entrevista en 'vanity fair'

Fernández Díaz: "Las grabaciones están manipuladas; no dije la Fiscalía te lo afina"

El ministro admite que se reunió "con un magistrado que tiene como misión luchar contra el fraude" y que "lo lógico es que se hable de casos de corrupción de políticos catalanes"

Foto: Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior. (EFE)
Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior. (EFE)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, asegura en una entrevista concedida a la revista 'Vanity Fair' que las grabaciones que le hicieron en su despacho fueron "manipuladas" durante las conversaciones que mantuvo con el que fuera jefe de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso. "No digo 'la Fiscalía te lo afina', sino 'en fin", aclara el máximo responsable de las fuerzas de seguridad del Estado, en referencia a lo que le dijo a De Alfonso en una de sus entrevistas a cuenta de la investigación que estaba haciendo la Oficina Antifraude sobre unos nombramientos presuntamente irregulares, firmados por el que fuera consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, de dos cuñadas del también consejero Felip Puig

Según reveló el diario 'Público', que aún mantiene la grabación en su web, De Alfonso le dijo al ministro que el expediente sobre este asunto aún no estaba concluido, que sería conveniente esperar a que lo finalizara antes de sacarlo a la luz. Fernández Díaz -según interpretó el digital- respondió que "esto la Fiscalía lo afina, hacemos una gestión", lectura que ahora el ministro matiza y que, según este, quedaría así: "Esto la Fiscalía... en fin, hacemos una gestión". "Cualquiera que lo oiga se dará cuenta de que estaba manipulado", explica en la entrevista que publica hoy 'Vanity Fair' y en la que el ministro se ha negado a pronunciar cómo quedaría exactamente esa frase.

"Que me graben hace 20 meses y lo saquen en plena campaña está claro lo que pretende; pero es que no es sacarte una grabación, es sacarte una grabación, mañana otra... Preparadas y editadas, por tanto, manipuladas", asegura Fernández Díaz, quien añade que él "no ha querido" escuchar las conversaciones que se han publicado. "A ver si nos entendemos; lo pongo como un ejemplo, pero hay más manipulaciones. Y voy a decir una cosa: yo me reúno con un magistrado que tiene como misión luchar en el sector público catalán contra el fraude y lo lógico es que se hable de casos de corrupción que afectan a políticos catalanes", afirma en referencia a sus encuentros con De Alfonso.

El comisario José Villarejo, tras salir de una declaración judicial en el caso del ático de Ignacio González. (EFE)
El comisario José Villarejo, tras salir de una declaración judicial en el caso del ático de Ignacio González. (EFE)

El ministro recuerda que la Fiscalía del Tribunal Supremo ya se ha pronunciado sobre la posibilidad de que las conversaciones grabadas pudieran ser constitutivas de delito. "Cuidado. Es que a mí ERC y En Comú Podem me han denunciado [por prevaricación, relevación de secretos y tráfico de influencias] ante la Fiscalía, y el Síndic de Greuges [el defensor del pueblo catalán] ha enviado un informe. Y la Fiscalía ha dicho que no hay indicio de que yo haya cometido ningún delito. ¿Está claro? Por tanto, quien se tenía que pronunciar, que es la Justicia, se ha pronunciado", sentencia el ministro, que en un momento de la entrevista con 'Vanity Fair' se cierra en banda y se niega a comentar más aspectos de las grabaciones publicadas.

"No, no, no. No estoy dispuesto a hablar de unas grabaciones ilegales, así de claro. Es que yo no acepto la mayor, con todos los respetos. Analizar una conversación privada no es decente, argumenta Fernández Díaz, quien sí se presta a comentar las declaraciones del fiscal Pedro Horrach, quien en la misma revista dijo que el ministro debería estar cesado y encausado por el contenido de las conversaciones con De Alfonso. "Sí, sí, sé lo que ha dicho. Muy bien, me parece muy bien. Me quedo con lo que ha dicho la Fiscalía, así de claro. Yo voy a tener hacia él el mismo respeto que él no ha tenido hacia mí. Y me callo la opinión que me pueden merecer algunas de sus actuaciones. ¡Y punto! A partir de ahí, el fiscal Horrach puede cantar misa", apunta Fernández Díaz, quien también tiene palabras para el comisario José Villarejo.

Según el ministro, este agente encubierto -como él mismo se denomina- "no ha dicho" que trabajara en una unidad policial patriótica para investigar delitos de los independentistas. "¡Qué, qué, qué, qué policía patriótica! Miren, al comisario Villarejo, que se jubila el 4 de agosto, yo lo he visto dos veces y he hablado con él dos minutos. El 15 de diciembre de 2010 ascendió a comisario y ha sido inspector jefe y comisario con 11 ministros del Interior. Y lo que no estoy dispuesto es a que se diga que ha aparecido con el PP", resalta.

Sobre el fiscal Horrach: "Yo voy a tener hacia él el mismo respeto que él no ha tenido hacia mí; y me callo la opinión que me pueden merecer algunas de sus actuaciones""Yo no tengo interés en hablar de él, así de claro. Oye, perdonadme, es que si no, se termina esto, ¿eh? Vamos a ver, es que ascendió a comisario siendo ministro del Interior el señor Rubalcaba. Estaba adjunto a la Dirección Adjunta Operativa, en ese puesto me lo encontré y en ese puesto sigue. Y el 4 de agosto se jubila. Punto", insiste Fernández Díaz, visiblemente molesto por la interpelación. "Sé muy bien lo que se me ha preguntado. Digo, ¿yo he condecorado a Villarejo? [pregunta a su director de Comunicación, presente en la entrevista, que se lo confirma]. Yo he condecorado a multitud de policías. Me pasa la propuesta la DGP y yo firmo la resolución. No tengo la necesidad ni el deber de conocer a los 67.000 policías que existen", agrega airado antes de rechazar la existencia de la operación Cataluña, como bautizó Villarejo a esas investigaciones contra los independentistas.

"¿Qué es la operación Cataluña? A ver. ¿Qué es? No, no, no. Es que, perdonen, yo no puedo demostrar que no existe lo que no existe. Ni existe la policía patriótica ni la operación Cataluña", añade antes de que el entrevistador le recuerde que fue Villarejo quien habló en esos términos ante el titular del Juzgado número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, que instruye el caso Nicolay. "Bueno, pues se lo preguntan a él. No tengo ni idea ni me interesa ni es mi problema. ¿Está claro? Vale ya, vale ya. Una cosa es preguntar y otra es hacer un interrogatorio judicial, así que cuidadito", responde Fernández Díaz, que admite que se arrepiente de "haber confiado en algunas personas en las que quizá no tenía que haber confiado".

Rodrigo Rato visitó al ministro Fernández Díaz para denunciar las amenazas que estaba recibiendo. (EFE)
Rodrigo Rato visitó al ministro Fernández Díaz para denunciar las amenazas que estaba recibiendo. (EFE)

"Soy consciente de que he cometido errores, por supuesto. Tengo uno muy claro, pero no quiero airearlo. No es nada ilegal, pero es un error", reconoce el ministro, quien recuerda la muerte de los 15 subsaharianos en el perímetro del Tarajal de Ceuta al intentar entrar a nado desde zona marroquí como el momento más duro de su etapa al frente del ministerio. En ese punto, Fernández Díaz apela a una declaración de Felipe González, quien dijo que "el Estado se defiende también desde las cloacas del Estado". "Estoy convencido de que lo dijo no porque las cloacas estuvieran al margen de la legalidad, sino porque estaban de manera discreta; se tiene que actuar siempre desde la legalidad, pero la transparencia en ocasiones está reñida con la eficacia; no es fácil no caer en la transgresión del límite de la legalidad, que siempre tiene que preservarse", asegura.

"Se tiene que actuar siempre desde la legalidad, pero la transparencia en ocasiones está reñida con la eficacia; no es fácil no caer en la transgresión del límite de la legalidad"El ministro niega haberse postulado ni para presidente del Congreso ni para embajador ante la Santa Sede o el Congo, como se ha comentado, y admite ser miembro supernumerario del Opus Dei. Explica que en Las Vegas tuvo "una experiencia personal muy intensa" que provocó que su vida "empezara a cambiar". "Fue un punto de inflexión en mi vida", añade, para aclarar que fue en un viaje a la ciudad norteamericana cuando se convirtió. "Les recuerdo lo que dijo San Pablo en una de sus epístolas: 'Donde sobreabundó el pecado, sobreabundó la gracia'. Y yo digo: 'Donde seobreabundó el pecado, en Las Vegas y en mí, sobreabundó la gracia'", añade el ministro, quien también relata en la misma revista la visita que le hizo Rodrigo Rato

"A mí Rodrigo Rato me pide verme, me dice que es un tema que le afecta personalmente, se va a ir de vacaciones, y tiene que ver con algunas amenazas que estaba recibiendo. Le atendí y por eso comparecí en el Congreso, porque el PSOE presentó una denuncia que la Fiscalía General del Estado archivó. ¡Si llego a saber que por recibirlo iban a montar ese follón!", reflexiona en voz alta antes de justificar por qué le permitió la visita a él y no a otro ciudadano que se sienta amenazado. "Si un señor que ha sido vicepresidente del Gobierno, director ejecutivo del FMI y ministro de Hacienda pide verme, tengo que recibirle. Que mi director de gabinete lo hubiera atendido habría sido una falta de respeto. Debe haber proporcionalidad entre quien pide verte y quien recibe", asegura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios