POR LA TENSIONES SOBERANISTAS Y EL FIN DE ETA

Interior refuerza a la Policía en Cataluña y reduce guardias civiles en el País Vasco

Los recortes han provocado un drástico descenso en las plantillas de las Fuerzas de Seguridad, pero no todos los territorios se han visto afectado de la misma manera por la pérdida de efectivos.

Foto: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (EFE)
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (EFE)

Los recortes presupuestarios han provocado un drástico descenso en las plantillas de las Fuerzas de Seguridad del Estado por la limitación de las convocatorias de empleo público, pero no todos los territorios se han visto afectados de la misma manera por la pérdida de efectivos. Las estadísticas oficiales demuestran que, a pesar de la tendencia descendente, desde el inicio de la legislatura se ha producido un aumento del número de agentes de la Policía Nacional en las cuatro provincias catalanas y la caída de los efectivos de la Guardia Civil en País Vasco y Navarra.

Los datos de esta evolución fueron aportados hace unos días por el Gobierno a petición del diputado y portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso, Antonio Trevín. Según la información del propio Ministerio del Interior, entre noviembre de 2011 y febrero de 2014 el número de efectivos disponibles de la Policía Nacional en todo el territorio español se redujo un 4,5%, pasando de 72.593 agentes a 69.311.

Por provincias, las que sufrieron la mayor pérdida de policías nacionales fueron Zamora (-14,6%), Guadalajara (-14%), Ávila (-12,4%) y Toledo (-12,1%). La caída más pronunciada de funcionarios de la institución se concentró claramente en la zona centro de la Península, con la excepción de la Comunidad de Madrid, donde sólo se produjo una caída del 2,1%, inferior a la media de todo el territorio nacional (-4,5%).

Cataluña, fuera de los recortes

Pero lo más llamativo es el notable aumento de las plantillas de la Policía en las cuatro provincias de Cataluña a lo largo de este periodo, pese al contexto marcadamente negativo. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha decidido dejar al territorio catalán fuera de los recortes e incluso reforzar la cifra de efectivos dependientes de Madrid en plenas tensiones independentistas. Cuatro de las seis únicas provincias en la que se registró una subida de la plantilla de la Policía Nacional durante los dos primeros años de la legislatura son las de esa comunidad: Tarragona (9%), Lleida (3,3%), Girona (2%) y Barcelona (0,3%).

Las otras dos provincias que se anotaron un aumento de los efectivos disponibles de la Policía son la cercana Castellón (3,1%) y Palencia (1,1%), curiosamente, la demarcación de la que es originario el actual director general del cuerpo, Ignacio Cosidó.

Redistribución de efectivos

La plantilla de la Guardia Civil también ha sufrido los efectos de las políticas de austeridad. Su número de agentes disponibles para todo el territorio nacional pasó de 75.753 en noviembre de 2011 a 73.083 en febrero de 2014, sufriendo así un descenso del 3,5%. Pero al igual que en la Policía, no todas las comunidades han visto trasladada esta tendencia con la misma intensidad.

El adelgazamiento más significativo de la plantilla afectó a las tres provincias vascas y a la Comunidad Foral de Navarra. Esas cuatro regiones se sitúan entre las ocho provincias que más guardias civiles perdieron durante los dos primeros años del mandato de Mariano Rajoy. En concreto, Guipúzcoa, que fue la que sufrió la mayor disminución de toda España, vio cómo descendía un 12,1% la dotación del Instituto Armado en la provincia. Por su parte, la cifra de agentes en Álava cayó un 9,4%, en Navarra un 8% y en Vizcaya un 6,2%.

La caída coincide con el proceso de disolución de ETA y el final de su actividad terrorista. La izquierda abertzale y el Gobierno vasco del PNV han aprovechado ese escenario para exigir al Ministerio del Interior que saque a la Guardia Civil y a la Policía del País Vasco. Aunque Fernández Díaz ha rechazado públicamente en varias ocasiones que su departamento se plantee acceder a esas pretensiones, lo cierto es que la contención presupuestaria y el nuevo escenario terrorista han llevado al Instituto Armado a redistribuir geográficamente su plantilla recortando sus dotaciones en País Vasco y Navarra. Como ya adelantó este diario, una de las medidas que ha tomado Interior ha sido encomendar a los Grupos de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, la unidad de élite en la lucha contra el terrorismo, la realización de misiones en el extranjero.

Sólo Melilla experimentó un ligero incremento en la plantilla de la Guardia Civil, con una variación positiva del 3% en los dos primeros años de la legislatura. Por su parte, las provincias que menos vieron caer los recursos humanos del Instituto Armado fueron Toledo (-0,4%), Orense (-0,6%), Lugo (-0,8%) y Málaga (-1,1%). 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios