fiasco de los nuevos tramites para el sufragio

El voto emigrante baja en un 80%, el PSOE queda primero y Podemos ni aparece

Sólo 35.000 españoles residentes en el extranjero han logrado votar en las elecciones europeas frente a los 170.000 que lo hicieron en 2009

Foto: Un cartero entrega el voto por correo en un colegio electoral en Madrid. (EFE)
Un cartero entrega el voto por correo en un colegio electoral en Madrid. (EFE)

La reforma legal de 2011 y la gestión administrativa del voto de los residentes españoles en el extranjero ha hecho que en los últimos comicios europeos sólo lograran enviar su papeleta 35.000 emigrantes frente a los 170.000 de 2009, según ha sabido El Confidencial. Ese descenso de un 80% en la participación hace irrelevantes los datos para el recuento definitivo. La distribución de escaños no está en juego.

Los resultados de los emigrantes no tienen nada que ver con el cómputo registrado dentro de España: el PSOE queda primero con el 28% de las papeletas y le sigue el PP con el 24. Hace cinco años, los socialistas barrieron a los populares al sumar casi dos tercios de los votos. Otra originalidad es que los nuevos partidos, como Podemos o VOX, no llegan ni al 1%. Los emigrantes no ven las televisiones privadas españolas.

A falta de la incorporación de esos votos al recuento oficial y su visto bueno por la Junta Electoral Central, los datos provisionales que van llegando a los partidos son demoledores para los cambios legales en el voto del residente español en el extranjero.

Las medidas tomadas en la reforma electoral de 2011 para garantizar con el “voto rogado” que cada papeleta correspondía a un ciudadano identificado previamente se han cumplido (ahora se requiere petición previa con DNI para poder votar), pero todo el procedimiento posterior ha fallado. La documentación no les llegó a tiempo, o luego los distintos servicios de correo implicados en el proceso no consiguieron que las papeletas llegaran a España antes del límite legal.

De los 1,72 millones de españoles residentes en el extranjero, sólo 79.000 solicitaron votar en los comicios europeos. Pero lo más grave es que ni la mitad lo haya conseguido pese a solicitar por escrito ejercer su derecho a participar en los comicios. Hasta ahora la administración electoral enviaba la documentación a todo ciudadano que tenía registrado en el extranjero, que sólo tenía después que enviar la papeleta de voto. Cualquiera podía enviar ese voto sin necesidad de identificarse.

El mayor número de solicitudes de voto llegó desde Francia y Argentina (16.206 y 15.058), seguidos a distancia de Alemania o Suiza. Madrid, Barcelona y La Coruña eran las provincias donde estaban más emigrantes registrados con aspiraciones de participar.

Según fuentes del PP, el desastre del nuevo sistema de votación obligará a otra reforma, más de gestión administrativa del voto que legal para que sin cambiar el sistema del “voto rogado” (identificado), los plazos de envío de las papeletas se agilicen.

Sobre los resultados que va a arrojar el voto emigrante, la primera novedad de esas 35.000 papeletas escrutadas es el bajón registrado por el PSOE (más de la mitad de los sufragios con respecto a 2009), la subida de cuatro puntos del  PP, la estabilidad del voto a los nacionalistas e IU, y la irrelevancia de las nuevas fuerzas emergentes dentro de España, incluido UPyD.

 

 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios