A 48 HORAS DEL DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Rubalcaba, en otro lío al pedir la abstención en una votación sobre la unidad de España

Mariano Rajoy salió del debate del estado de la nación visiblemente satisfecho porque había colocado sus mensajes y Alfredo Pérez Rubalcaba pretendía dar la misma impresión, pero se ha metido inmediatamente en otro lío interno

Foto: Rubalcaba conversa con la portavoz del partido en el Congreso, Soraya Rodríguez
Rubalcaba conversa con la portavoz del partido en el Congreso, Soraya Rodríguez

Mariano Rajoy salió del debate del estado de la nación visiblemente satisfecho porque había colocado sus mensajes y Alfredo Pérez Rubalcaba pretendía dar la misma impresión, pero se ha metido inmediatamente en otro lío interno: no quiere o no puede votar hoy a favor de una resolución en defensa de la unidad de España. El secretario general del PSOE prefiere quedarse solo y respaldar su propio texto basado en los complicados equilibrios internos y con el PSC para proponer una reforma constitucional.

El presidente del Gobierno abandonó el Congreso después del debate, además de encantado por su actuación, con una maldad dirigida a su principal oponente. “No parecía que debatía conmigo”, comentó. Se refería al tono excesivamente mitinero y el afán demostrado por Rubalcaba al tratar de convencer a sus partidarios con el discurso más básico de los socialistas, el de la maldad de la derecha y el del PSOE como defensor de los pobres frente a los poderosos.

El secretario general de los socialistas consiguió su objetivo, al menos con los diputados, alguno de los cuales, exministros de Zapatero por más señas, esperan que antes de este fin de semana les diga si entran o no en la candidatura para las elecciones europeas. Por la tarde empezaron los problemas. Entre las resoluciones registradas por el Grupo Popular, la principal versa sobre la unidad de España, la vigencia de la Constitución y el rechazo a la consulta secesionista de Artur Mas y Oriol Junqueras.

La portavoz socialista, Soraya Rodríguez, dijo primero que los socialistas se abstendrían en la votación de hoy, después que no sabía, luego que iba a enmendar del texto del PP para negociar durante la noche, y al final que ya se verá el resultado en la sesión de hoy.

Entre el PSC y el olvido del debate sobre la nación

Los diputados del PSC se movieron por su cuenta y dieron por hecho que el grupo parlamentario en su conjunto no se atreverá a pronunciarse a favor de la resolución del PP. Rubalcaba ya votó a regañadientes en el Congreso una moción de Rosa Díez en contra del desafío separatista de los nacionalistas catalanes, pero con la advertencia de que no volvería a hacerlo por considerar que no servía para solucionar el problema. Era la respuesta que convencía al PSC pero no tenía en cuenta que llegaba el debate del estado de la nación, que el pleno se cierra con resoluciones y que el Gobierno iba a aprovecharlo para dejar las cosas claras a Mas.

El secretario general del PSC, Pere Navarro. (EFE)
El secretario general del PSC, Pere Navarro. (EFE)
Como alternativa a proclamar el respeto y la vigencia de la Constitución, los socialistas proponen que la Cámara cree una subcomisión para dictaminar qué reformas se pueden hacer en la ley de leyes como un primer paso para futuros cambios hacia un federalismo inconcreto que Rubalcaba plantea como solución intermedia entre las posiciones constitucionalistas de la mayoría de su partido y las más cercanas al nacionalismo del PSC o de parte del PSE.

La resolución de los populares ofrece poco margen para la enmienda. Reafirma “el valor de la concordia, la convivencia y el consenso como principios sobre los que se ha fundamentado la Constitución”, recuerda que “la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español” y que una parte de la ciudadanía no puede decidir lo que le corresponde al conjunto, además de que ninguna autoridad o poder público se sitúa “por encima de la ley”.

El Congreso aprobará hoy, con el voto o no de los socialistas, que no caben “iniciativas, planes y resoluciones” que rebasen los principios de soberanía y legalidad. La mayoría absoluta del PP, más los diputados de UPyD y varios miembros del Grupo Mixto (casi 200 parlamentarios de 350 que componen la Cámara) que el Congreso se pronuncie a favor de que el Gobierno “en el marco de la Constitución Española y con absoluto respeto al ordenamiento jurídico” se ocupe de defender “el marco democrático de convivencia que ha amparado el progreso político y social de nuestro país”.

Cuantas medidas legales sean necesarias

La resolución incluye el respaldo expreso de la Cámara al Ejecutivo para que tome, “desde los principios de la defensa del interés general, la responsabilidad, la estabilidad y la moderación y en el ejercicio de su disposición al diálogo, cuantas medidas le permita el ordenamiento jurídico, para preservar la unidad de España, como una nación de ciudadanos libres e iguales sometidos únicamente al imperio de la Ley”.

La última vez que Rubalcaba se quiso abstener en un texto similar previo pacto con el PSC, el secretario general recibió presiones del Andalucía (Susana Díaz) y cambió de opinión a última hora para mostrarse a favor de la unidad constitucional de España. Los diputados del PSC se saltaron la disciplina del grupo para abstenerse, pese a la decisión tomada por Rubalcaba.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
89 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios