MISILES ANTICARRO Y MORTEROS EQUIPAN AL EJÉRCITO

España importa de Israel diez veces más material de Defensa del que exporta

España e Israel tienen unas fluidas relaciones comerciales en material de Defensa que se basan mucho más en las compras que en las exportaciones

Foto: Un suboficial de caballería transporta un sistema de lanzamiento de misiles anticarro Spike. (EFE)
Un suboficial de caballería transporta un sistema de lanzamiento de misiles anticarro Spike. (EFE)

España e Israel tienen unas fluidas relaciones comerciales en material de Defensa que se basan mucho más en las compras (incluidas patentes) que en las exportaciones al gobierno de Tel Aviv: la proporción puede ser de diez a uno en la última década, según fuentes del sector. De origen israelí son los misiles anticarro Spike del Ejército español (un contrato de 324 millones de euros en 2006) y a una empresa de ese país (Soltam) recurrió el Gobierno para equipar a las tropas españolas destinadas en Afganistán con morteros embarcados Cardon (6,2 millones de euros).

La decisión del Ejecutivo de suspender provisionalmente las exportaciones de material de Defensa a Israel es de trámite y básicamente de imagen. Paralizar las licencias de venta de piezas para pistolas deportivas, espoletas, plataformas móviles para montar sistemas de armas o secciones de misil para el propio Ejército español no supone ningún problema para ese país. El Gobierno de Mariano Rajoy, como el de José Luis Rodríguez Zapatero en su día, se adelanta a cualquier posible denuncia de uso de material español en el conflicto con los palestinos.

La cifra total de las exportaciones de España a Israel creció en 2013 hasta los 4,9 millones de euros, precisamente para la colaboración con las compras españolas y en unos términos anecdóticos si se tienen en cuenta los números de las importaciones; las planificadas a largo plazo y las más urgentes como la compra de morteros para la guerra de Afganistán.

El Ministerio de Defensa adjudicó en 2006 (con José Bono de titular de la cartera) un programa para equipar a las unidades del Ejército con misiles contra carro portátiles del sistema Spike. El modelo era propiedad de la empresa israelí Rafael. Transferidos los consiguientes permisos de fabricación, la multinacional General Dynamics, propietaria de la antigua Santa Bárbara, pasó a producirlos en sus factorías en España.

España paraliza cautelarmente la venta de armas a Israel

Vídeo: España paraliza cautelarmente la venta de armas a Israel

 

El encargo constaba de 2.600 unidades y 260 puestos de tiro que empezaron a ser suministrados al Ejército en 2009. El contrato ascendió a los 324 millones de euros. Son los mismos misiles de cabeza redonda con que se puede ver equipada a la infantería israelí en sus operaciones contra los palestinos.

Defensa también ha contado con el armamento más moderno fabricado en Israel al enfrentarse a las misiones internacionales como la de Afganistán. A finales de 2011, dos años después de que el Ejército pidiera más capacidad de fuego para las tropas destinadas en la zona, el ministerio (entonces con Carme Chacón al frente) cerró la compra de diez morteros sobre vehículos 4x4 tipo Vamtac por valor de 6,2 millones de euros con la empresa israelí Soltam, del grupo Elbit Systems.

La firma extranjera aportaba la ingeniería y la tecnología de su mortero Cardon de 81 milímetros y el sistema de tiro, mientras que Urovesa suministraba el vehículo que le servía de soporte.

El material israelí, mucho más rápido y preciso que los morteros de servicio en el Ejército, cumplió con creces en la retirada de las columnas de fuerzas españolas en Afganistán el pasado año, según los mandos de la misión. Resolvió con dos disparos uno de los últimos episodios de hostigamiento de los talibanes a un convoy en la última fase del repliegue. En las estadísticas de exportaciones del último ejercicio aparece el intercambio de componentes para montar los Cardon.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios