Arturo Fernández usó la tarjeta de Caja Madrid para financiar su grupo hostelero
  1. España
DÍAZ FERRÁN TAMBIÉN LE TRASVASÓ FONDOS

Arturo Fernández usó la tarjeta de Caja Madrid para financiar su grupo hostelero

Los extractos de las tarjetas black de Caja Madrid demuestran utilizó esa forma de pago para financiar su propio grupo de restaurantes

placeholder Foto: Arturo Fernández (Efe)
Arturo Fernández (Efe)

Los extractos de las tarjetas black de Caja Madrid, el escándalo que ha provocado la dimisión de más de una decena de directivos y dirigentes que habían ocupado puestos de responsabilidad en la caja, demuestran que el actual presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Arturo Fernández, utilizó esa forma de pago para financiar su propio grupo de restaurantes, Arturo Cantoblanco. Así consta en el extracto de su tarjeta, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Fernández aprovechó esos fondos que habían permanecido ocultos hasta ahora para realizar numerosos cargos a favor de su propia cadena de hostelería. Los primeros pagos se produjeron en febrero de 2010 y se repitieron al menos hasta enero de 2012. Algunos de esos cobros parecen el pago de comidas en restaurantes de su propio grupo. Por ejemplo, el 19 de febrero de 2010 realizó un pago en el datafono de Restaurante Nicolasa, del Grupo Arturo Cantoblanco, por importe de 317,74 euros. Al día siguiente, consta otro pago en el restaurante de Arturo en el Teatro Real por valor de 401,87 euros. Y el 28 de febrero de 2010 utilizó la tarjeta para abonar otros 284,93 euros en el Restaurante El Amparo, también de su propiedad.

Pero a parte de esos pagos hay otros que directamente apuntan a simples trasvases de fondos desde la tarjeta opaca de Caja Madrid a sus sociedades. Así, por ejemplo, el 29 de febrero de 2010, Arturo Fernández utilizó esa fórmula de pago para abonar un importe redondo de 1.000 euros a la cuenta del Restaurante Cantoblanco. El 13 de marzo de 2011, el presidente de la patronal madrileña efectuó otro abono al mismo establecimiento por valor de 300 euros, y en diciembre de ese año realizó otros tres pagos de nuevo a Restaurante Cantoblanco por importes igualmente sospechosos, 2.000 euros, 950 euros y 2.550 euros.

El resto de gastos hasta completar los 37.326 euros que Arturo Fernández gastó con la tarjeta black de Caja Madrid consisten, según el extracto al que ha tenido acceso este diario, en la compra de ropa (480 euros en Carolina Herrera), café (185,80 euros en Nespresso), joyería (100 euros en Joyería Pedrero) y en compras de El Corte Inglés. En total, Fernández desembolsó 11.287 euros en la cadena de grandes almacenes.

Los favores de su cuñado

El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán también aprovechó la tarjeta black para trasvasar fondos de Caja Madrid al grupo empresarial de su amigo y socio Arturo Fernández. Según el extracto de la tarjeta opaca que utilizaba Díaz Ferrán, que se encuentra en prisión preventiva por la quiebra del Grupo Marsans, al menos habría realizado 54 cargos a favor de empresas del actual presidente de la patronal madrileña. Los pagos se realizaron entre abril de 2005 y noviembre de 2011. Acumulan más de 49.000 euros.

Se trata en todos los casos de pagos a favor de los diferentes restaurantes que integran el Grupo Arturo Cantoblanco, siempre por importes sospechosamente exactos. Por ejemplo, el 4 de noviembre de 2008, Díaz Ferrán realizó dos consumiciones con la tarjeta de Caja Madrid en el Restaurante Cantoblanco por importe ambas de 1.800 euros. Sólo 13 días después, aparece en el extracto de su tarjeta otro cargo de 1.200 euros, en este caso, a favor del Restaurante Nicolasa, también del conglomerado de Arturo Fernández.

La mayor cantidad de abonos a favor de empresas del socio de Díaz Ferrán se concentran en el ejercicio 2009. En ese año, el expresidente de la CEOE utilizó la tarjeta black que recibió por su condición de consejero de Caja Madrid para realizar pagos de hasta 2.000 euros a establecimientos de su amigo. Todos estos cargos habrían satisfecho supuestamente servicios de restauración, como comidas y cáterings. Pero de nuevo, sorprende que se trate de importes redondos. Por ejemplo, figura un cargo de 1.000 en mayo de 2009 a favor del Restaurante Edelweiss, también del grupo Cantoblanco. Y entre el 1 de julio de 2009 y el 11 de julio de ese mismo año constan cinco cargos a favor de sendos restaurantes, todos ellos por 1.200 euros.

Grupo Arturo Cantoblanco Arturo Fernández Gerardo Díaz Ferrán
El redactor recomienda