la víctima fue concejala en boadilla

Un imputado de la trama Gürtel, denunciado por acoso y amenazas a su exmujer

Tomás Martín Morales, ex alto cargo en Boadilla del Monte, está acusado de cobrar comisiones por amañar contratos. Aunque asegura que todo es falso, el juez le ha impuesto una orden de alejamiento

Foto: Tomás Martín Morales. (Youtube)
Tomás Martín Morales. (Youtube)

El juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Móstoles ha dictado una orden de alejamiento para que César Tomás Martín Morales, imputado en la trama Gürtel, no se acerque a menos de 500 metros de su exmujer, Rosalía de Padura, que fue concejala en el Ayuntamiento madrileño de Boadilla del Monte. Ella le ha denunciado en varias ocasiones por acoso, amenazas y agresiones, aunque el abogado de él asegura que todo es falso, que ella ya ha sido condenada por coacciones y que todo se debe a un divorcio complicado "que se ha llevado a lo penal". Martín Morales, que ocupó cargos de responsabilidad en el Consistorio de Boadilla, está acusado de cobrar comisiones de la trama a cambio de amañar varios e importantes contratos.

Tomás Martín Morales es uno de los principales imputados en la pieza de Boadilla del Monte que la Audiencia Nacional aún instruye dentro del caso. En 2007 fue nombrado por el exalcalde Arturo González Panero, también imputado, director general del Ayuntamiento, un cargo que motivó una denuncia de la oposición porque por ley un Consistorio como Boadilla, con su número de habitantes, no podía tener en su organigrama ese cargo. También fue consejero de la Empresa Municipal de la Vivienda de Boadilla y para algunos era el verdadero alcalde en la sombra. Está acusado de cobrar 193.000 euros en sobornos y de cinco delitos: blanqueo, cohecho, malversación de fondos públicos, prevaricación y asociación ilícita. El juez le puso una fianza de 1,5 millones de euros.

En una de las denuncias ante la Guardia Civil, ella asegura que ha recibido una llamada diciéndole que le queda una semana de vida

Rosalía de Padura ha puesto varias denuncias por amenazas y agresiones, no solo hacia ella, sino también hacia su madre. Además, ha puesto otra denuncia porque cree que su exmarido le ha 'hackeado' el ordenador. Las últimas se presentaron en la primera semana de septiembre, en el juzgado de instrucción número 3 de Móstoles. "Ha jurado delante de muchos testigos que me iba a hacer la vida imposible y lo está cumpliendo. Ya pegó a mi madre una vez y le dijo a mi hija que a ver si se moría o habría que darle un empujoncito", reza una denuncia puesta ante la Guardia Civil el 7 de septiembre. "He recibido una llamada a mi móvil desde un teléfono oculto diciéndome que me queda menos de una semana de vida", relata en otra denuncia del 1 de septiembre.

A preguntas de El Confidencial, Rosalía de Padura prefiere no hacer comentarios por respeto a sus tres hijos, aunque confirma que ha puesto las denuncias. "Solo quiero que mi expareja me deje en paz y que pague la manutención de sus hijos". El 10 de septiembre, el juzgado de violencia sobre la mujer número 1 impuso la orden de alejamiento y prohibió a Martín Morales cualquier tipo de comunicación con su exesposa. Lo hizo por "un presunto delito de hostigamiento", ya que la denunciante ha "recibido 60 'mails' en un plazo de mes y medio, habiendo generado una situación de tensión y desasosiego a la denunciante". La orden de alejamiento es, de momento, una medida cautelar.

"Un divorcio complicado"

El abogado de Martín Morales asegura que todo es falso, y que lo que se está tratando aquí es "un divorcio complicado que se está llevando a la vía penal por motivos espurios". Rosalía de Padura ya solicitó una primera orden de alejamiento en junio de 2015, que fue rechazada. "La señora Padura no pudo aportar ningún informe médico de maltrato, ni físico ni psicológico. La denuncia que puso en junio dio lugar a las diligencias número 128/15, que fueron archivadas el 9 de junio", explica el letrado de Martín Morales.

Según la documentación aportada por el abogado, "el fiscal ya informó sobre el sobreseimiento de la causa, resaltando que en las declaraciones subyace una situación de familia rota en pleno proceso de divorcio, con alto grado de conflictividad entre las partes por temas económicos, que deben solventarse ante la jurisdicción civil". La defensa de Martín Morales argumenta que actualmente el juzgado no está instruyendo un caso de violencia de género, sino de hostigamiento. "El auto del juez del primer archivo resalta que ni existen testigos, ni partes médicos ni datos objetivos que avalen el maltrato".

El exalcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, también imputado. (EFE)
El exalcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, también imputado. (EFE)

“La orden de alejamiento solicitada en junio y la actual obedecen a motivos puramente económicos. Además, la señora Padura está imputada en dos procesos penales por agresión física a nuestro cliente: en el de instrucción nº 1 de Móstoles por un puñetazo; y en el de instrucción por una patada”, concluye el abogado de Martín Morales. "Yo soy la víctima, y lo puedo demostrar. También estoy condenada por coacciones porque puse un cerrojo en casa para que no entrara. Porque tenía miedo. También dice que le he pegado y que le he intentando envenenar con veneno en la leche de soja", explica Padura. El 9 de julio, el juzgado de instrucción número 5 de Móstoles condenó a seis días de arresto domiciliario a Rosalía, condena que no es firme al estar recurrida.

En el principio de la causa

La Audiencia Nacional está ultimando ya la instrucción de la pieza de Boadilla del Monte, el municipio que fue epicentro de la trama. En esta pieza, Martín Morales ocupa un papel destacado. Era uno de los 31 nombres que aparecían en la primera denuncia de la que nació el caso: "Amigo y facilitador de Francisco Correa en Arganda del Rey y después en Boadilla del Monte, se habla de él a lo largo de las cintas, tipo peligroso por avaricioso, instigador de la grabación del vídeo contra Arturo, alcalde de Boadilla. Declaró en el caso Bormujos, pueblo andaluz donde se intentó un soborno para conseguir un tránsfuga que permitiera la aprobación de un cierto plan urbanístico conveniente para una serie de gente".

La denuncia prosigue: "Como consecuencia del chantaje por el vídeo en el que aparece Arturo recibiendo dinero, este lo ha nombrado director general del Ayuntamiento y vicepresidente y consejero delegado en la Empresa Municipal del Suelo y Vivienda de Boadilla del Monte. El consejo de administración de esta empresa municipal delegó todos los poderes en el consejero delegado". Antes de llegar a Boadilla del Monte, Martín Morales fue alto cargo del exregidor de Arganda del Rey Ginés López, también imputado.

Tomás Martín Morales está acusado de cinco delitos en el caso Gürtel: blanqueo, cohecho, malversación de fondos públicos, prevaricación y asociación ilícita

Apartado ya de la vida política tras su implicación en el caso, Martín Morales acaba de publicar el libro 'El divorcio hoy' (RBA Ediciones), donde relata todo tipo de consejos legales para las parejas que quieren separarse. Asegura que es "especialista en procesos de empresa familiar como abogado experto en liquidaciones societarias, quiebras de empresas familiares y conflictos derivados o vinculados a separaciones y divorcios de empresarios y profesionales. El equipo de César Tomás Martín ha representado en cientos de divorcios a multitud de cónyuges, muy especialmente en casos complejos y de notable dificultad".

Ya escribió otro libro: 'Ser empresario: secretos para convertirse en un empresario de éxito en el siglo XXI', una guía que ayudaba a "adquirir un grado máximo de autoconfianza, seguridad personal y profesional, y a lograr las dotes de comunicación necesarias para triunfar en entornos hostiles". Martín Morales aparece como socio director del bufete Velázquez Abogados y presidente de la Asociación Nacional de Abogados Matrimonialistas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios