Los sondeos desahucian al socialismo catalán

Sánchez desembarca por primera vez en Cataluña para 'resucitar' a un hundido PSC

Pedro Sánchez desembarcará el próximo jueves en Cataluña, por primera vez desde que es secretario general del PSOE, para apoyar al partido 'hermano', el PSC, hundido en las encuestas

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Pedro Sánchez desembarcará el próximo jueves en Cataluña, por primera vez desde que es secretario general del PSOE, para apoyar, en una intensa gira de tres días, a los candidatos municipales del partido hermano, el PSC, que atraviesa la mayor crisis de su historia, hundido en las encuestas y carcomido por las divisiones internas. El líder socialista visitará algunas de las grandes ciudades cuyos ayuntamientos aún están en poder del PSC, como L'Hospitalet de Llobregat, Tarragona o Lleida, que podrían cambiar de manos en los comicios del próximo 24 de mayo.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, acompañará a Sánchez en buena parte de su gira, que incluirá un encuentro con el candidato a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni. El PSC da por hecho que no podrá recuperar el bastón de mando de la capital catalana, que ha estado en sus manos desde las primeras elecciones municipales tras el final de la dictadura franquista, en 1979, cuando Narcís Serra se convirtió en alcalde. Luego vinieron Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu, hasta que en 2011 el convergente Xavier Trias truncó esa cadena.

Iceta, que lidera un PSC en caída libre desde que su predecesor, Pere Navarro, renunció al cargo tras la debacle en las elecciones europeas de 2014 y mantiene una buena sintonía con Sánchez, según reconocen fuentes cercanas a la Ejecutiva del PSOE. De hecho, el líder de los socialistas catalanes blindó públicamente esa afinidad entre ambos el pasado día 6, cuando afirmó: "Yo quiero que Pedro sea el próximo presidente del Gobierno. Es el secretario general del partido y tiene todo mi apoyo. A mí me encantaría que fuera candidato y que ganara".

Miquel Iceta. (EFE)
Miquel Iceta. (EFE)

Los inquietantes augurios que dibujan casi todas las encuestas para el PSOE en los comicios de mayo, por la crisis del bipartidismo y la irrupción de Podemos y Ciudadanos, son casi catastróficos en el caso del PSC. Los últimos sondeos apenas le atribuyen media docena de concejales en Barcelona, frente a los 11 obtenidos en 2011. Los socialistas catalanes pasarían de ser la segunda fuerza municipal, sólo superada por CiU, a ocupar la cuarta posición, por detrás de Ciudadanos y la plataforma Barcelona en Común, que lidera la activista antidesahucios Ada Colau, en la que se integran Podemos e IC-V.

No parece aventurado afirmar que los bandazos y titubeos del PSC ante el desafío soberanista impulsado por CiU y ERC pueden pasarle factura el próximo 24-M. La tercera vía federalista defendida por el secretario general del PSOE y abrazada también por Iceta, que ha llegado a calificarla como la "única vía entre Cataluña y España", no termina de cuajar entre el electorado catalán, que prefiere inclinarse por el original independentista de Artur Mas y Oriol Junqueras o el unionismo de Albert Rivera antes que por el sucedáneo federalista del PSC.

Como a perro flaco todo son pulgas, el PSC tendrá como rivales en las urnas no sólo a las formaciones tradicionales y a los recién llegados, sino también a las dos escisiones que el partido ha sufrido desde 2013. La primera, encabezada por el exdiputado en el Parlamento catalán y líder del sector crítico Joan Ignasi Elena, dio lugar a la plataforma Avancem, que defiende una consulta de autodeterminación en Cataluña con o sin acuerdo con el Gobierno central; la segunda, el Moviment d'Esquerres (MES), que aglutina a varios exconsejeros y ex dirigentes del PSC, y que ha cerrado ya decenas de listas conjuntas con ERC.

Sánchez aprovechará su viaje a Cataluña para tomarle el pulso personalmente al PSC y calibrar la magnitud de la crisis del socialismo catalán. El secretario general del PSOE se la juega en las elecciones municipales y autonómicas de mayo, pero sabe que, si supera esa prueba –un pésimo resultado reabriría las dudas sobre su liderazgo y podría dar alas a los partidarios de que la andaluza Susana Díaz dé un paso al frente–, en noviembre le aguardará el desafío de las generales. Cataluña ha sido tradicionalmente uno de los principales graneros de votos del PSOE en los comicios legislativos, y Sánchez difícilmente llegará a la Moncloa sin su aportación.   

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios