos se den”.

Las acusaciones son cruzadas. Desde el sector pablista tampoco esconden, aun haciéndolo fuera de los focos, la supuesta traición de los errejonistas al líder del partido, a quien habrían pretendido desbancar. Para ello, habrían diseñado una minuciosa estrategia bajo el nombre de 'jaque pastor' y cuyo descubrimiento estaría detrás del cese del exsecretario de Organización Sergio Pascual, a quien Errejón ha recuperado para el equipo técnico que organizará Vistalegre II. Un extremo que algunos limitan al intento de derrocar al que fue secretario autonómico en Madrid Luis Alegre, tras las dimisiones en cadena de consejeros errejonistas para forzar la creación de una gestora.

El tono de las diferentes campañas no ha dejado de ir 'in crescendo' durante los últimos días, y lo que antes se dirimía en la esfera privada ahora se confronta de forma abierta y en público. En esta escalada, la diputada Tania Sánchez, que ya concurrió en la lista errejonista de las primarias madrileñas que lideró la portavoz en el ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, acusó de “chantaje” a Pablo Iglesias por vincular su continuidad al frente de Podemos con que se impusiese su hoja de ruta política en Vistalegre II. Unas acusaciones que Errejón rebajó, aun reclamando a Iglesias abandonar la “lógica plebiscitaria” y haciendo un llamamiento genérico a los dirigentes del partido a “estar a la altura”.

Pablo Echenique, acompañado por Carolina Bescansa. (EFE)
Pablo Echenique, acompañado por Carolina Bescansa. (EFE)

El secretario general, por su parte, ha pedido “respeto a los inscritos” como respuesta a las acusaciones de la diputada. “A mí me veis hablar duro de los adversarios, de los empresarios del Ibex 35 o los poderosos, pero en este proceso estoy obligado a cuidar el debate interno porque la gente no se merece un espectáculo con palabras gruesas, sino un Podemos en el que quepa todo el mundo, con espacio para pensar distinto y que el insulto no sea una lógica política entre compañeros”, lamentó.

El pulso del sector errejonista se remonta a varios meses atrás, y sus ensayos generales vienen de producirse los pasados meses de octubre y noviembre en los congresos autonómicos y municipales. Vistalegre II será el escenario de la batalla final que determine el peso interno de cada corriente. El papel de Errejón como secretario político y portavoz parlamentario, en caso de no imponer sus resoluciones políticas, sigue en el aire, pero Iglesias defiende cada vez más abiertamente la lógica de que esté al frente de Podemos quien gane y que quien pierda apoye las ideas mayoritarias desde posiciones no dirigentes.

Pese a los riesgos, Errejón no tirará la toalla y luchará por que su sector conserve, al menos, una considerable cuota de poder en la ejecutiva, debido a que todos los sistemas de votación propuestos son proporcionales y no excluyentes. La campaña de inscripciones que están llevando a cabo para que participe en esta asamblea el mayor número posible del electorado de la formación, donde el errejonismo cultivaría más apoyos que entre la militancia, es el as que guardan en la manga. Anoche, habían votado ya casi 100.000 inscritos en la consulta sobre el sistema de votación, donde se enfrentan, además de propuestas minoritarias, las asociadas a cada sector del partido. El resultado de esta primera fase del congreso dará algunas de las pistas sobre el desarrollo de Vistalegre II y los pasos a dar por los actores que se disputan el control del partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios