La Audiencia lleva a Díaz Ferrán a juicio en julio por el 'caso Viajes Marsans'
  1. España
lleva en prisión desde abril de 2013

La Audiencia lleva a Díaz Ferrán a juicio en julio por el 'caso Viajes Marsans'

Será el próximo día 2 de julio cuando Gerardo Díaz Ferrán y su socio Ángel de Cabo serán juzgados por varios delitos que provocaron que el expresidente de la CEOE entrase en la cárcel hace ya dos años

Foto: Ángel de Cabo (i), y el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán. (EFE)
Ángel de Cabo (i), y el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán. (EFE)

La Audiencia Nacional ha fijado como fecha de inicio del juicio al empresario Gerardo Díaz Ferrán y a su socio Ángel de Cabo el próximo día 2 de julio por el 'caso Viajes Marsans', que llevó al expresidente de la CEOE a la cárcel, donde se encuentra desde abril de 2013. La detención e ingreso en prisión del empresario supusoel principio de la caída de algunos de los iconos de la política y economía españolas, como el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa; el extesorero del PP, Luis Bárcenas, el ex número 2 de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, o la reciente detención del exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, entre otros.

Según un auto al que ha tenido acceso El Confidencial, la Sala de lo Penal de la Audiencia le juzgará desde el día 2 de julio junto a De Cabo, conocido como el 'liquidador' de empresas, y otras nueve personas por el vaciamiento patrimonial de Viajes Marsans. Entre las pruebas acordadas, se tomará declaración en calidad de testigo al representante legal de La Caixa y director de Banca Corporativa, José Carlos Hernández Bertomeu, entre otras pruebas testificales, documentales y periciales.

Están acusados por los delitos de alzamiento de bienes continuado, concurso fraudulento continuado, blanqueo de capitales e integración en organización criminal, por lo que el expresidente de la CEOEse enfrenta a quince años de cárcel y ocho el 'liquidador'. Según la Fiscalía, Díaz Ferrán poseía, junto a su socio, el fallecido Gonzalo Pascual, un grupo de sociedades cuya cabecera era Viajes Marsans y que agrupaba a otras 117 empresas, a través de Holdisan y Parihol, dedicadas al sector turístico y del transporte.

A partir de 2009, la situación de económica de sus empresas comenzó a tener dificultades y, como consecuencia de ello, iniciaron un “proceso de enajenación” tanto de las compañías del grupo empresarial como de los bienes y sociedades patrimoniales y de los bienes poseídos a través de estas. El fin era “excluir de dichos procedimientos concursales los activos realizables”.

Para ello, se concertaron con De Cabo, quien en los últimos años se dedicó al vaciado de compañías en situación de concurso, a través de una estructura empresarial que él dirigía. Dentro del acuerdo, De Cabo se comprometió a pagar a Díaz Ferrán y Pascual 100.000 euros mensuales a cada uno hasta alcanzar los ocho millones de euros, cantidades que se extraían de los activos de las sociedades del Grupo Marsans. Díaz Ferrán llegó a cobrar 1.016.000 euros hasta octubre de 2012, poco antes de ser detenido, y Pascual percibió hasta su fallecimiento, en julio de ese mismo, año 986.454 euros.

La investigación se inició a raíz de una denuncia presentada en febrero de ese año por las mayoristas AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y el Grupo Orizonia, representados por SLJ Abogados, en la que aseguraban que Díaz Ferrán y sus socios en Marsans vendieron la agencia de visajes a Possibilitum para evitar pagar a los mayoristas de Marsans, a los que entregaron pagarés que nunca cobraron. El administrador de Possibilitum era Ángel de Cabo, que usaba dos de sus empresas, Inversiones Noroeste y Aszendia Asociados, para ocultar el dinero que ingresaba Marsans durante el concurso de acreedores.

Desvió casi 5 millones de euros fuera

En el momento de su detención, que cogió por sorpresa a todo el círculo empresarial, a Díaz Ferrán se le incautó un kilo de oro y 150.000 euros en efectivo en su domicilio. En ese momento, se procedió a su arresto después de comprobar que el empresario y su socio Gonzalo Pascual –hoy fallecido– habrían podido desviar a cuentas en el exterior 4,9 millones de euros para sustraerlos de la investigación del caso Crucero. De hecho, el magistrado valoró el riesgo de que los imputados sacaran el dinero de sus cuentas, y la dificultad que tendría recuperarlo. Díaz Ferrán y su socio están siendo investigados por haber llevado “un deliberado, sistemático, doloso y perfectamente planificado proceso de alzamiento y ocultación apresurada de sus bienes personales”, para lo que habrían traspasado los activos de Marsans a Posibilitum.

En caso de ser declarado culpable, sería la segunda condena que acumula Díaz Ferrán después de haber sido declaradoresponsable por la Audiencia Nacional de un delito contra la Hacienda Pública por la compra de Aerolíneas Argentinas a cargode las empresas Air Comet y Viajes Marsans, y por lo que ya cumple una pena de dos años y dos meses de prisión. Además, se le impuso una multa de 99,04 millones de euros por impago del Impuesto de Sociedades de 2001, derivado de la operación de compra de la aerolínea argentina.

Gerardo Díaz Ferrán Audiencia Nacional
El redactor recomienda