IU se vuelve a dividir en Extremadura por los viajes gratis de Monago a Tenerife
  1. España
EL LÍDER REGIONAL APOYÓ AL PP EN LA INVESTIDURA

IU se vuelve a dividir en Extremadura por los viajes gratis de Monago a Tenerife

El PP gobernó en la región gracias a la abstención de los tres diputados de la formación de Cayo Lara. Una alianza que las encuestas castigan ahora duramente

placeholder Foto: Monago saluda al líder de IU en Extremadura, Pedro Escobar. (Efe).
Monago saluda al líder de IU en Extremadura, Pedro Escobar. (Efe).

A Izquierda Unida le ha costado reaccionar ante el ‘caso Monago’. Los líderes más jóvenes de la formación, como Alberto Garzón y Tania Sánchez, lo tienen muy claro: el presidente extremeño debe dimitir por haber hecho más de treinta viajes a Canarias cuando era senador a costa del erario público y sin justificación. Lejos de pedir su cabeza, Pedro Escobar, el líder federal de la coalición en la región, se resistió a exigir su dimisión. El revuelo que ha provocado su tibieza sobre el asunto ha llevado a que IU Extremadura se haya visto obligada, a través de un comunicado, a pedir finalmente la dimisión de José Antonio Monago única y exclusivamente si éste no es capaz de justificar los gastos.

Las diferencias entre los respectivos líderes de Izquierda Unida en Extremadura vienen de lejos. En las elecciones de mayo de 2011, el Partido Popular consiguió 32 escaños, el PSOE 30 e Izquierda Unida, tres. Cayo Lara se apresuró a afirmar ante las cámaras que su coalición no apoyaría nunca un gobierno popular. "Ni por activa ni por pasiva". Unas palabras que se tuvo que tragar unas semanas después, cuando los tres diputados de IU Extremadura, gracias a su abstención, dejaron que Monago se convirtiese en el primer presidente regional popular.

Los guiños de los populares a estos tres diputados no se hicieron esperar. De hecho, el primer gesto de amabilidad se produjo apenas tres minutos después de que comenzara su discurso de investidura, cuando Monago dio la bienvenida al Parlamento a Izquierda Unida. “Vuelve a esta Cámara con tres diputados a los que me dirijo, también con la mano tendida, y a los que felicito”. El aplauso de la bancada popular tenía su lógica, ya que gracias a la abstención de IU, el partido de Mariano Rajoy conquistó Extremadura tras 28 años de mayorías socialistas.

Los cumplidos a la federación se materializaron en los doce “mandamientos” que Pedro Escobar trasladó tanto al PP como al PSOE antes de negociar a quién daría su respaldo. Por eso a Monago se le ha consentido ser el “verso suelto” del Partido Popular. El candidato compró desde una reforma fiscal que contuviera la “modulación” del Impuesto de Sucesiones, cuando su partido pedía en campaña su supresión; hasta cambiar la Ley Electoral o aprobar una renta básica para los ciudadanos que estén en riesgo de exclusión social.

La alianza, sin embargo, va a ser castigada en las urnas duramente, según las encuestas sobre intención de voto que ya se manejan en la región. El diario regional Hoy difundió una encuesta hace una semana en la que PP y PSOE se mueven en un empate técnico y Podemos irrumpe con fuerza, colocándose como llave del futuro gobierno y dejando sin representación parlamentaria a Izquierda Unida. Un golpe mortal a la formación de izquierdas que, desde Madrid, achacan a que los votantes no perdonan aquella alianza entre Escolar y Monago en 2011.

Vídeo: Monago rompe a llorar, emocionado por la defensa de su partido

Debilitamiento de PP y PSOE

El escenario que dibuja esta encuesta no cambia demasiado la relación de fuerzas entre los dos grandes partidos. Populares y socialistas siguen siendo los más votados, pero pierden apoyos (y escaños) en favor del tercer contendiente, que en este caso no es Izquierda Unida, sino Podemos, que conseguiría siete escaños. Ese debilitamiento supone que PP y, por descontado, PSOE estarían mucho más lejos de la mayoría absoluta de lo que estuvieron en 2011. La misma encuesta refleja que, en Extremadura, ningún partido que no sea PP o PSOE ha obtenido nunca un porcentaje de votos tan alto ni tantos escaños.

Izquierda Unida ha perdido esta semana una oportunidad de oro para recuperar el carisma ante su desencantado electorado. Sin embargo, Escobar optó por no pedir en un principio la cabeza de Monago cuando éste no supo o no pudo justificar decenas de viajes gratis a Canarias durante su mandato de senador. Un gesto por el que puede perder los escasos apoyos con los que aún cuenta su formación.

Pedro Escobar Izquierda Unida Extremadura José Antonio Monago Cayo Lara
El redactor recomienda