COMPARA EL RETO CON LA LUCHA CONTRA LA CRISIS

Rajoy se presenta como cruzado contra la corrupción y respalda a Monago

El presidente del Gobierno anuncia una ofensiva legal y de imagen, que dirigirá en persona, para combatir mejor, frenar y prevenir los escándalos políticos

Foto: ajoy, durante su intervención hoy en la clausura de las Jornadas sobre Estabilidad y Buen Gobierno. (Efe)
ajoy, durante su intervención hoy en la clausura de las Jornadas sobre Estabilidad y Buen Gobierno. (Efe)

Mariano Rajoy ya reacciona al cerco de los casos de corrupción y anuncia una ofensiva del Gobierno, legal y de imagen, que dirigirá en persona para combatir mejor, frenar y prevenir los escándalos. Acudirá al Congreso el día 27 a defender las principales leyes en trámite que afectan al problema: financiación de los partidos y estatuto del cargo público. Lo ha anunciado en Cáceres en un acto con los presidentes autonómicos de su partido en el que empezó por expresar un respaldo (de trámite) a José Antonio Monago.

Por el tono animoso y las novedades del discurso, el presidente del PP parece superar el bajón que, según comentaban en fuentes del partido y del Gobierno, le había producido el caso de las tarjetas de Bankia, la Operación Púnica o la imputación de Ángel Acebes. Rajoy se crece ante la adversidad, pero siempre cuando está contra las cuerdas.

Con el asunto de Monago, el PP, de momento, intenta ganar tiempo con la decisión de que pague sus viajes a Canarias cargados al Senado para ver si el escándalo amaina, con el permiso de la visitadora insular de parlamentarios y sus próximos compromisos con los medios. “Monago cuenta con el apoyo de todos”, proclamó Rajoy en la convención de los barones de su partido pese a que más de uno, como Alberto Núñez Feijóo, había evitado el día anterior decir precisamente eso.

La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal cargó la misión de la defensa cerrada de Monago, “referente” del cambio experimentado en Extremadura y perseguido por ello desde el PSOE con “manipulaciones” y “mentiras”.

Por el tono animoso de su discurso, Rajoy parece superar el bajón que, según comentaban en fuentes del partido, le había producido el caso de las tarjetas 'black', la Operación Púnica o la imputación de Ángel Acebes

Rajoy se hizo la foto de la unidad con todos sus presidentes autonómicos, más los responsables del partido en las Comunidades donde el PP no gobierna. Esperanza Aguirre, que no es una cosa ni la otra, también se presentó en el acto como presidenta de la organización madrileña. Y con todos en primera fila, el jefe del Ejecutivo se presentó como el gran cruzado que parte hacia tierra infiel para recuperar para la democracia española la confianza de los ciudadanos hartos de corrupción.

El presidente del Gobierno entusiasmó a los reunidos (también había militantes de base) al comparar su nuevo empeño con el que ha puesto en que España salga de la crisis económica y se recupere el empleo. Reconoció que la corrupción mina la confianza de los ciudadanos en la política y las instituciones, pero también destacó que el Estado, Fiscalía, Policía y Agencia Tributaria, demuestra que funciona frente al fenómeno.

Rajoy aseguro que, pese a todo, “España no es un país corrupto” y que aunque le critiquen él seguirá defendiendo la política como actividad noble frente a “la desmoralización y el pesimismo” que –comentó- algunos alimentan.

Rajoy se ha dejado hacer múltiples 'fotos de la unidad'. (Efe)
Rajoy se ha dejado hacer múltiples 'fotos de la unidad'. (Efe)

Después de negar a la oposición la convocatoria de un pleno en el Congreso sobre los casos de corrupción, el presidente del Gobierno confirmó que lo habrá, pero sobre medidas para combatirlo. Defenderá en persona los dos proyectos de ley que llevan en trámite en la Cámara desde el pasado mes de marzo como grandes medidas de " lucha contra la corrupción": el de control financiero y económico de los partidos y el nuevo régimen de altos cargos.

Rajoy destacó que "ningún partido político podrá recibir donaciones de empresas, y que las de particulares no podrán superar una cantidad al año", que "los bancos no podrán perdonar la deuda de los partidos, como hicieron con otros" (por el PSOE en beneficio propio) y que obligará a los altos cargos a "explicar su patrimonio antes y después de su paso por la política".

Ese pleno será el punto de partida de la ofensiva del jefe del Ejecutivo. Después vendrá la reforma del proceso de enjuiciamiento para que los casos no tarden tantos años en cerrarse con el fin de que los castigos lleguen antes cuando hay culpables y si hay inocentes no alarguen la condena de las imputaciones y el descrédito. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
58 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios