El juez Elpidio Silva se encara con el tribunal y lo recusa por estar "contaminado"
  1. España
renunció a su defensa para posponer su juicio

El juez Elpidio Silva se encara con el tribunal y lo recusa por estar "contaminado"

Después de que el tribunal le denegara a su abogado la petición de renunciar a la defensa, el juez Elpidio Silva no admitió seguir adelante

Foto: El magistrado Elpidio José Silva, a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. (EFE)
El magistrado Elpidio José Silva, a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. (EFE)

El juez Elpidio José Silva no está dispuesto a desistir en su intención de anular el juicio y montar un circo mediático. Después de que el tribunal le denegara a su abogado la petición de renunciar a la defensa, el juez acusado no admitió seguir adelante. Un cruce de acusaciones entre el presidente de la Sala y Silva ha concluido con la suspensión del juicio hasta este miércoles.

Silva se ha negado a declarar porque “a todos los efectos no tengo abogado”, a pesar de que el tribunal ha insistido en que Cándido Conde-Pumpido tiene que continuar con la defensa porque su renuncia ha sido un teatro, según el propio tribunal, para intentar dilatar la vista oral. A pesar de esto, el letrado ha reiterado que no iba a defenderle y Silva ha requerido la grabación de la vista para que conste que está siendo enjuiciado sin abogado.

Ante la indiferencia de la Sala a sus intenciones, el juez, acusado por prevaricación por encarcelar al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha espetado: “Quiero recusar al tribunal. Usted –en referencia al presidente– está contaminado. Y quiero que conste que el abogado de Blesa, Carlos Aguilar, me insultó ayer. No tengo abogado”. El presidente de la Sala, ha puntualizado: “Si quiere recusar, recuse”.

Tras estas palabras, subidas de tono, el presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha dado por finalizada la sesión, una vez que Conde-Pumpido anunciara que su cliente no iba a responder a las preguntas de las acusaciones, “y ya veremos si contesta al tribunal”.

Como colofón, una persona del público, que ha acudido en apoyo a Silva, ha alzado la voz contra el tribunal. “¡Es una vergüenza! ¡Esto está amañado! ¡Mañana le puede pasar a usted!”, ha gritado. Beltrán ha explicado que el público tiene todo el derecho a criticar al tribunal porque es el juez de un juez, pero siempre y cuando no altere el orden.

Una vez finalizada la sesión, Silva ha salido del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y ha atendido a los medios de comunicación para mostrar su indignación y comparar esta situación con Corea del Norte. Durante la sesión, y antes de iniciar toda la trifulca, el tribunal había concedido media hora al acusado y a su abogado para prepararse el interrogatorio, ante lo que el fiscal, Manuel Moix, ha hecho una puntualización: “Que se prepare el interrogatorio en la sala porque si no aprovechará el receso para conceder entrevistas”. Es más, al inicio de la sesión Conde-Pumpido y Silva han llegado diez minutos tarde porque el letrado estaba siendo entrevistado "para denunciar los hechos tan graves que están sucediendo".

“El banquillo perjudica a Silva para las europeas”

Elpidio José Silva ya escenificó el lunes un teatro para evitar que la vista siguiera adelante. Consiguió llevar a cabo este ‘paripé’ con ayuda de su abogado, Cándido Conde-Pumpido, hijo del exfiscal general del Estado. Su objetivo era retrasar la vista que le puede llevar a la inhabilitación definitiva por lo menos hasta que pasen las elecciones al Parlamento Europeo, a las que se presenta como candidato.

placeholder

Según su abogado, la imagen de Silva sentado en el banquillo de los acusados perjudica a su cliente para los comicios. Una imagen que, según el letrado, se ha buscado por parte del tribunal. Por eso han ideado una estrategia para intentar anular o retrasar el juicio en el que Silva está acusado tanto por la Fiscalía como por los abogados de Blesa y el empresario encarcelado Gerardo Díaz Ferrán de prevaricación, retardo malicioso de la Administración de Justicia y contra la libertad individual del expresidente de Caja Madrid.

De lo mismo que el juez, suspendido cautelarmente, criticaba al abogado de Blesa ahora es él quien lo hace. Recurrir resoluciones, criticar todas las decisiones judiciales, presentar querellas y recusar a magistrados es lo que Silva ha puesto en práctica en una batería de medidas para intentar que su juicio quedara anulado.

Ninguna le ha funcionado hasta ahora. Todo le ha sido rechazado. Conde-Pumpido solicitó la nulidad del juicio por varias razones, entre ellas que no se aportaban a la causa todos los correos electrónicos remitidos por Bankia en la causa de la compra del Banco Nacional de Florida, por la cual Silva envió hasta en dos ocasiones a Blesa a la cárcel. El juez acusado cree que es fundamental que se lean esos correos en el juicio para demostrar los graves hechos en los que incurrió Blesa y que justifican su ingreso en prisión. Sin embargo, el tribunal lo rechazó porque ya se había decidido con anterioridad que sólo se incorporarían aquellos que tuvieran relevancia directa con este caso, es decir, el abierto a Silva.

Al fallar esta baza, el abogado defensor sacó su siguiente carta. Anunciar que Silva rechazaba su aforamiento como juez. A pesar de estar suspendido, había solicitado al Consejo General del Poder Judicial una excedencia para presentarse a las elecciones europeas, petición que fue admitida. Al estar en excedencia, su abogado entiende que ha renunciado a su condición de juez y, por tanto, no debe ser enjuiciado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sino como un individuo más en la Audiencia Provincial de Madrid. Sin embargo, esta jugada tampoco le funcionó. Tanto el fiscal como el tribunal le explicaron que un juez es aforado en el ejercicio de sus funciones y al presuntamente cometer un delito precisamente haciendo uso de esas funciones tiene que ser juzgado por el tribunal correspondiente, en este caso el TSJM.

Faltaba el colofón final. El abogado anunciaba que renunciaba a seguir defendiendo al juez y pedía diez días para que este asignara otro letrado. Desde la sala se percibió como una medida desesperada por ganar el tiempo que Silva necesita. El tribunal ha decidido este martes seguir con el juicio y obligar a Conde-Pumpido a ejercer como abogado de Silva.

No ha podido conseguir un “trato objetivo, imparcial y justo” para su cliente, sino que se va a someter a un juicio “atropellado”. Le había dado la palabra a Silva que esto no iba a ocurrir y, como ha sido así, no le queda otra posibilidad que renunciar a la defensa. “Teniendo en cuenta que he fallado en el pronóstico y, sin embargo, mi cliente va acertando pronóstico tras pronóstico no puedo por más que decir que hay una disparidad de criterios y he fallado la confianza de mi cliente y por tanto renuncio a la defensa”, espetaba el letrado.

El propio Elpidio Silva se dirigía al presidente del tribunal para expresarle que se siente “atropellado e indefendido por todo concepto en este juicio y desde que empecé a investigar el caso Blesa. Hoy se ha permitido a su abogado que me diga que soy un candidato y un delincuente. Este señor se dedica a insultar, nadie hace nada, es una vergüenza y en cualquier tribunal de los que yo conozco fuera de España este señor sería suspendido”, indicó. En esta vista oral no hay credibilidad, no se juega con reglas limpias, le “machacan” y por eso no puede permitir que se celebre un juicio injusto.

Según acusado y letrado, el juicio se ha preparado atropelladamente para evitar que se presente a las elecciones. La celebración de la vista justo el mismo día que comienza la campaña electoral ha sido, según ellos, una estrategia para perjudicarle. El propio abogado dejaba entrever sus intenciones. “El juicio se puede celebrar después de las elecciones. Mi cliente no busca ningún tipo de inmunidad ya que ha rechazado su aforamiento”, apuntaba Conde-Pumpido. Sin embargo, en caso de ser elegido eurodiputado ya obtendría el aforamiento y tendría que ser juzgado por el Tribunal Supremo, lo que dilataría mucho en el tiempo su enjuiciamiento.

Justicia Elpidio José Silva Cándido Conde-Pumpido Miguel Blesa Caja Madrid
El redactor recomienda