El rectorado descarta cualquier sanción a Monedero hasta acabar la investigación
  1. España
MANOS LIMPIAS PIDE SUSPENDERLE CAUTELARMENTE

El rectorado descarta cualquier sanción a Monedero hasta acabar la investigación

La Universidad Complutense no sancionará a Juan Carlos Monedero hasta que termine el "proceso de información reservada" ni informarán sobre la investigación

Foto: El número 3 de Podemos, Juan Carlos Monedero (EFE)
El número 3 de Podemos, Juan Carlos Monedero (EFE)

La Universidad Complutense no sancionará a Juan Carlos Monedero hasta que no termine el “proceso de información reservada” anunciado por el rector José Carillo hace tres días, tras “las informaciones publicadas en distintos medios” sobre los trabajos externos del profesor de Ciencias Políticas. Según explican fuentes directas del rectorado, “el proceso está abierto” y hasta que no finalice formalmente y haya una conclusión del jefe de inspección de la Universidad, José Manuel Chozas Alonso, no tomarán medidas adicionales contra el número 3 de Podemos.

Los resultados de esa investigación interna serán lo que determine si se abre un expediente sancionador contra el profesor en caso de entenderse que existe un delito o falta, “que entonces se trasladará a las autoridades pertinentes”; o si, por el contrario, no se considera que existe un comportamiento erróneo, por lo que el proceso podría finalizar sin sanción alguna. “Hasta ese momento no vamos a especular ni informar sobre la situación porque está bajo secreto”, insisten desde el rectorado.

La polémica se vio alimentada en la mañana del jueves cuando Manos Limpias se personó en la causa y puso una denuncia en el Servicio de Inspección de la Complutense “por vulneración de la Ley de Incompatibilidades” por los trabajos de asesoría a Gobiernos latinoamericanos gracias a los que Monedero ingresó 425.150 euros a finales de 2013. El sindicato pidió además la "suspensión cautelar de sus funciones por la alarma social que ha ocasionado el comportamiento del denunciado”. En la universidad tampoco dan importancia a este hecho "porque no se puede especular" hasta que no se cierre la investigación.

Portavoces del partido liderado por Pablo Iglesias cerraron ayer filas con su cofundador expresando “total respeto” al proceso abierto, pero alegaron que no habrá un pronunciamiento oficial de la formación hasta que esté en una fase más avanzada. Aprovecharon también para recalcar el "hartazgo" del grupo político ante la “campaña de desprestigio” que, según ellos, sufre Podemos, y que empezó con el caso del trabajo de Íñigo Errejón como investigador externo de la Universidad de Málaga hace un par de meses.

“Esperar” es lo que todos los preguntados sobre el caso van a hacer hasta que finalice ese “proceso de información reservada” que puede llegar a durar algunas semanas. Este martes, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, despachaba la cuestión en la misma línea, insistiendo en que "la Agencia Tributaria actúa de oficio y, por tanto, vamos a esperar".

Una autorización solicitada, pero sin firmar

Monedero solicitó el pasado 18 de diciembre un permiso para compatibilizar su trabajo de profesor con otros externos. Esa autorización, para ser efectiva, debe estar firmada por el rector de la universidad, algo que Carrillo todavía no ha hecho. Precisamente, la investigación actual, que podría concluir en un expediente al profesor, debe esclarecer lo ocurrido.

Según la Ley de Universidades, concretamente en su artículo 83, es posible "celebrar contratos con personas, universidades o entidades públicas y privadas para la realización de trabajos de carácter científico, técnico o artístico", pero con limitaciones (recogidas en la Ley de Incompatibilidades). La primera de ellas es “la necesidad de la autorización firmada por el rector” para “la validez del contrato”. Además, cada universidad tiene establecidos “criterios para fijar el destino de los bienes y recursos que con ellos se obtengan”, lo que significa que Monedero debería abonar supuestamente a la Complutense parte de los ingresos obtenidos. Según los estatutos fijados por este centro universitario concreto, “dicho porcentaje no podrá superar el 20% del importe del contrato”, pero “su cuantía y distribución se detallará en la normativa que apruebe el Consejo de Gobierno”. En el supuesto de aplicarse ese 20%, cerca de 85.000 euros deberían ir a parar a las arcas de la universidad que dirige José Carrillo.

Juan Carlos Monedero Universidad Complutense de Madrid
El redactor recomienda