Obama: EEUU trabajará con el Gobierno de España, "sea cual sea", de forma "eficiente"
  1. España
VISITA EXPRÉS DEL PRESIDENTE NORTEAMERICANO A ESPAÑA

Obama: EEUU trabajará con el Gobierno de España, "sea cual sea", de forma "eficiente"

El presidente de EEUU y el jefe del Ejecutivo en funciones se reúnen durante cerca de una hora en La Moncloa. Obama felicita a Rajoy por la política económica, pero le avisa de la desigualdad

Mariano Rajoy puede sentirse medianamente satisfecho con la visita relámpago de Barack Obama. El presidente norteamericano mostró plena simpatía y cordialidad con él y le felicitó por su política económica, que ya está "dando resultados", aunque le avisó de los males de la desigualdad, en los que debe poner más empeño. Pero no quiso interferir más de la cuenta en la política interna, porque la relación entre los dos países "no depende del partido que ocupe el poder" y "sea cual sea" el Gobierno que logre formarse en España, los dos Ejecutivos seguirán trabajando de forma "eficiente".

Fue a las 14.02, con un retraso de unos 12 minutos sobre el programa oficial, cuando el coche de Barack Obama se detuvo en las escalinatas del palacio de la Moncloa, procedente a su vez de su entrevista con el rey Felipe VI en el Palacio Real de Madrid. Rajoy bajó los peldaños para recibirle. Sonrisa amplísima de los dos mandatarios, saludos a la prensa y fuerte apretón de manos. Tras el brevísimo posado, el presidente de Estados Unidos le pasó la mano por la espalda al jefe del Ejecutivo en funciones y ambos penetraron ya en el recinto gubernamental, directos a su reunión, que se prolongó durante alrededor de 50 minutos.

Mariano Rajoy recibe al presidente Barack Obama en La Moncloa tras el encuentro con el Rey

El Gobierno consideraba que esta visita oficial de Barack Obama, la primera en España en 15 años de un presidente de Estados Unidos y la última del líder demócrata a un país europeo, se trataba de un "gesto de amistad" hacia nuestro país. Obama cumplía así el compromiso de desplazarse a España antes de finalizar su segundo y último mandato, tal como trasladó a Rajoy en el Despacho Oval en la visita que este hizo a Washington en enero de 2014.

[Todas las fotos del viaje de Obama a España]

La familiaridad de los dos mandatarios se notó en cada gesto de ambos. Obama agradeció la "bienvenida" y la "hospitalidad" con que había sido acogido -y también su mujer, Michelle, y sus hijas, que visitaron el país hace unos días-, y subrayó la relación de "amistad" y la "alianza" que une a los dos países, aparte de los intereses compartidos en cuestiones económicas y de seguridad, en "valores e ideales".

El mandatario estadounidense advierte de que España "debe seguir mejorando" en la creación de oportunidades para los jóvenes y en la integración

"Felicito al primer ministro Rajoy y al pueblo español por los avances económicos que han hecho. Ha sido un periodo complicado, un camino difícil de recorrer, pero muchos de los cambios efectuados están empezando a dar fruto", a "dar resultados", recalcó Obama. Añadió que es importante que, en la salida de la crisis, el Gobierno español "debe seguir mejorando" en la creación de oportunidades para los jóvenes y en "asegurarse que la economía integre" a toda la sociedad. Un pequeño correctivo que rebajaba un poco la nota al Ejecutivo. La lucha contra la desigualdad estuvo presente en varios pasajes de su comparecencia ante los medios, de casi 40 minutos -mucho más tiempo de lo programado, apenas diez minutos- en la sala Tàpies del complejo de La Moncloa.

Barack Obama: “La relación entre Estados Unidos y España es sumamente fuerte”

El presidente estadounidense relató que su encuentro con Rajoy llega en un momento difícil, "donde hay muchos desafíos para Europa y y para el resto del mundo, que se está integrando rápidamente y presenta enormes oportunidades", pero en el que no se asegura que haya "la inclusión" de toda la sociedad en el desarrollo económico. La entrevista llega también, reseñó, cuando sigue la crisis de refugiado y la UE estudia cómo reencauzar sus relaciones con el Reino Unido tras el Brexit. "La buena noticia es que la relación entre Estados Unidos y España es sumamente fuerte y hemos podido trabajar conjuntamente" en asuntos importantes, se congratuló.

Obama no se inmiscuye en sus elecciones

En la comparecencia conjunta, los dos Gobiernos pactaron el formato: sólo un periodista de cada delegación podía formular preguntas a los dos mandatarios. A Obama se le inquirió, lógicamente, por el proceso de formación de gobierno en España. El presidente de EEUU se dejó llevar por la prudencia. "No es mi trabajo resolver las negociaciones", previno. Tampoco Rajoy, aseguró, "entró en detalles" durante su diálogo de hoy domingo sobre el estado de las conversaciones. "Aunque es importante para nosotros que tengamos un Gobierno español estable y que funcione bien, la naturaleza de la relación, los nexos entre Estados Unidos y España, no dependen del partido que ocupe el poder", señaló. Y agregó: "Estoy muy convencido de que, sea cual sea el Gobierno que surja [de las negociaciones], trabajaremos de forma eficiente".

"La naturaleza de la relación, los nexos entre Estados Unidos y España, no dependen del partido que ocupe el poder", asegura Obama en su comparecencia

Obama no quiso comentar si le preocupaba la tardanza en la formación de gobierno en España -sólo deseó "suerte al primer ministro" Rajoy-, como tampoco quiso opinar sobre las elecciones presidenciales en su país, que se celebrarán en noviembre, y que enfrentan a la demócrata Hillary Clinton -su compañera de partido, y a la que ha respaldado- y al republicano Donald Trump. "Sí diré que tengo mucha confianza en el pueblo estadounidense, su generosidad, su sentido común y sus valores. Aunque el proceso político allí es complicado -hay mucha retórica, está dominado por demasiado dinero y es demasiado largo, el pueblo reconoce a fin de cuentas la importancia que tiene el cargo de presidente, y creo que se tomarán la decisión muy en serio". Si su sucesor es republicano, podrá haber "diferencias en la política exterior", pero aun así habrá "intereses de fondo" comunes que se preservarán como la lucha contra el terrorismo o la alianza atlántica.

Obama dice que EEUU trabajará con "cualquier Gobierno" que se forme en España

Rajoy también se refirió a la compleja investidura que tiene por delante, para la que aún no tiene asegurados los apoyos, ya que no ha tejido ningún acuerdo y el PSOE, en caso de que sea necesario, no le ha prometido en ningún caso la abstención. El presidente en funciones le trasladó a Obama que hará "todos los esfuerzos que sean necesarios para formar gobierno a la mayor celeridad posible". Ya fue una "mala noticia" tener que repetir las generales, pero ir a unas terceras generales, como está otra vez en el ambiente, sería una "broma de mal gusto" que afectaría a la economía doméstica y dañaría el "crédito" del país, "dentro y fuera".

Las prioridades del presidente

Lo que no le contó Rajoy es cómo pretende sacar adelante su reelección, porque no entraron "en detalles" durante su conversación. Pero sí va a plantear a sus interlocutores que hay tareas "urgentes" que llevar a cabo, como aprobar el techo de gasto y los Presupuestos de 2017 que permitan continuar "con la senda de crecimiento", o forjar un "gran consenso" sobre política europea a cuenta del Brexit o de la crisis de refugiados. En suma, sus preocupaciones de cara al futuro son cinco: el empleo, el "mantenimiento del Estado del bienestar", la lucha contra el terrorismo, la defensa de la "unidad de España" y la articulación de una política exterior y de defensa compartida. "Ya llevamos mucho tiempo con un Gobierno en funciones, lo que no ha afectado a la situación económica, pero no debemos jugar con fuego", advirtió.

Rajoy traslada a Obama que hará "todos los esfuerzos necesarios" para que haya un Ejecutivo cuanto antes. Repetir elecciones sería una "broma de mal gusto"

El presidente en funciones se mostró convencido de que "todo el mundo actuará con responsabilidad", que "pronto habrá Gobierno" y que se preservará el acuerdo sustancial entre las dos principales fuerzas políticas en torno a asuntos nucleares como la defensa, la política exterior o la relación con Estados Unidos, que se va a mantener "sea cual sea" el resultado de las negociaciones. Ha habido "en algún momento alguna discrepancia puntual", convino Rajoy, pero la "inmensa mayoría de las decisiones" en estos tres campos son producto de un "acuerdo muy mayoritario".

Barack Obama dice que las medidas de recuperación "empiezan a dar fruto" en España

Los dos mandatarios fueron preguntados por el auge de los populismos. Obama reconoció que hay "conexiones entre los impulsos y voces populistas en EEUU y lo que pasa en Europa", y puso como ejemplo el Brexit o los "partidos que han ido surgiendo" en algunos países del Viejo Continente. El presidente de EEUU subrayó que si la globalización a nivel mundial "no es equitativa y simplemente ayuda a las élites", quedando ciudadanos "rezagados", aumenta la desigualdad y se crea un caldo de cultivo para el crecimiento de un "populismo bruto, crudo, que divide y no favorece a nadie".

Pero si la globalización se hace de tal modo que se equilibra la balanza, de forma que se combata la desigualdad, haya salarios "justos" y bienestar social, esa corriente, vaticinó, menguará. Rajoy, igual que había hecho su homólogo con él, no quiso interferir en las elecciones americanas y en la popularidad del candidato republicano, Donald Trump: será presidente "quien diga el pueblo americano". Pero gane quien gane, dijo, las relaciones "serán buenas" y se mantendrán como hasta ahora, puesto que los países "están por encima de las personas" y hay "mucho trabajo conjunto por delante".

Brexit, Cuba, Colombia o Venezuela

La cancelación parcial del viaje de Obama a España -que incluía un paseo por el centro histórico de Sevilla-, consecuencia del tiroteo de Dallas que costó la vida a cinco policías, ha hecho que la audiencia en el palacio de la Moncloa se adelantase a este domingo, ya que por la noche, tras un saludo a las tropas en Rota (Cádiz), vuela rumbo de regreso a EEUU.

Obama advierte de que si la globalización no es equitativa y ayuda sólo a las élites, aumenta la desigualdad y crece un "populismo bruto, crudo"

Los dos mandatarios analizaron la situación económica de España -Rajoy sacó pecho de sus datos macroeconómicos, del crecimiento del empleo y de la superación de "muchos desequilibrios", hablaron del Brexit y de la postura "constructiva" que defiende Madrid, de la crisis de refugiados, de las relaciones bilaterales ("magníficas desde todos los puntos de vista", elogió el jefe del Ejecutivo en funciones), de Cuba y del "optimismo de cara al futuro", del proceso de paz en Colombia y de la "inquietud" por Venezuela, en palabras del líder demócrata.

Foto: El Rey recibe a Obama en el Palacio Real. (Reuters)

El Ejecutivo quiere que se amplíen los lazos entre España y EEUU, que vayan más allá de las parcelas tradicionales, la defensa y seguridad, para profundizar, por ejemplo, en los intercambios comerciales, que han aumentado "consistentemente" en los últimos años -en 2014 la tasa de cobertura fue del 103,2% y en 2015, del 88,8%, según datos facilitados por La Moncloa-. Asimismo, el 'stock' de inversión de España en EEUU continúa creciendo (casi 68.000 millones de euros en diciembre de 2014), igual que el turismo americano en nuestro país (en 2015, 1.220.000 turistas estadounidenses lo visitaron, un 23% más que el año anterior). Además, hay una fuerte presencia de empresas americanas en España y más compañías españolas que se instalan en EEUU.

Rajoy a Obama: "Haré todos los esfuerzos para formar gobierno cuanto antes"

Encuentro con Sánchez, Iglesias y Rivera

La rueda de prensa de ambos, sentados en sus respectivos sofás blancos, y acompañados por el jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, y el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, concluyó a las 15.31. Los dos se dieron un fuerte apretón de manos, saludaron a los periodistas congregados en la pequeña sala Tàpies (unos 15 por delegación) y salieron del recinto. Desde La Moncloa, Obama se trasladó a la base aérea de Torrejón de Ardoz. Antes de volar hacia Rota (Cádiz), se entrevistó brevemente con los secretarios generales de PSOE y Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

El líder socialista fue el último en ser recibido por Obama, al ser el representante del partido de la oposición con más escaños. Ambos hablaron de baloncesto, del Brexit y de las relaciones bilaterales. Con Iglesias, el presidente americano departió sobre política europea y EEUU. El líder de la formación morada le comentó su afinidad con el senador demócrata Bernie Sanders -vencido en las primarias por Hillary Clinton- y le regaló un libro (con dedicatoria manuscrita en inglés) sobre la Brigada Lincoln que luchó en la Guerra Civil española. Rivera le explicó la situación política española, en la que C's busca "estabilidad" y le manifestó su intención de acudir a la convención demócrata del 27 y 28 de julio en Philadelphia.

Barack Obama: "Volveré. Definitivamente, volveré a España"

Un jamón y su jamonero, una caja de cristal con firma y una vuelta a España segura

Barack Obama no se lleva de vuelta a Estados Unidos sólo una edición especial en inglés del Quijote, regalada por el rey Felipe VI. Mariano Rajoy, según fuentes de La Moncloa, le obsequió con un jamón, con su correspondiente jamonero y su cuchillo.

El presidente norteamericano, a su vez, regaló al jefe del Ejecutivo en funciones una caja de cristal con el escudo de EEUU y con la firma de Obama grabada en su interior. Al comienzo y al final de su reunión, de unos 50 minutos, el mandatario pudo saludar a la mujer de Rajoy, Elvira Fernández.

Rajoy subrayó que Obama es un "buen amigo de España y de los españoles, una persona comprometida y sincera" y con el que su Gobierno ha colaborado "muy a gusto". "Estaríamos encantados de que volviera a España cuando le parezca oportuno", porque será "bien recordado y recibido". 

No hacía falta que se lo dijera. "Volveré. Definitivamente volveré a España", prometió Obama. Pero ya lo hará como expresidente, porque a fin de cuentas su mandato concluye en enero de 2017, pasadas las elecciones presidenciales de noviembre. Ya estuvo en nuestro país hace muchos años, en 1988, cuando vino de mochilero

España, dijo, es un país "hermoso", que le encanta por su comida, su cultura, su gente, el clima, es algo "irresistible". También agradeció la "extraordinaria hospitalidad" y el trato a su familia. "Además, a Michelle [su mujer] y a mis hijas [que estuvieron en España hace muy pocos días] les encanta este país. Las chicas cada vez viajan menos con nosotros, pero si les decimos que se vengan a España, seguro que se animan...", bromeó. 

Obama mantuvo en todo momento un tono simpático, tranquilo, un semblante sonriente. No tenía papeles delante, a diferencia del presidente español. Se explayó cuando la prensa americana y la nacional le preguntó por los disturbios de Dallas, el caso de los mails de Hillary Clinton o la gobernabilidad de España. Sus respuestas fueron más largas y argumentadas que las de Rajoy, más aficionado al fogueo rápido y a las contestaciones lacónicas, cuando no a dar largas cambiadas para rehuir cuestiones incómodas.  

La Moncloa imitó el estilo de otros contactos del presidente americano con la prensa. Como si la sala Tàpies fuera un remedo del Despacho Oval de la Casa Blanca. Los dos sentados, micrófonos sobre la mesa, ventana al fondo y un 'pool' de periodistas y cámaras (unos 15 por delegación) que podía formular una pregunta por país. 

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Barack Obama Terrorismo Populismo Gobierno de Donald Trump Hillary Clinton Albert Rivera Pablo Iglesias Ciudadanos Crisis de los refugiados Unión Europea Turismo Brexit Noticias de Podemos Terrorismo islamista Dallas Tiroteo Pedro Sánchez PSOE Rey Felipe VI Moncloa España Estados Unidos (EEUU) Partido Popular (PP) Mariano Rajoy Resultados Elecciones Estados Unidos 2016
El redactor recomienda