El PP impulsa su minirreforma del aborto con el voto a favor del despistado Sánchez
  1. España
Cinco diputados populares se desmarcan

El PP impulsa su minirreforma del aborto con el voto a favor del despistado Sánchez

El secretario general del PSOE se perdió esta vez en los botones de su escaño (tres) y la diputada 'esperancista' Eva Durán voto con los socialistas para protestar contra Rajoy

placeholder Foto: Pedro Sánchez ha votado a favor junto con el Partido Popular por error (REUTERS)
Pedro Sánchez ha votado a favor junto con el Partido Popular por error (REUTERS)

El Grupo Popular logró que su minirreforma de la ley del aborto supere el primer trámite parlamentario con la disidencia prevista de cuatro de sus diputados pro vida que se abstuvieron, un “no” de otra parlamentaria con el que no contaba y la inesperada ayuda de un socialista despistado: Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE se equivocó de botón (o de votación) y se sumó a los diputados del PP, UDC, UPN y Foro Asturias en la iniciativa para suprimir la posibilidad de que las jóvenes de 16 y 17 años puedan abortar sin el conocimiento de los padres. Otra enmienda, se supone que involuntaria, a la herencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

El dirigente socialista engrosó la amplia y plural mayoría parlamentaria (183 votos a favor y 135 en contra) que respalda la proposición de ley del Grupo Popular para cumplir el punto más concreto de su programa electoral en materia de reforma de la ley Aído. Fue el único diputado que se equivocó, pese al incendiario discurso del PSOE contra la iniciativa, calificada de atentado contra los derechos de las mujeres.

Sánchez dio tanto la nota en la votación, desarrollada a las 10 de la noche y en plena eliminatoria de la Copa de Europa entre el Real Madrid y el Atlético, que al salir del hemiciclo robó el protagonismo a los 4diputados del PP díscolos reconocidos(Lourdes Méndez, José Eugenio Azpiroz, Javier Puente y Antonio Gutiérrez Molina), que se habían limitado a no apretar ningún botón para evitar problemas. La protesta cuenta como ausencia y conlleva una multa de 300 euros.

El secretario general de los socialistas fue mucho más contundente, votó a favor. Si fuera del Grupo Popular le tendrían que elevar la multa por abierta disidencia hasta los 600 euros. Los diputados del PP salieron encantados del pleno. “El que se ha equivocado es Sánchez”, repetían para no dar explicaciones de la falta de disciplina en sus filas, fruto de la renuncia a derogar la ley Aído.

Aparte de los comentarios sobre el anterior despiste de Sánchez al perderse en Nueva York, algunos de los diputados más veteranos recordaban el desinterés que Felipe González tuvo durante su mandato en ampliar la ley del aborto. El expresidente del Gobierno se saltó en su última legislatura una votación clave que impidió a la mayoría del PSOE y el resto de la izquierda modificar entonces la legislación en la materia. Pero González no se equivocó, simplemente no fue al Congreso. El nuevo secretario general del PSOE se había liado entre los tres botones de su escaño, los del "sí", el "no" y abstención para dar al equivocado.

En el registro oficial de la votación quedó constancia de que el veterano dirigente del PP Eugenio Nasarre había sido persuadido por sus superiores para que cambiara su intención original de manifestar discrepancia con la reforma por considerarla corta. Se pasó al bloque oficialla semana pasada y lo confirmó en la sesión. Por su lado, los tres irreductibles cumplieron su palabra y encontraron otro compañero imprevisto: Antonio Gutiérrez.

Sin embargo, la diputada del Grupo Popular por Madrid y declarada esperancistaEva Durán votó con el grueso de los socialistas y el resto de grupos de la izquierda. En su caso no se trató de un error, sino una decisión personal y no anunciada a sus compañeros de escaño para manifestar su disidencia absoluta con Rajoy por no acometer la reforma completa de la ley del aborto.

En el resto de los partidos no hubo sorpresas. CiU se partió en tres: 5 diputados de CDC con su portavoz al frente, Josep Antoni Duran, votaron con el PP; otros cinco de CDC con los socialistas y cuatro se abstuvieron. Tenían libertad de voto por considerar que es un asunto de conciencia.

En los escaños del Gobierno sólo estaban a la hora de las votaciones cuatro de sus miembros: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro, Jorge Fernández y Alfonso Alonso. La mayoría absoluta, el respaldo añadido de algunos nacionalistas y regionalistas más el imprevisto despiste de Sánchez permitieron al PP sacar su iniciativa adelante con el apoyo del 57 por ciento de la Cámara.

Aborto