AÑOS DE CONEXIONES ESTIMULADAS DESDE la ZARZUELA

Uno de cada tres patronos de la fundación de Felipe VI hizo negocios con Urdangarin

Uno de cada tres patronos de la fundación hizo negocios con el Instituto Nóos o mantuvo estrechos vínculos con la entidad supuestamente altruista

Foto: Uno de cada tres patronos de la fundación de Felipe VI hizo negocios con Urdangarin

Felipe VI ha levantado, desde mucho antes de su proclamación, el pasado 19 de junio, un cordón sanitario impenetrable para su cuñado, Iñaki Urdangarin, su hermana, la infanta Cristina, y los negocios urdidos por ambos en torno al Instituto Nóos y la empresa familiar Aizoon. Pero incluso el muro más alto tiene sus grietas. Y las conexiones de los duques de Palma con las terminales del poder político y económico, estimuladas y retroalimentadas durante años desde La Zarzuela, no se pueden borrar de un día para otro sin dejar huella.

La Fundación Príncipe de Girona, cuya presidencia de honor ocupa Felipe VI, es un buen ejemplo de que ni el más potente cortafuegos puede poner en fuga al pasado. Uno de cada tres patronos de la fundación –22 de un total de 63–, que declara "trabajar por los jóvenes" para promover "las vocaciones y el talento", hizo negocios con el Instituto Nóos o mantuvo estrechos vínculos con la entidad supuestamente altruista mientras esta estuvo controlada por Urdangarin y su antiguo socio, Diego Torres, hoy imputados en el caso Nóos.

El patronato de la fundación –su órgano de gobierno, representación y administración– lo componen un presidente, dos vicepresidentes, un secretario y 59 patronos, todos ellos líderes de las principales multinacionales y empresas españolas, con una nutrida representación del tejido productivo catalán. El presupuesto de la fundación, que se financia exclusivamente con los fondos que aportan sus patronos, asciende este año a 2,03 millones de euros; el 58% de esa cantidad se dedica a proyectos para fomentar el espíritu emprendedor de los jóvenes y facilitar su acceso al mercado laboral. Esta es la lista de los patronos vinculados a Nóos:

Antoni Brufau, Repsol. Cliente del Instituto Nóos entre 2005 y 2007. Donante de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), sucesora de aquél. Los duques de Palma asistieron el pasado mes de octubre a la boda de su sobrina, Anna Brufau, en Barcelona, rompiendo por unas horas su exilio en Ginebra (Suiza). Entre los invitados, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Antoni Esteve, grupo químico-farmacéutico Esteve. Buen amigo de la infanta Cristina y Urdangarin. Solicitó asesoramiento al duque de Palma y sus colaboradores en el Instituto Nóos para que el Banco de Sangre y Tejidos (BST) de Cataluña, que presidió hasta 2013, labrase alianzas estratégicas con otros centros investigadores internacionales. Visitó en varias ocasiones la sede de la entidad "sin ánimo de lucro".

El rey Felipe VI. (EFE)
El rey Felipe VI. (EFE)

César Alierta, Telefónica. Cliente del Instituto Nóos en 2006 y 2007. Patrocinador del Valencia Summit, un foro sobre turismo y deporte financiado con fondos públicos de la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia. Donante de la FDCIS. Principal impulsor de Un mundo mejor para Joana, un proyecto ideado por Telefónica y el Instituto Nóos al servicio de Naciones Unidas que aglutinó en torno a la figura de la Infanta a un grupo de empresas preocupadas por la responsabilidad social y la reputación de marca, entre ellas Abertis, Ferrovial, Gas Natural, Iberdola o Iberia.

Francisco González, BBVA. Cliente del Instituto Nóos entre 2005 y 2008. Diseñó su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en Latinoamérica con el apoyo del equipo de Nóos. Para desarrollar ese proyecto contrató como director de RSC del banco a Antonio Ballabriga, miembro del Comité de Dirección de Nóos, que llegó a estar imputado por el juez José Castro, instructor del caso Nóos.

Leopoldo Rodés Castañé Gonzalo Rodés Vilà, Havas Media. Padre e hijo fueron grandes amigos y protectores de la infanta Cristina y Urdangarin. Cuando el duque de Palma se desvinculó del Instituto Nóos, al menos formalmente, a mediados de 2006, los Rodés lo pusieron en nómina de Havas Media, uno de los líderes mundiales en el campo del marketing y la comunicación. Los ingresos se canalizaron a través de Aizoon, la firma cuya propiedad comparten al 50% los duques de Palma.

Isidre Fainé, La Caixa. El presidente de la entidad bancaria catalana, además de jefe de la infanta Cristina –es directora del Área Social de la Fundación La Caixa–, fue tutor de Urdangarin en su primer empleo como becario mientras estudiaba en la escuela de negocios Esade. Era, en palabras del propio duque de Palma, su "segundo padre". Financió varios proyectos del Instituto Nóos y concedió a los duques de Palma un crédito hipotecario en condiciones muy ventajosas para la adquisición del palacete de Pedralbes.

Javier Botín O'Shea, Banco Santander. El hijo del patriarca del clan, Emilio Botín, fue cliente de Nóos Consultoría Estratégica, el embrión del Instituto Nóos. Encargó a Urdangarin y su equipo de colaboradores un estudio sobre la imagen del Banco Santander en Cataluña.

José Manuel Entrecanales, Acciona. Negoció con Urdangarin el patrocinio del Proyecto Ayre después de recibir una llamada del entonces rey, Juan Carlos I, para que se volcara en ayuda de su yerno. La Fundación Balia, de la familia Entrecanales, invitó en 2007 al duque de Palma a incorporarse a su patronato para mejorar su imagen pública. Pero tras el estallido del caso Nóos, en 2011, fue apartado del mismo. Urdangarin llegó a cobrar de la Fundación Balia, según datos de Hacienda incorporados al sumario, aunque no consta por qué concepto.

Manuel Marín, Fundación Iberdola. Patrocinador de las tres ediciones del simposio Valencia Summit celebradas en Valencia entre 2004 y 2006. El que fuera presidente del Congreso de los Diputados también apoyó el proyecto Un mundo mejor para Joana desde el Foro de Reputación Corporativa.

Miguel A. Torres, Bodegas Torres. El grupo vinícola de Vilafranca del Penedès fue cliente del Instituto Nóos en 2004 y 2005.

Pablo Isla, Inditex. Cliente del Instituto Nóos, que asesoró a la multinacional gallega en varios proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Salvador Alemany, Abertis. Cliente del Instituto Nóos entre 2004 y 2007. Donante de la FDCIS. Impulsor, junto a Telefónica, del proyecto Un mundo mejor para Joana.

Sebastián Escarrer, Sol Meliá. Muy buen amigo de la Infanta y Urdangarin. Cliente de consultoría del Instituto Nóos, que trabajó en un proyecto para crear una fundación familiar del grupo hotelero. El duque de Palma llegó incluso a seleccionar y recomendar personalmente a la que fue vicepresidenta del grupo hasta 2012, Esther Trujillo, ex directiva de Telefónica y profesora de Esade.

Carlos Godó Valls, Grupo Godó (La Vanguardia). Su padre, Javier Godó, conde de Godó, fue otro de los grandes protectores de los duques de Palma en el frente mediático. El sumario del caso Nóos recoge un mensaje escrito del rey Juan Carlos al patriarca del grupo con detalladas instrucciones sobre cómo vender públicamente la compra del palacete de Pedralbes, en uno de los barrios más exclusivos de Barcelona.

Francisco Daurella, Grupo Cobega. La acaudalada familia Daurella fue uno de los principales apoyos de los duques de Palma en Barcelona. Su hija y actual presidenta del grupo alimentario líder en España, Sol Daurella, fue anfitriona de la Infanta y Urdangarin en las numerosas cenas privadas que organizó en su residencia para introducir a la pareja en los círculos de la burguesía catalana. Su marido, Carles Vilarrubí, fue quien colocó a Urdangarin en las empresas Octagon y Motorpress Ibérica.

José Manuel Lara, Grupo Planeta. Fue otro de los guardianes y valedores de los duques de Palma durante su larga etapa en Cataluña, antes de que la pareja pusiera rumbo a Washington, en 2009, para evitar las primeras salpicaduras del caso Nóos. Numerosos correos electrónicos intercambiados entre la Infanta y Urdangarin, incorporados al sumario, dan fe de los frecuentes encuentros que los duques de Palma mantuvieron con el magnate de la comunicación.

Sebastià Salvadó, Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). Mantenía excelentes relaciones personales con Urdangarin, a quien invitaba con asiduidad a actos deportivos patrocinados por el RACC. El duque de Palma le consultaba a menudo acerca de los proyectos vinculados al mundo del motor en los que trabajó antes de crear el Instituto Nóos, y durante su etapa en Octagon ambos colaboraron profesionalmente en varios patrocinios.

Javier Suqué, Bodegas Perelada. Colaboró profesionalmente con Urdangarin en diversos proyectos de patrocinio durante la etapa del duque de Palma en Octagon.

Josep Ferrer, Freixenet. Fue cliente de Nóos Consultoría, precursora del Instituto Nóos, que asesoró al grupo bodeguero catalán en sus estrategias de patrocinio. Anteriormente había colaborado con Urdangarin en Octagon.

Mariano Puig, Grupo Puig. La familia Puig, propietaria de la sexta compañía mundial de moda y perfumería, ha patrocinado históricamente todas las actividades de vela de la infanta Cristina. El grupo catalán encargó en 2003 a Urdangarin la planificación de la campaña de vela del Azur de Puig, con Marta Mas, la decoradora de Doña Cristina, como armadora del barco.    

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios