EL PRESIDENTE HACE BALANCE DEL AÑO

Rajoy apela a la estabilidad institucional y política para apuntalar la recuperación

Mariano Rajoy ha comparecido este viernes para hacer balance del 2014, que ha calificado de “año intenso”. Como era de esperar, ha centrado su discurso en la vertiente económica.

Mariano Rajoy ha comparecido en el Palacio de la Moncloa para hacer un balance ("muy bueno" en lo económico) de la gestión de su Gobierno en el año que termina, pero sobre todo para prometer un 2015 (año electoral) de "despegue" y con el PP en el poder como garantía de estabilidad política.

El jefe del Ejecutivo ha enmarcado su ya casi tradicional conferencia de prensa de fin de año en la ofensiva de imagen que ha fijado para su gabinete, su partido y su propia persona para reconciliarse con su electorado. Rajoy ha recurrido al historial de su Gobierno en los tres ejercicios que lleva en activo para reconocer que 2012 fue un año muy duro de recortes y ajustes, que el siguiente fue el de aplicación de las reformas y que hasta estos últimos trimestres no se ha podido hablar de recuperación efectiva y datos positivos en lo esencial: la creación de empleo neto y aumento de cotizantes a la Seguridad Social.

Rajoy ha hecho una primera intervención de contenido básicamente económico para reiterar sus mensajes sobre el final de la crisis. El último Consejo de Ministros de 2014 había aprobado las anunciadas subidas de las pensiones en un 0,25% y del salario mínimo interprofesional en un 0,5% y el nuevo mecanismo de asistencia financiera a las comunidades autónomas al 0% de interés. Tres datos de "modestas" subidas que para el jefe del Ejecutivo confirman que la economía española empieza a recuperarse y permitir algún margen para alegrías.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace balance del año (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace balance del año (Efe)

El presidente del Gobierno da por cumplida la promesa que hizo el año anterior de que 2014 iba a ser mejor que 2013 y proclama que estas Navidades son "las primeras de las recuperación", por el crecimiento del empleo, del consumo y de la actividad económica. "Hemos dado la vuelta a la imagen del país", sentencia Rajoy al comparar la España al borde de la quiebra de hace tres años con la actual.

Sonriente y casi simpático ante las preguntas, el presidente del Gobierno ha aprovechado para volver a vender la reforma fiscal que entra en vigor el 1 de enero con una rebaja media de impuestos del 12,5%, el esfuerzo en sostener el sistema de pensiones, su éxito en su empeño de colocar a Miguel Arias Cañete en una Comisaría de peso en la UE como es la de Energía o las leyes contra la corrupción que tramita el Congreso.

La parte más política del balance de Rajoy se ha basado en reconocer la quiebra de la confianza ciudadana en los políticos por el "aluvión" de casos de corrupción, defender la ley de transparencia y las reformas sobre la financiación de los partidos y el estatuto de alto cargo, y en consignar la vigencia de la Constitución como garantía de la estabilidad política.

Rajoy hace balance del año 2014 y pronostica el despegue económico para 2015

Vídeo: Rajoy  pronostica el despegue económico para 2015

 

El presidente del Gobierno ha aludido directamente a Artur Mas cuando ha insistido en que los gobernantes están para solucionar problemas, no para crearlos. También ha elogiado el relevo "modélico" en la Corona con frases de apoyo a Don Juan Carlos y a Don Felipe, e incluso ha presumido de la Sanidad pública y felicitado a sus trabajadores por haber salvado la vida a Teresa Romero y evitado más contagios del ébola.

Ante las preguntas de los periodistas, no se ha movido un milímetro de sus mensajes previos. Le han venido bien para reiterar que la estabilidad política es un valor en sí mismo y recordar que los grandes partidos se relevan en el poder en todas las principales naciones (Alemania, Francia o Estados Unidos). Era un comentario sobre los pronósticos de las encuestas sobre el ascenso de Podemos y un nuevo mapa político más fragmentado. Rajoy lo llama "otras cosas" en contraposición con el reparto de poder en España desde 1977 entre el centro izquierda (el PSOE) y el centro derecha, primero UCD y luego el PP. El presidente del Gobierno ha recordado que una cosa son los sondeos y otra muy distinta lo que sale de las urnas.  

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios