LO CONSIDERA FUERA DE LA LEGALIDAD PENAL

La Audiencia absuelve a Zapata al considerar "humor macabro" su tuit sobre Irene Villa

El tribunal considera que las manifestaciones del concejal del equipo de Manuela Carmena (Ahora Madrid) pueden ser "reprobables", aunque no desde el punto de vista del derecho penal

Foto: El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, durante el juicio (Efe).
El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, durante el juicio (Efe).

El tuit redactado por el concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, en el que hacía un chiste políticamente incorrecto sobre la víctima de ETA Irene Villa puede ser una manifestación de "humor macrabro", pero en ningún caso representa un delito de humillación a las víctimas. Esa misma conclusión -a la que previamente, llegó en tres ocasiones el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y la fiscalía de ese tribunal- es a la que llega ahora el tribunal que juzgó al edil el pasado 7 de noviembre y que lo acaba de absolver. Según los magistrados, las manifestaciones de Zapata en la red social Twitter, pueden ser "reprobables", pero en un "plano distinto al de la legalidad penal".

La asociación de víctimas Dignidad y Justicia solicitaba para el concejal un año y 8 meses de prisión por el delito de humillación a las víctimas del terrorismo por un tuit que escribió en 2011, cuatro años antes de ser elegido concejal y cuando era un ciudadano completamente anónimo, en el que manifestaba: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos".

El caso llegó a juicio por el empeño personal de dos magistrados de la Audiencia señalados por sus compañeros por su vinculación al PP, Enrique López y Concepción Espejel. Ambos obligaron al instructor del caso, Santiago Pedraz, a procesar a Zapata y a abrir juicio contra él después de que aquel archivara el caso en tres ocasiones, las dos últimas con el apoyo del fiscal. La decisión de los dos magistrados fue muy criticada por su compañero de tribunal, el progresista José Ricardo de Prada, que acusó a sus colegas de actuar únicamente por motivos ideológicos en un voto particular. Gracias a López y Espejel, Zapata nunca podrá negar que fue juzgado por un delito de terrorismo, aunque la sentencia les haya dado un fuerte revolcón al absolverlo y haya confirmado el criterio de Pedraz y el Ministerio Público.

En su resolución, la sección tercera de la Sala de lo Penal, formada por Alfonso Guevara, Antonio Díaz Delgado y Ángeles Barreiro, contextualiza ese comentario de Zapata en el marco de otros tuits en donde hablaba de distintos tipos de víctimas, como los judíos y la joven Marta del Castillo. Unos comentarios, que según los jueces, indican que más que humillar a las víctimas del terrorismo se trataba de debates "a modo de chistes macabros, utilizando la identidad de víctimas de hechos delictivos".

Zapata aseguró durante el juicio que ese mensaje fue uno más de la polémica que se suscitó en esa red social por el despido del cineasta Nacho Vigalondo del diario 'El País', por otro tuit humorístico sobre el holocausto. Esa declaración, manifestada durante la fase de instrucción, y el hecho de que la propia Irene Villa asegurara que no se sentía ofendida por el tuit, fue lo que llevó a Pedraz tres veces a archivar la causa al considerar que no existía intención de menospreciar a la víctima. Pero Espejel y López le obligaron a reabrirla en otras tres ocasiones.

La sentencia recuerda que el Supremo exige para el delito de humillación, que se produzcan actos que entrañen desprecio, descrédito o humillación de las víctimas del terrorismo y que en ningún caso encajarían dentro de la libertad de expresión; una situación que no concurre en el caso del concejal madrileño, "pues se trata de una frase que enlaza a la víctima Irene Villa con otras infortunadas por hechos delictivos que terminaron con sus vidas, pero de lo que no se percibe el ánimo injurioso, ante la falta de continuidad".

Una vez descartado el presupuesto de ofensa a la dignidad de las víctimas del terrorismo, la Sala descarta ponderar entre libertad de expresión o la dignidad de la víctima, como sostenía la acusación representada por Dignidad y Justicia. Los magistrados concluyen que los comentarios vertidos por Zapata seguramente "sean reprobables por la desafortunada selección de las víctimas de hechos delictivos que los protagonizan", pero "en otro plano, distinto al de la legalidad penal".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios