la iglesia, las ong y el estado, los beneficiarios

Renta 2014: La casilla del 0,7% de la declaración, ¿sirve para algo?

'El Confidencial' ha rastreado el destino final de lo recaudado el año pasado a través de la casilla de asignación tributaria, un dinero cuya transparencia varía mucho según quién lo gestiona

Foto: Oficina de la Agencia Tributaria (EFE/Albert Olivé)
Oficina de la Agencia Tributaria (EFE/Albert Olivé)

Abril de 2015: es el momento de pagar impuestos. Uno empieza a rellenar el formulario de la Renta, y llega al apartado de asignación tributaria…

Una casilla, un aspa, un clic. Un segundo de nuestras vidas en medio del inevitable trámite de la Declaración de la Renta decide y marca la diferencia entre la ejecución de un programa de atención a personas sin hogar, entre la mejora de los servicios de atención primaria en Mali, entre el sostenimiento de las parroquias de la Iglesia y el olvido de estos proyectos en el cajón de un ministerio.

Un segundo es el tiempo que se tarda en decidir a qué destinar el 0,7% de nuestra cuota íntegra del IRPF. Pero ¿cuáles son las opciones? Una vez llegados al apartado de asignación tributaria de nuestra Renta 2015, se abren cuatro posibilidades. La primera, la más antigua, es la de ayudar a financiar las diócesis de la Iglesia Católica en España. Un 18% de los contribuyentes (3,5 millones) marcó esta casilla en exclusiva el año pasado, lo que reportó a la principal confesión del país unos 250 millones de euros, una cantidad que permanece prácticamente invariable desde 2007.

¿Conoces la labor de la Iglesia? - Xtantos

La siguiente opción, que se estrenó en la campaña de 1987 y que desde entonces no ha parado de aumentar en número, es marcar la casilla de ‘Fines sociales’, ahora rebautizada como ‘Actividades de Interés General consideradas de Interés Social’. Se trata, hoy por hoy, de la elección más habitual entre los ciudadanos (la elige un 36% de los contribuyentes, 6,9 millones de personas). Su gestión depende de tres ministerios (aquí el cuadro explicativo). Sanidad, que gestiona alrededor del 79% de lo recaudado -220 millones el año pasado- a través de esta casilla, Exteriores, que destina un 19% de los fondos -54 millones- a proyectos de cooperación, y Medio Ambiente, que reparte en subvenciones el 1,5% restante -4 millones-.

Desde hace no muchos años existe también la opción mixta, es decir, la posibilidad de marcar a la vez la casilla de la Iglesia Católica y la de Fines sociales. Los que eligen esta opción no experimentarán cambios en los porcentajes de cuota líquida destinados a cada concepto; su aportación por casilla será la misma que si hubieran marcado una en solitario. Eso sí, sobre el total, estarán dedicando un 1,4% a la asignación tributaria en vez de un 0,7%.

X Solidaria 2015 - Spot TV

Todavía queda una cuarta opción, la de no marcar ninguna casilla. Y no es la menos popular de las posibilidades. De hecho, un tercio de los contribuyentes (un 29%, 5,5 millones de declaraciones) decidió el año pasado no seleccionar nada. ¿Qué ocurre aquí con el dinero? Hacienda responde, escuetamente: la asignación “se imputará a los Presupuestos Generales del Estado con destino a fines generales”.

A juicio de Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, el modelo español de asignación tributaria es único en el mundo y debe cambiar. Su asociación lleva ocho años pidiendo que no se marque ni la casilla de la Iglesia ni la de Fines Sociales. “Imagina que un año nadie marca ninguna casilla. ¿Qué pasa? ¿Se acaba entonces la acción de las ONG y de la Iglesia? Entendemos que la Iglesia debe autofinanciarse y que el dinero otorgado a las ONG debe gestionarse desde el ámbito de los presupuestos generales del Estado y no a expensas de la voluntad de la gente”.

En qué se gasta el dinero

Así que ya sabemos, en líneas generales, quién se lleva ese 0,7%. La Iglesia, las ONG, el Estado. Pero ¿en qué se lo gastan? Empezando por la Iglesia, la web de la Conferencia Episcopal sintetiza en un resumen gráfico cómo se repartieron los 248 millones recaudados en la campaña 2012. Según este cuadro, la mayor de las partidas corresponde a "envío a las diócesis - gastos generales", que asciende a 197,8 millones, casi un 80% de todo el presupuesto. Y en orden descendente, los siguientes gastos son para la Seguridad Social del clero (16,2 millones), la "ayuda a proyectos de construcción y rehabilitación de templos" (6,2 millones), los centros de formación ("facultades eclesiásticas, Universidad Pontificia de Salamanca, centros en Roma y Jerusalén", 5,6 millones), y las actividades pastorales (5 millones).

Por la parte de Fines Sociales, el nivel de transparencia varía mucho según el ministerio que otorgue las ayudas. Así, mientras que la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad publica periódicamente en el BOE el listado de "subvenciones estatales concedidas para la realización de programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del IRPF" (disponible en el siguiente interactivo), no es posible encontrar el mismo rastro dejado por sus departamentos homólogos en Exteriores y Medio Ambiente.

Sin embargo, a petición de este diario, tanto Exteriores como Medio Ambiente han facilitado la relación de entidades y programas que fueron subvencionados con cargo a la recaudación del IRPF del año pasado. Navegue por los siguientes interactivos para conocer el destino final de las ayudas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios