guía del programa padre para principiantes

Diez pasos para presentar la declaración de la renta por internet

Esta semana comenzaba la campaña de la Renta 2014 por la que los españoles deben ponerse al día con Hacienda. Internet es un canal para hacerlo, pero el trámite no es precisamente sencillo

Foto: Pasos para hacer la Declaración de la Renta 2015
Pasos para hacer la Declaración de la Renta 2015

La idea de confeccionar una guía amena y didáctica para enfrentarse a la declaración de la renta por internet no parecía tan complicada en teoría. En la práctica, ha resultado un tema tan complicado que resulta indignante si tenemos en cuenta que es un trámite obligatorio para muchos españoles. Es inevitable preguntarse cómo saldrán del trance los que, como la autora, se las vean con el PADRE por primera vez.

Dice un jocoso refrán anglosajón que en la vida no hay nada inevitable excepto la muerte y los impuestos. Como cada año, esta semana daba comienzo la campaña de la Renta 2014, en la que los españoles tendrán que declarar sus ingresos, gastos y deducciones del año pasado y ajustar sus cuentas con el fisco. Este año, además, viene con algunas novedades.

Desde hace unos años y cada vez más, internet es uno de los canales para cumplir con el proceloso trámite. Aunque esto facilita a miles de contribuyentes preparar su declaración, hacerlo a través de la red no es siempre sencillo. Desde Teknautas nos hemos puesto en el papel de un primerizo y hemos tratado de confeccionar una pequeña guía (que pretende ser orientativa, pero no exhaustiva) para situar al usuario frente a su declaración. Allá vamos. 

[Lea aquí: Guía para hacer la declaración de la renta: preguntas y respuestas]

Contamos para ello con la ayuda de Francisco Marín, miembro de la Asociación Europea de Asesores Financieros. Marín no sólo es un experto en fiscalidad, sino que además transmite su pasión e incluso divertida curiosidad por este asunto, intimidante y tedioso para otros.

1. No todos necesitamos el programa PADRE: “Lo primero que hay que tener en cuenta es que para el 85% de la gente no es necesario lidiar con el programa PADRE, sino que pueden utilizar el otro sistema en la web de Hacienda, el programa RENO. Ahí pueden consultar su borrador y modificar lo que sea necesario con unos pocos clics. Lo confirman, eligen el método y los plazos de pago o devolución y listo”, explica Marín.

Es bueno en cualquier caso, indica, repasar todos los detalles de ese borrador, ya que la responsabilidad final de cumplir con los deberes fiscales es del ciudadano y no de Hacienda, que simplemente nos ayuda rellenando esos datos. "Por ejemplo, si se ha tenido un hijo en 2014 y por tanto hay derecho a la reducción por maternidad de 1.200 euros, o si se tiene una segunda vivienda que se ha alquilado este año. La modificación es sencilla, pero hay que tenerla en cuenta".

2. Es probable que necesite ayuda de un profesional: “Lo segundo que conviene saber es que, si tenemos que recurrir al programa PADRE porque nuestra situación se desvíe en algo de esa normalidad, es probable que lo más sencillo sea acudir a la cita previa de la Agencia Tributaria o contar con los servicios de una gestoría”, reconoce, así que nadie se frustre. La ley tributaria en nuestro país es compleja, explica Marín, y aunque alaba el funcionamiento del programa y su exhaustividad recogiendo supuestos, cumplimentarlo puede ser una ardua tarea para quien no tenga conocimientos en la materia.

Nos ponemos precisamente en esa situación, en la de alguien que se enfrenta por primera vez, con valentía pero en solitario, al temido programa PADRE, y pedimos al experto algunos consejos.

3. ¿Qué documentos necesitamos antes de empezar? Convendrá tener a mano los datos del catastro de nuestra vivienda sea de propiedad o en alquiler (el propio programa facilita el enlace a la web donde encontrarlo), los resúmenes de nuestra nómina, cuentas o donaciones realizadas durante el año (bancos, empresas y ONG suelen enviarlos por correo durante los primeros meses del año precisamente de cara a la campaña de la renta), registros de gastos e ingresos en caso de ser autónomo… “En resumen, todos los documentos relacionados con tu situación económica”.

4. Descargar el programa. Frente al ordenador y con los papeles a mano, sólo queda descargar y abrir el programa y comenzar a trabajar. “No es algo sencillo. Yo suelo necesitar varias horas para cumplimentar la declaración, y me dedico a esto”, reconoce. Advertidos, nos ponemos con ello.

5. Comprueba e importa los datos que Hacienda ya tiene. Para empezar, es útil solicitar el borrador del programa RENO en cualquier caso, para comprobar los datos que ya tiene la Agencia Tributaria, e importar al programa PADRE los que no hayan variado (dirección, estado civil, número de hijos).

“Es sólo una curiosidad, pero el programa es lo suficientemente listo como para añadir un año a la edad de tus hijos, por ejemplo”. También señala cómo este sistema, en principio frío y aséptico, se ha acompasado a la evolución social en España. “Antes, si te registrabas como hombre, tu cónyuge aparecía automáticamente como mujer. Ahora deja el campo abierto para que tú lo completes”.

El programa presenta la declaración en 62 páginas divididas en cuatro grandes bloques que incluyen varios apartados. No todos los contribuyentes tendrán que detenerse en cada una de esas páginas, y muchos podrán obviar apartados e incluso bloques enteros, dependiendo de su situación específica. Estos son esos cuatro bloques, a qué información se refieren y quiénes tendrán que preocuparse por ellos.

6. Datos personales y familiares. Se trata de cuatro páginas previas, y se refieren al estado civil, los hijos y descendientes, los ascendientes mayores de 65 años y la comunidad autónoma de residencia. Alguna de esta información no puede ser modificada a posteriori, de forma que conviene comprobar que es correcta.

7. Datos identificativos. Son las seis primeras páginas. Deben completarse con datos sobre el domicilio habitual (incluida la referencia catastral, que podemos encontrar siguiendo un enlace incluido en la página), sobre los descendientes y ascendientes, la asignación tributaria (si queremos dedicar un 0,7% de la cuota a la Iglesia y/o a actividades de interés social) o si estamos realizando una declaración complementaria (¿recuerdan la que tuvo que presentar Juan Carlos Monedero hace unos meses?).

8. Datos económicos. Aquí comienza a complicarse la cosa. Este bloque es el grueso de la declaración, incluye varios apartados y no a todos nos corresponderá ingresar datos en los mismos. Los principales apartados son los siguientes:

- Rendimientos del trabajo (página 7): sueldos, prestaciones por desempleo, contribuciones que nuestra empresa ha hecho a planes de pensiones o similares, así como cuotas a sindicatos o a colegios profesionales son algunos de los conceptos que entran dentro de los rendimientos del trabajo.

- Rendimientos del capital mobiliario (páginas 8 y 9): dinero en cuentas y depósitos bancarios, dividendos, Letras del Tesoro o preferentes son algunos ejemplos de los conceptos que influyen en este apartado.

- Rentas por bienes inmuebles (páginas 10 y 11): ¿tienes un piso alquilado a otra persona por el que recibes ingresos y que a su vez te genera gastos (impuestos o derramas, por ejemplo? Este es el punto donde debes indicarlo. De nuevo, es necesario incluir la referencia catastral del inmueble, que Hacienda cruzará con los datos de tu inquilino para comprobar que nadie se está callando nada que deba saber.

- Rendimientos de actividades económicas (página 12 a 14): atención autónomos, emprendedores y empresarios, porque esta va para vosotros. Se consideran rendimientos de la actividad económica a los que provienen del trabajo personal, del capital o de ambos dedicados a la fabricación, comercio, prestación de servicios, actividad agrícola de cualquier topo, profesiones liberales, artísticas o deportivas. Cada cual tendrá que buscar su apartado y consignar ingresos y gastos relacionados con su ocupación. ¿Tienes empleados a los que pagas sueldos? ¿Alquilas una oficina? ¿Recibes una subvención? Aquí es donde debes incluir estos datos.

A partir de aquí, comienza una sucesión de circunstancias especiales, muy concretas, de regímenes especiales, actividades patrimoniales y otras consideraciones que afectarán a grupos relativamente de contribuyentes. Aquí van algunos ejemplos: aquellos que hayan recibido un pago a cambio de ceder sus derechos de imagen, los que sean socios de entidades no residentes en España que se hayan fusionado en 2014 y hayan recibido ingresos por ello, los que hayan pagado pensiones a sus cónyuges hijos por decisión judicial… 

9. Cálculo del impuesto y resultado de la declaración (página 45 a 48): se trata de un resumen en el que se suman y restan todos los datos que hemos introducido anteriormente. El programa habrá hecho las cuentas de forma automática, de modo que si todo lo introducido es correcto, obtendremos el resultado final directamente.

10. Envía la declaración por internet. El programa termina con un documento final de ingreso o devolución, que nos permite gestionar cómo queremos saldar las cuentas con la Agencia Tributaria. Permite consignar un número de cuenta, y solicitar el pago de nuestra cuota en uno o dos plazos. Desde la misma página se puede hacer la “presentación telemática” del documento.

Si logramos cumplimentar la declaración por internet, con paciencia y en detalle, podremos hacer todo el trámite sin tener que pisar una oficina de la Agencia Tributaria, aunque como decimos no es fácil, y para muchos supondrá un alivio contar con un experto que le pueda echar una mano. Marín recomienda solicitar una cita previa en la propia web si las cosas se ponen complicadas.

En cualquier caso, y aunque terminemos optando por recurrir a un profesional, como hacen por ejemplo la mayoría de los autónomos y dueños de pequeñas empresas, no está de más conocer una herramienta que, en teoría, vino a facilitarnos la vida. En teoría. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios