Es noticia
Menú
Hollande advierte a Mas tras reunirse con el Rey: "El nacionalismo es la guerra"
  1. España
emulando a miterrand

Hollande advierte a Mas tras reunirse con el Rey: "El nacionalismo es la guerra"

Es la primera vez que los mandatarios de Francia y Alemania comparecen conjuntamente en Estrasburgo desde el histórico discurso de Helmut Kohl y François Miterrand tras la caída del muro

Foto: El Rey Felipe VI, Angela Merkel y François Hollande. (EFE)
El Rey Felipe VI, Angela Merkel y François Hollande. (EFE)

Aunque no ha dicho su nombre, las palabras del presidente de la República francesa parecíandedicadas a Artur Mas."El nacionalismo es la guerra", ha dicho, recordando el viejo discurso de Mitterrand pronunciado hace ahora 26 años en una Europa muy distinta.

Y ha añadido una coletilla de cosecha propia: "El secesionismo lleva aldeclive". Las palabras del mandatario llegabandespués de la reunión privadaque ha mantenido con el rey Felipe VI y la canciller alemana, Angela Merkel, tal y comoadelantó El Confidencial.

"¿Queremos regresar a un orden antiguo o preferimos vivir de forma voluntaria en un entorno coherente? Yo ya he hecho mi elección", lanzaba al aire el presidente del Elíseo.

Así, Hollande ha admitido que ante cada crisis "se manifiestan los temores" y existe "tentación de repliegue nacional en cada ocasión que se presentan desafíos". "No hay nada más vano que cerrarse en sí mismo", ha expresado el presidente francés, antes de advertir de que el soberanismo "es el declive".

En un sentido parecido se ha pronunciadola canciller alemana, que ha recordado que "lo importante es ir haciamás Europa y no haciamenos"."Ahora tenemos más Europa. Hemos aprendido lecciones de nuestra historia", ha afirmado Merkel, para después expresar que Europa puede conseguir "muchas cosas" si se mantiene unida.

Era la primera vez que los líderes de Francia y Alemaniacomparecían conjuntamente en Estrasburgo desde que François Miterrand y Helmut Kohl se vieran las caras tras la caída del muro de Berlín. Otra momentoclave para el futuro de Europa.

"No supimos ver a tiempo la crisis de los refugiados"

Como no podía ser de otro modo, y más allá de mensajes velados para el presidente de la Generalitat,la crisis migratoriaha centrado el parlamento de ambos mandatarios.

La canciller, convertida en la nueva "madrina" de los refugiados, ha elaboradoun emotivo discurso afirmando que la normativa de la UE sobre asilo ha quedado "obsoleta" y abogando por un nuevo sistema de reparto equitativo y justo de los refugiados entre los estados miembros, a raíz de una crisis que, advirtió, transformará Europa profundamente.

La líder de la CDU ha abogado por atacar el problema desde el origen: "Hay queir a las causasque fuerzana millones de personas a abandonar sus países. Hay quearrancar el mal de raíz, ver por quéhuyen", ha apuntado. Además, la cancillerha insistido en que las acciones nacionales no son una solución y ha instado a los estados miembros a "cerrar filas" en torno al nuevo sistema de cuotas.

Por su parte, el presidente francés ha instado a la Unión Europea (UE) a actuar para evitar una "guerra total" en Siria que podría desestabilizar toda la región de Oriente Medio y acabar llegando incluso a "territorio europeo".Hollande ha apuntado la importancia de colaborar con Turquía. "Turquía debe ser ayudada si queremos que nos ayude a nosotros. Si no lo hacemos, los refugiados vendrán inexorablemente", ha indicado.

En cualquier caso, ha dado la bienvenida a la propuesta de la Comisión Europea para reubicar a 160.000 demandantes de asilo y nocargar a países como Grecia e Italia con toda la responsabilidad. Hollande ha lamentado que Europa"tardaratanto" en entender lo que estabapasando en Oriente Medio y en África. "No supimos dar ayuda a tiempo", ha sentenciado.

Aunque no ha dicho su nombre, las palabras del presidente de la República francesa parecíandedicadas a Artur Mas."El nacionalismo es la guerra", ha dicho, recordando el viejo discurso de Mitterrand pronunciado hace ahora 26 años en una Europa muy distinta.

El redactor recomienda