IMPUTADO POR 5 AGRESIONES SEXUALES Y 2 INTENTOs DE HOMICIDIO

La juez ordena prisión comunicada y sin fianza para el pederasta de Ciudad Lineal

La Policía ha imputado al presunto pederasta de Ciudad Lineal dos tentativas de homicidio de dos de las niñas que secuestró para poder abusar de ellas

Foto: La Policía registra las casas usadas por el pederasta (EFE)
La Policía registra las casas usadas por el pederasta (EFE)

La jueza María Antonia de Torres, al frente del Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid, ha ordenado, a instancias de la Fiscalía de Madrid, el ingreso en prisión sin fianza y comunicada del presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio O.M., tras negarse a declarar por una ristra de delitos, entre ellos cinco agresiones sexuales y dos intentos de homicidio.

Antonio O.M. ha llegado a las dependencias judiciales a las 20.00 horasen un vehículo de la Policía Judicial desde la sede de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. En sede policial, se ha negado a declarar, al igual que ante la magistrada.

Está previsto que la semana que viene se practique una rueda de reconocimiento del pederasta a la que llevarán a todas las víctimas, si bien las menores participarán en la prueba de forma individual.

Gritos vecinales a la salida de Antonio Ortiz de los registros

Video: Gritos vecinales a la salida de Antonio Ortiz de los registros

Preguntado por si la Policía Científica ha hallado lo que buscaba en los registros, el jefe superior de Policía ha señalado que sí. "Sí, hemos buscado y hemos encontrado todos los indicios tanto los que presumíamos que podíamos encontrar como otros porque siempre se pueden cometer fallos", ha dicho. Por tanto, las cuatro horas que la Policía pasó el pasado jueves por la mañana en el interior de la casa del pederasta, con él in situ presenciando el registro, dieron para mucho. Los investigadores han encontrado un bote de crema que coincide con el que compró el día que secuestró a la última de sus víctimas, cuando aparcó en doble fila con la niña ya en el interior del coche. El principio del fin de su detención. La Policía centró parte del operativo en el interior del inmueble vacío propiedad de la familia en limpiar las cañerías del baño, en busca de algún resto biológico que coincida con alguna de las víctimas.

Cabe recordar la meticulosidad con la que actuaba este "depredador sexual", como lo ha definido los mandos más altos de la Policía: una vez que abusaba de las pequeñas, las duchaba para no dejar restos de él sobre ellas, por lo que no se descarta que haya algún vestigio de ADN de las niñas en las tuberías de la vivienda. Todo el material incautado está ya en las dependencias policiales y su estudio “se prolongará durante algunos días”, aseguran a El Confidencial fuentes internas de la investigación.

El comportamiento de Antonio Ortiz desde que fue detenido el miércoles a las 07.37 horas de la mañana en Santander y trasladado a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía en Madrid no ha variado. Según las mismas fuentes, el supuesto pederasta acusado de haber abusado de cinco menores y haberlo intentado con, al menos otras tres, se muestra con una actitud “chulesca” y no ha confesado ser el autor de estas violaciones. De hecho, en alguna ocasión ha preguntado por qué está detenido a los policías que le supervisan ininterrumpidamente para evitar que se suicide.

Los socios del gimnasio describen al presunto pederasta: 'Tenía cara de buena persona y era muy introvertido'

Vídeo: Los socios del gimnasio donde iba le describen como "introvertido"

La actitud del detenido tampoco ha variado cuando fue conducido hasta la casa abandonada propiedad de su madre, en la madrileña calle Montearagón, donde tuvo retenida, al menos, a una de las pequeñas. Según apuntaron las mismas fuentes, el raptor no facilitó ninguna ayuda mientras se confiscaba la vivienda, pero “tampoco opuso resistencia”. Tanto al entrar como al salir, el supuesto pederasta fue abucheado y agredido verbalmente por muchos vecinos que esperaron durante horas en los alrededores de la vivienda para ver la cara e increpar directamente al enemigo número uno durante meses de Madrid.

Las pesquisas también se centran en analizar exhaustivamente los dos vehículos que Ortiz utilizó para perpetuar sus raptos: un Toyota, con el que actuó por primera vez, y un Citroën Xsara, el coche que utilizó con su última víctima, el mismo que aparcó en segunda fila y que las cámaras de seguridad de una sucursal pudo captar cuando compraba la crema que ayer fue encontrada en su vivienda. La única prueba de ADN que la Policía tiene en su haber y que podría coincidir con la de Ortiz es precisamente una huella que recogieron de este establecimiento y que en estos momentos aún está en estudio.

Un control rutinario con un final inusual

Ortiz, separado y con un hijo, se dedicaba a la compraventa de coches, por lo que disponía con facilidad de vehículos que no estaban a su nombre. Un hecho que dificultó sustancialmente la investigación y que facilitaba al raptor consumar los hechos sin ser pillado. Pese a que las cámaras de seguridad pudieron captar el vehículo con el que se movió el pederasta la última vez, no consiguieron filmar la matrícula, dificultando una vez más el trabajo de los policías.

Antonio Ortiz actuaba de cobrador en redes mafiosas

Vídeo: Antonio Ortiz trabajaba como cobrador en redes mafiosas

La casualidad quiso que, tras cotejar decenas de miles de vehículos, todos los de la marca Toyota y Citroën matriculados en la Comunidad de Madrid y alrededores, los investigadores dieran con el negocio de compraventa de coches propietario del Citroën Xsara que utilizó el raptor. Fue ahí donde la investigación dio un giro de 180 grados. La Policía pudo comprobar que Ortiz, anterior dueño de ese mismo vehículo, coincidía físicamente con los rasgos descritos por algunas de sus víctimas. Además, en un control rutinario que la Policía llevaba haciendo desde hacía semanas por el barrio, se toparon con él. Aunque durante el rastreo se mostró muy tranquilo, los investigadores apuntaron a aquel varón de 42 años con un punto rojo: estuvo durante más de dos horas dando vueltas por el barrio, sin rumbo fijo, sin entrar en su casa. Poco después de aquella requisa, Ortiz puso rumbo a Santander para escapar de la presión policial que aquel día le empezó a pisar los talones. Este viernes será puesto a disposición judicial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios