Rajoy solo espera que no dimita Florentino
  1. España
QUIEN QUIERA UNA REPÚBLICA “QUE LO PLANTEE”

Rajoy solo espera que no dimita Florentino

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, arrancó el día uno de la era post-Juan Carlos con un encuentro informativo de The Economist

Foto: Rajoy dice que españa está pisando el acelerador de la vuelta al crecimiento
Rajoy dice que españa está pisando el acelerador de la vuelta al crecimiento

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, arrancóel día uno de la era post-Juan Carlos con un encuentro informativo organizado por el semanario The Economist que estaba programado desde hacíameses y que había tenido la extraña coincidencia de llevarse a cabo justo antes de que el jefe del Ejecutivo reuniera de forma extraordinaria a su consejo de ministros para aprobar la ley Orgánica que regulará la sucesión de la Corona.

No es la primera vez que Rajoy se veíaen una de estas. El mismo foro y en el mismo lugar pilló al presidente, en 2013, al día siguiente de otra renuncia histórica, la del entonces papa Benedicto XVI. Por ello, y así las cosas, el presidente solo formulóun deseo para cuando se congreguen otra vez el año que viene: “No voy a presentar ninguna preferencia sobre quién debe dimitir en la próxima cita de The Economist”, ironizóal comienzo de su intervención. “Sí quién no: el presidente del Real Madrid, porque eso significaría que le han ido muy mal las cosas y eso sería malo para España y malo para mí”.

Rajoy abrióasí el foro “The Spain Summit, acelerando el retorno al crecimiento”, que el lunes 3 de junio de 2014 reunióen Madrid a expertos económicos y financieros con personalidades destacadas de la política española. La cita de Moncloa y el momento histórico trastocó, sin embargo, los planes de última hora con algunas bajas significativas del programa final como la del propio líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

En su intervención, el presidente se hilvanóuna retahíla de datos positivos que demostraron, a su juicio, que “la recuperación en España se asienta sobre bases sólidas”. Un mensaje eufórico apoyado por los buenos datos de paro conocidos y quepermitierona Rajoy afirmar que “la situación ha dado la vuelta”. “La economía española está pisando el acelerador de la vuelta al crecimiento”, explicó.

Ni una palabra, sin embargo, a la crisis política, institucional y social que atenaza a España desde el comienzo de la crisis económica, allá por 2008, que hundióal bipartidismo en las últimas elecciones europeas y aceleró, en última instancia,la propia renuncia de Don Juan Carlos para dar paso “a una nueva generación.En el ámbito estrictamente económico, el presidente avanzóque la próxima reforma fiscal se aprobaría, probablemente, el viernes 13 de junio "o más tardar", siete días más tarde. Supondrá una bajada y una simplicación del IRPF, un descenso en el impuesto de sociedades hasta el 25% y no se subirá el IVA.

Para Rajoy no hay sensación de fin de ciclo. “Aquí ha ganado las elecciones el PP y el segundo ha sido el PSOE. En otros países los Gobiernos se han quedado de terceros”, respondió cuando le preguntóal respecto Michael Reid, columnista y articulista de The Economist. “Ha habido una mayoría muy cualificada del pueblo español que ha hecho una apuesta por la moderación y la sensatez. Los países se gobiernan desde la moderación, el equilibrio y el consenso en los temas importantes. Tengo mucha confianza en el sentido común de los españoles. En España, el Partido Popular y el Partido Socialista van a seguir teniendo muchos apoyos y eso es bueno para España”,recalcó.

Antes de dirigirse a La Moncloa para presidir la reunión extraordinaria de su gabinete, Rajoy explicó que conocía la renuncia de Don Juan Carlos desde “hace mucho tiempo” y que no había habido, por tanto, improvisación. “El rey le lleva dando vueltas desde hace tiempo”. Sobre el futuro monarca, Rajoy expresó su confianza en Don Felipe: “Conoce muy bien el mundo y la realidad española”.

Abierto a debatir sobre la III República

En el coloquio con Michael Reid, Rajoy no eludiótampoco la cuestión de si España era entonesmenos monárquica que cuando empezó la crisis o si esta renuncia había tenido lugar para blindar la sucesión con un apoyo fuerte del PP y el PSOE, en claro retroceso en las encuestas y en los resultados del 25M. El presidente recordóque la Constitución estableceque España es una monarquía parlamentaria pero añadió que esto es “una democracia” y quien quiera cambiar las reglas del juego puede plantearlo en las Cortes.

“España es una democracia. Todo el mundo que quiera cambiar las reglas del juego tiene que hacerlo por los cauces que establece la Constitución. Lo único que no puede saltarse es la ley. Estamos en el imperio de la ley. Si a alguien no le gusta que plantee el cambio de las reglas del juego”,explicó. En este sentido, se mostróconvencido de que la Corona tiene un apoyo “muy mayoritario” en España.

"Sin noticias de Artur Mas"

Sobre el desafío catalán, Rajoy explicóque él hablacon Artur Mas siempre que este le llama pero que, ahora bien, “lo que ocurre es que hace mucho tiempo que no tengo noticias de él”, explicócon sorna. “No ha habido una sola vez en la historia que no me haya llamado y yo no le haya respondido y recibido. (…) Yo estoy a su disposición, como no podía ser de otra manera”.

Como suele ser habitual en sus planteamientos sobre los cambios constitucionales, Rajoy recordó que lo normal en estos casos era“primero, pensar las cosas y, luego actuar” y no al contrario. “Tercera vía o reforma de la Constitución son procedimientos pero hay que hablar de contenido. ¿En qué se diferencia un Estado federal de lo que tenemos? No me opongo, pero que me lo expliquen”, ha señalado.

“Yo no soy contrario a reformar la Constitución, pero esto no es como los tramos del IRPF, que se suben o se bajan. La Constitución son las reglas del juego y requiere el acuerdo de los partidos políticos. No me parece bueno para España una Constitución que salga solo de los votos del PP y el PSOE”.

The Economist Mariano Rajoy Elecciones europeas Alfredo Pérez Rubalcaba
El redactor recomienda