detenida este martes en francia

Iratxe Sorzabal Díez, alias 'Ezpela', representante de la banda terrorista ETA en Noruega

Los servicios antiterroristas identificaron la voz de Sorzabal en la grabación de un vídeo difundido por la BBC el 5 de septiembre de 2010 dando cuenta de que ETA había suspendido sus “acciones ofensivas”. Estaba a favor de atentar contra PNV y Francia

Foto: La miembro de ETA Iratxe Sorzabal Díez, detenida este martes en Francia. (Efe)
La miembro de ETA Iratxe Sorzabal Díez, detenida este martes en Francia. (Efe)

La presunta dirigente de ETA Iratxe Sorzabal Díez, alias 'Ezpela', detenida este martes en Francia junto a David Pla, fue uno de los tres representantes de la banda terrorista que estuvieron en Oslo desde principios de 2012, junto con Josu Ternera y David Pla, esperando a los negociadores del Gobierno español que nunca llegaron. El Gobierno de Noruega les cerró las puertas en febrero de 2013 y expulsó a los tres dirigentes de ETA obligándoles a trasladarse a otro país.

Los servicios antiterroristas identificaron la voz de Sorzabal en la grabación de un vídeo difundido por la BBC el 5 de septiembre de 2010 dando cuenta de que ETA había suspendido sus “acciones ofensivas”.

Responsable del aparato político y militar

Sorzabal está acusada de haber tenido responsabilidades en los “aparatos político” y “militar” de la organización terrorista. En Francia cumplió una condena de tres años de cárcel y tiene pendientes otras dos penas que le fueron impuestas en rebeldía. Nacida el 6 de noviembre de 1971 en la localidad guipuzcoana de Irún, Sorzabal fue acusada por la policía de haber entrado a formar parte de un comando denominado Ibarla al que se le atribuyen 19 atentados cometidos entre 1994 y 1997, incluidos dos asesinatos. Sin embargo, las acusaciones policiales no se tradujeron en actuaciones judiciales contra Sorzabal cuando fue detenida.

Caen los últimos lugartenientes de ETA en Francia

La presunta dirigente de ETA huyó a Francia por primera vez a principios de 1997 y fue detenida el 26 de noviembre de ese año en la localidad de Lannion, en Bretaña, junto a dos miembros “liberados” de la banda. En aquella ocasión los tribunales de París le impusieron una condena de tres años, de los que cumplió dos. En octubre de 1999 fue expulsada de Francia y quedó en libertad por no existir ninguna acusación judicial contra ella. Después de su retorno a España se incorporó a las actividades de las Gestoras pro amnistía y se convirtió en la coordinadora de Guipúzcoa de esta organización hasta que el 30 de marzo de 2001 fue detenida.

A punto de ser capturada en 2007

A raíz de este arresto fue acusada de formar parte, presuntamente, de un comando “legal” de ETA responsable de varios atentados antes de su fuga a Francia. Permaneció en prisión durante unos meses hasta que fue puesta en libertad provisional. Poco después huyó de nuevo a Francia y se reincorporó a la organización terrorista donde se responsabilizó de la estructura encargada del control de los presos denominada “Halboka”, integrada en el aparato político de la banda.

Por esas actividades al frente de “Halboka” fue condenada en rebeldía por los tribunales franceses en febrero de 2006 a la pena de cinco años de cárcel, junto con Manu Ugartemendia. Los dos y Domingo Aizpurua, 'Pitxas', eran los responsables de “Halboka”, cuya sede fue localizada en una casa de Oloron Sainte Marie en 2003. No fue la única estructura de ETA en la que estuvo encuadrada ya que el fiscal francés Alexandre Plantevin, durante un juicio celebrado en el Tribunal Correccional de París contra dos miembros de la banda terrorista, aseguró que Iratxe Sorzabal había formado parte, en julio de 2005, de una “estructura” del “aparato militar que tenía su base en la ciudad de Vichy.

Manu Ugartemendia, a la izquierda. (Efe)
Manu Ugartemendia, a la izquierda. (Efe)

La presunta dirigente de ETA estuvo a punto de ser capturada por la policía francesa en julio de 2007 en la localidad de Rodez cuando, en compañía de Izaskun Lesaka, acudió a una casa en la que estaba oculto el jefe del “aparato logístico” Juan Cruz Maiza Artola. Las dos etarras salieron de la vivienda a primera hora de la mañana y poco después los agentes franceses penetraban en la casa y capturaban a Maiza.

Su última pista, en enero de 2009

La última pista sobre Iratxe Sorzabal apareció el último fin de semana de enero de 2009 en el departamento del Alto Loira. Dos individuos se apoderaron de un automóvil en la localidad de Allegre, pero el dueño del coche robado salió en persecución de los ladrones a bordo del coche de un hermano suyo. Al cabo de unos kilómetros se encontraron el turismo sustraído en la cuneta como consecuencia de un accidente. El conductor logró salir y subir en el vehículo de su cómplice para continuar la fuga.

Poco después la Gendarmería descubría que los etarras habían tenido un segundo accidente y que el coche en el que huían se había salido de la calzada y había quedado boca arriba. Los gendarmes descubrieron que antes de huir, en un bosque, los dos etarras habían enterrado algunos efectos que llevaban en el coche accidentado. En el improvisado escondite encontraron un ordenador y fotografías de una mujer con un niño de corta edad. La mujer fue identificada posteriormente como Iratxe Sorzabal. La fotografía de Sorzabal aparece en los pasquines que el Ministerio del Interior francés distribuyó el año 2008 por las comisarías galas.

Defendió atentar contra el PNV y Francia

En el debate interno mantenido en las filas de ETA a partir de 2007, Sorzabal defendió atentar contra el PNV y llevar el terrorismo a Francia. Documentos intervenidos por la policía francesa firmados con el alias de “Ezpela” defendían abiertamente realizar atentados en territorio francés y llegaban a proponer ataques concretos en París y en el País Vasco francés “para hacer patente la existencia del conflicto entre Euskal Herria y el Estado francés”. El atentado en París debería ser, según la dirigente etarra, contra “algo que pueda ser representativo del Estado francés”, mientras que el que quería cometer en el sur debería ser “representativo de la opresión con respecto a Euskal Herria”. Precisaba que podría atacarse una infraestructura, la casa de la entonces ministra Michelle Alliot Marie, en Ciboure, o los policías que protegían la vivienda.

'Ezpela' proponía también “golpear directamente” al PNV ya que, en su opinión, “está claro que por medio de la presión ejercida sobre el PNV a lo largo de los años no hemos conseguido cambiar su posición, sino todo lo contrario”.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios