Rajoy encarga a Santamaría acabar con el caos Mato-Comunidad de Madrid del ébola
  1. España
el gobierno tardó cuatro días en reaccionar

Rajoy encarga a Santamaría acabar con el caos Mato-Comunidad de Madrid del ébola

El Gobierno ha tardado cuatro días en reaccionar ante la crisis del ébola. Rajoy ha ordenado a Santamaría acabar con la descoordinación Mato-Comunidad

Foto: Ana Mato y la vicepresidenta del Gobierno, durante la reunión del Comité Especial para la gestión en España del ébola celebrado ayer en Madrid. (Efe)
Ana Mato y la vicepresidenta del Gobierno, durante la reunión del Comité Especial para la gestión en España del ébola celebrado ayer en Madrid. (Efe)

El Gobierno del PP ha tardado cuatro días en reaccionar ante la crisis del ébola. Como si no hubieran pasado por el Prestige, las vacas locas o el 11-M, sus dirigentes se han vuelto a liar con la comunicación. Mariano Rajoy se adelantó a llamar a Pedro Sánchez para frenar al PSOE, pero entre la conferencia de prensa de Ana Mato del lunes y la de Soraya Sáenz de Santamaría del viernes, el Ejecutivo ha vivido una semana de descontrol informativo y pánico escénico. El jefe del Ejectivo ha encargado a su "segunda" a terminar con la descoordinación y centralizar los mensajes ante la opinión pública.

Entre comentarios como “hay que reconocer que las comparecencias no son su fuerte” (por la ministra) o “es evidente que el consejero no es político” (por Jaime Rodríguez), en el Partido Popular han asistido pasmados al espectáculo de un Gobierno y una Comunidad autónoma (propios) que no acertaban a coordinarse entre ellos ni a explicar su gestión ante la opinión pública.

El pasado jueves, con el empeoramiento de la auxiliar Teresa Romero, Rajoy retomó la iniciativa a la vuelta de su viaje a Milán donde había asistido a una reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE sobre empleo juvenil. Se empezó por cerrar una reunión de la ministra con los portavoces parlamentarios de Sanidad, lo que permitió que entrara en la liza de la presencia pública el primer representante del PP experto en la materia: el diputado Rubén Moreno.

Mato, sin cámaras delante, supo apaciguar los ánimos de los representantes de la oposición, según aseguran en fuentes de su partido, al anunciar los cambios en los protocolos de actuación frente al contagio.

De puertas afuera, Alfonso Alonso como portavoz del Grupo Popular, y Moreno empezaron a explicar el caso, a defender las decisiones del Gobierno y a lanzar los mensajes de tranquilidad que eran incapaces de emitir desde el ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid.

Al mismo tiempo, Rajoy ordenó a Soraya Sáenz de Santamaría que se pusiera al frente de la situación como coordinadora del Ejecutivo visto el cariz que tomaban los acontecimientos. Solventado el problema de la falta de autoridad demostrada hasta el momento, en el Grupo Parlamentario y en el PP empezaron a repetir que había que “buscar un Badiola”. Aludían al experto en veterinaria que ante la crisis de las vacas locas, se convirtió en el referente del Gobierno de la época a la hora de dar doctrina teórica sobre el problema y tranquilizar a la opinión pública. Entonces, entre 2000 y 2001, Rajoy era vicepresidente del Gobierno de José María Aznar.

Ana Mato cerró ayer su ciclo como máxima representante del Gobierno frente a la crisis del ébola en la reunión mantenida con los consejeros de Sanidad de las Comunidades autónomas. Los ejecutivos regionales son los que tienen repartidas las competencias del antiguo servicio nacional de salud desaparecido del todo en 2002. A la Administración central sólo le queda el capítulo de la atención exterior, el que entró en juego para repatriar a los misioneros.

Vídeo: Rajoy visita por sopresa el Carlos III

Rajoy ha tenido que poner a la vicepresidenta al frente de una comisión interministerial y de expertos creada al efecto para superar los problemas de coordinación planteados una vez más por la desaparición del antiguo Insalud, esta vez porque estaba en proceso de cierre el antiguo hospital de referencia nacional para enfermedades contagiosas como el provocado por el virus Ébola.

Mato comunicó a los consejeros los cambios en los protocolos y como en el caso de los portavoces, salvó la unidad del mensaje de tranquilidad a la opinión pública en un comunicado conjunto.

La comisión interministerial y de expertos constituida anoche en el Palacio de la Moncloa reemplaza a todos los efectos la gestión de la crisis que hasta ahora protagonizaban Mato y la consejería de la Comunidad. Saénz de Santamaría se rodea de representantes de los departamentos de Justicia, Exteriores, Economía, Interior, Presidencia y Defensa, además de la ministra del ramo y de los responsables operativos de la sanidad madrileña, del comité científico sobre la enfermedad, del Hospital Carlos III y del Hospital Universitario de La Paz. También convocará a "expertos en la materia, del ámbito público o privado, si se considera oportuno".

Para formar el comité asesor, en la Moncloa concurrieron: Antonio Andreu, director del Instituto de Salud Carlos III; José Manuel Echevarría, jefe de Virología; Luis Enjuanes, profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas; José Ramón Arribas, jefe de la Unidad de Infecciosos del Complejo Hospitalario La Paz-Carlos III; Yolanda Fuentes Rodríguez, subdirectora médica del Complejo Hospitalario La Paz-Carlos III; y Fernando Simón Soria, director del Centro de Alertas del Ministerio de Sanidad.

La vicepresidenta reunirá a la comisión diariamente y centralizará toda la información y los mensajes que el Gobierno quiera emitir sobre la evolución de la crisis. Para la faceta del citado comité asesor de expertos, intentará buscar a su propio Badiola.

Mariano Rajoy Soraya Sáenz de Santamaría Médicos Moncloa
El redactor recomienda