Es noticia
Menú
Interrogatorios y cuentas corrientes, los siguientes pasos en el caso Emperador
  1. España
en busca de huellas de compensación económica

Interrogatorios y cuentas corrientes, los siguientes pasos en el caso Emperador

El juez Moreno ha concluido los interrogatorios de los policías a los que se relaciona con Gao Ping con las cosas poco claras. Practicará nuevas diligencias

Foto: Gao Ping, ante la Audiencia Nacional. (Efe)
Gao Ping, ante la Audiencia Nacional. (Efe)

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha concluido los interrogatorios de los nueve policías implicados en el caso Emperador, que desarticuló la organización criminal de origen chino liderada por Gao Ping, con las cosas poco claras. Tras sus declaraciones, las imputaciones no han quedado desvirtuadas y, por tanto, el magistrado necesita practicar nuevas diligencias para corroborar los extremos apuntados en el informe de la Unidad de Asuntos Internos, en el que se basó para inculparles.

Del documento se extraen varias conclusiones. La principal es que algunos de los imputados, como el comisario de Barajas, Carlos Salamanca, o el comisario Ángel Luis Olmedo, hicieron uso de su cargo para ordenar a sus subordinarios que extrajeran de las bases de datos documentación o información solicitada por ciudadanos chinos, implicados en la organización de Gao, con quienes mantenían relaciones de amistad o de “interés mutuo”, como consta en el informe.

Asuntos Internos también concluyó que a cambio de ofrecerles esos favores, así como agilizarles trámites en comisaría y muchos otros de distinta índole, los policías recibían regalos como botellas de vino, jamones y entradas para los toros y el fútbol. Sin embargo, sobre algunos de ellos se sospecha que también pudieron tener beneficios económicos e incluso podrían haber llegado a participar en empresas con alguna de estas amistades, como con Yonping Wu Liu, una de las personas de confianza de Ping y enlace de la organización con la Policía.

Según fuentes jurídicas, en los interrogatorios practicados, juez y fiscal preguntaron a los policías imputados sobre las órdenes que dieron a otros agentes para extraer datos de manera extraoficial o sobre un posible incremento de sus patrimonios ajeno a sus sueldos como funcionarios públicos. Todos ellos aseguraron que no se hizo nada fuera de la legalidad y negaron haber recibido regalos, dinero o haber tenido ningún beneficio por parte de la trama china.

De ahí que ahora Moreno deba practicar nuevas diligencias para aclarar las sospechas que existen respecto de estos agentes por una posible comisión de los delitos de prevaricación, cohecho y revelación de secretos. Apuntan fuentes jurídicas que previsiblemente se acordará que testifiquen aquellos subordinados que, según consta en el informe, recibieron este tipo de órdenes, que se analicen sus cuentas corrientes para comprobar la existencia de aumentos patrimoniales opacos y que se presenten requerimientos a la Agencia Tributaria sobre los movimientos y la posible participación de alguno de ellos en empresas relacionadas con la trama.

Las órdenes de los jefes

En el caso de Salamanca, tendrá que declarar como testigo el agente que, por orden del comisario de Barajas, dejó entrar a una ciudadana china a pesar de haber elaborado previamente un informe de expulsión. Tal y como consta en el documento de Asuntos Internos, este hecho ocurrió en abril de 2012, cuando la Policía retiene a una mujer que no tiene la documentación en regla, por lo que se ordena que sea repatriada a China. Consta cómo Yonping Wu Liu, amigo de Salamanca -algo que éste ha reconocido en su declaración-, llama al comisario para pedirle que le permita entrar a España, como así ocurrió.

Carlos Salamanca, tras declarar ante el juez Moreno. (Efe)Para averiguar lo sucedido, Asuntos Internos solicitó toda la información al Puesto Fronterizo del aeropuerto y encontró que efectivamente había sido inadmitida porque no tenían legalizado su matrimonio en España ni había iniciado la tramitación de la tarjeta de residencia de familiar de la UE. Sin embargo, Salamanca dio la instrucción al agente que había decidido su expulsión de que la admitiera, porque había comprobado que sí estaba tramitando la legalización del matrimonio, una documentación que, por otro lado, no se aportó.

Participación en los negocios

En el caso de otro de los comisarios imputados, Ángel Luis Olmedo, jefe de la Brigada de Extranjería y Documentación de Madrid, tendrán que ser citados a declarar en calidad de testigos aquellos agentes que hicieron gestiones sobre la documentación de extranjeros requerida por su superior, a quien a su vez se la pedía Yonping Wu Liu. Éste también tenía un trato de favor cada vez que acudía a la Brigada, donde los agentes le dejaban aparcar en el parking exclusivo para el personal.

Aunque durante esta semana de declaraciones todos ellos han negado haber recibido compensaciones por parte de la mafia china como consecuencia de los tratos de favor, es cierto que Asuntos Internos sospecha que han podido tener beneficios económicos. Eso es precisamente lo que Moreno quiere averiguar ahora. Por ejemplo, en el caso del agente Blas Donoso, el informe sostiene que aparte de regalos podría haber intentado participar en un negocio de vinos con Wu Liu y en otro de exportación de productos alimenticios a Guinea. Incluso se llegó a plantear viajar a ese país, aunque finalmente desechó la idea porque el billete le suponía un desembolso excesivo.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha concluido los interrogatorios de los nueve policías implicados en el caso Emperador, que desarticuló la organización criminal de origen chino liderada por Gao Ping, con las cosas poco claras. Tras sus declaraciones, las imputaciones no han quedado desvirtuadas y, por tanto, el magistrado necesita practicar nuevas diligencias para corroborar los extremos apuntados en el informe de la Unidad de Asuntos Internos, en el que se basó para inculparles.

Gao Ping Audiencia Nacional Mafia
El redactor recomienda