Es noticia
Menú
Policías al servicio de la mafia china: de perros desaparecidos a localizar morosos
  1. España
EL JUEZ DEBE RESOLVER SI TENÍAN NEGOCIOS

Policías al servicio de la mafia china: de perros desaparecidos a localizar morosos

La mafia china tenía a su servicio a policías que les resolvían cualquier problema, desde una denuncia por un perro robado hasta licencias de terrazas

Foto: Agentes de la Policía Nacional durante el registro a negocios en el polígono Cobo Calleja. (EFE)
Agentes de la Policía Nacional durante el registro a negocios en el polígono Cobo Calleja. (EFE)

La mafia china, liderada por Gao Ping, tenía a su servicio a un grupo de policías que les resolvían cualquier problema, desde poner una denuncia por un perro robado hasta ayudas para licencias de terrazas, control de matrículas de coches sospechosos, tramitación de residencias… Lo que fuera, y sobre todo que fuera rápido. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha abierto una pieza separada dentro del caso Emperador en la que ha imputado a nueve miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que comienzan hoy a ser interrogados.En la jornada de hoy, el instructor ha citado a declarar al comisario Manuel Patricio Rodríguez y a los agentes Blas Donoso y Roberto Ruiz, quienes han negado todo ante el magistrado.

La persona que se dedicaba a entablar relaciones con la Policía es Yonping Wu Liu, imputado en la causa. Su modus operandi parece similar al de todos los agentes. Establecía una relación de amistad, los invitaba a comer y, a partir de ahí, iba pidiendo favores a cambio de botellas de vino, jamón ibérico, bolsos, entradas para fútbol y toros… y todo pagado en los bazares chinos, tal y como se desprende del informe de Asuntos Internos en el que se ha basado el magistrado para proceder a las imputaciones, solicitadas por la Fiscalía Anticorrupción. Aun así, la Policía sospecha que algunos de los agentes participaron en negocios con esta organización.

El informe al que ha tenido acceso El Confidencial sólo puede concluir que estos regalos se obtenían como contraprestación por los favores realizados y, si bien sospechan que algunos de los policías podían haber participado en negocios con miembros de la organización criminal, no llegan a concretar en qué consistirían.

Patricio Rodríguez, actual jefe de Servicio Operativo de Seguridad de Edificios de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid y anteriormente jefe de la Comisaría de distrito de Puente de Vallecas, llegó a pedir favores a terceras personas para aliviar los intereses de algunos ciudadanos chinos. Los favores llegan hasta el punto de que el comisario consiguió el atestado policial realizado por la comisaría de Torremolinos, donde había una denuncia a su cuñado. El 21 de marzo de 2012, el comisario se pone en contacto con Wu Liu para pedirle un número de fax y mandarle la declaración realizada por su cuñado, que él había conseguido: “La lees y luego la rompes”.

Gao Ping, supuesto líder de la trama china de blanqueo de capitales. (EFE)
“De todo ello se desprende que Manuel Patricio, una vez más haciendo uso de su condición de comisario, vuelve a pedir a funcionarios a su cargo que consulten los datos que le solicita Yongping Wu Liu, para posteriormente ser él mismo el que se los facilite. Manuel Patricio vuelve a proporcionar información obtenida de las bases de datos de la Dirección General de la Policía a sabiendas de su ilicitud”, recoge el informe, que añade que días después Wiu Liu se acerca a ver a Rodríguez para entregarle unas cajas de buen vino.

“No me cuentes películas”

De esta investigación se desprende cómo esta organización criminal tenía todo controlado y conseguía lo que quería, en parte por las intermediaciones de los policías. El comisario tendrá que explicar hoy al juez por qué actuaba de esa manera y qué iba a obtener a cambio de presentar a Wu Liu al jefe de prensa de Coslada para que le tramitara la licencia de una terraza que le habían denegado.

En una conversación de mayo de 2012 se desprende que Rodríguez le da a Wu Liu el teléfono del jefe de prensa y asesor del alcalde, que está esperando su llamada. A cambio, el comisario le comenta que los debe invitar a los toros o tener un detalle con ellos. En esa conversación, Yongping pretende explicar a Rodríguez las características del bar. “No me cuentes películas, cuéntaselas a ellos, que yendo de mi parte es suficiente”.

Unos días después, el asesor del alcalde llama a Yongping para decirle que la concejala de Urbanismo tenía ya lista la licencia, lo que se le recompensa con unas entradas para los toros en la plaza de las Ventas. Finalmente se concedió la licencia de apertura y funcionamiento. “Resulta evidente el trato de favor recibido por el familiar de Wu Liu, ya no solo a la hora de agilizar la tramitación de una licencia, sino también la concesión de la misma sin cumplir los requisitos que establece la legislación vigente”, destaca el informe, que habla de una relación de “interés mutuo” entre ambos.


“Que mis clientes no tengan que esperar en comisaría”

Otro de los agentes que declara hoy ante Ismael Moreno es Blas Donoso, actualmente en segunda actividad, quien mantiene una relación de “total servilismo” con la mujer de Gao Ping, Lizhen Yang. De las conversaciones se desprende como Donoso acude inmediatamente donde le pide la mujer de origen chino, le hace las gestiones que le solicita y le atiende en todo momento. Para Asuntos Internos es especialmente significativa una conversación mantenida entre ambos en la que esta le invita a cenar. Su esposa le pregunta quién es la persona que está al otro lado del teléfono y Donoso responde: “La de los bolsos”.

La mujer de Ping, actualmente en prisión junto a su marido, pedía favores de todo tipo, incluso que le agilizara una denuncia por la desaparición de su perro. No sólo eso, exigía a Donoso que hiciera todo lo posible para que, cuando sus clientes fueran a denunciar, les atendieran antes y no tuvieran que esperar.

Para Asuntos Internos, existe una “relación de intereses mutuos que conlleva una serie de obligaciones tácitas entre ambos” y, por tanto, las gestiones realizadas por el agente “no son gratuitas”. Como muestra, una conversación de junio de 2012 entre Lizhen y un empleado suyo, quien le dice que ha ido un policía a comprar mercancía. “Si es Blas regálaselo, si es otro le cobras”.


Otras gestiones que hacía para ella era localizar a clientes que tenían deudas, con objeto de reclamárselas. De la investigación principal se desprende que esta organización utilizaba la extorsión y tortura para recuperar su dinero. Donoso hacía de todo. Llegó incluso a mediar para evitar que la policía local de Fuenlabrada la multase por tener en una nave una cámara de seguridad enfocando a la calle y no a la acera.

Para ayudar a Yonping Wu Liu, Donoso incluso se puso en contacto con una persona que tenía antecedentes por estafa, delito contra los trabajadores, cohecho, falsificación documental y asociación ilícita, para pedirle que le ayudara a elaborar una documentación de arraigo en España con objeto de evitar que expulsaran a una de sus empleadas.

En su caso, aparte de regalos, Asuntos Internos sospecha que Donoso podría haber intentado participar en un negocio de vinos con Wu Liu y en otro de exportación de productos alimenticios a Guinea. Incluso se llegó a plantear viajar a ese país, aunque finalmente desechó la idea porque el billete le suponía un desembolso excesivo.

La mafia china, liderada por Gao Ping, tenía a su servicio a un grupo de policías que les resolvían cualquier problema, desde poner una denuncia por un perro robado hasta ayudas para licencias de terrazas, control de matrículas de coches sospechosos, tramitación de residencias… Lo que fuera, y sobre todo que fuera rápido. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha abierto una pieza separada dentro del caso Emperador en la que ha imputado a nueve miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que comienzan hoy a ser interrogados.En la jornada de hoy, el instructor ha citado a declarar al comisario Manuel Patricio Rodríguez y a los agentes Blas Donoso y Roberto Ruiz, quienes han negado todo ante el magistrado.

Gao Ping Audiencia Nacional Fiscalía Anticorrupción
El redactor recomienda